Bloomberg Green

ONU declara que 2023 será el año más caluroso de la historia

Este es el año más cálido registrado en la historia de la humanidad, dice el Secretario General de la ONU, António Guterres, a los delegados de la conferencia sobre el clima COP28 de Dubai

Un incendio forestal al norte de Atenas obligó a los residentes a abandonar sus hogares durante una ola de calor en Grecia.
Por Laura Millan
30 de noviembre, 2023 | 02:44 PM

Bloomberg — El planeta ha sido tan caluroso en 2023 que, incluso antes de que acabe el año, la Organización Meteorológica Mundial lo ha declarado el más cálido jamás registrado.

Las temperaturas mundiales se situaron en torno a 1,4C (2,5F) por encima de la media preindustrial durante los 10 primeros meses del año, según el Informe Provisional de la OMM sobre el Estado del Clima Mundial 2023. Esto proporciona la certeza suficiente para declararlo el año más caluroso jamás registrado, incluso a falta de un mes, en lo que constituye una dura advertencia a los negociadores sobre el clima reunidos en Medio Oriente.

“Un calentamiento global récord debería provocar escalofríos a los líderes mundiales y ponerles en marcha para que actúen”, declaró el jueves en Dubai el Secretario General de la ONU, António Guterres, al iniciarse la cumbre sobre el clima COP28. “Estamos viviendo el colapso climático en tiempo real, y el impacto es devastador”.

El informe de la agencia de las Naciones Unidas también incluye un sombrío resumen de los fenómenos climáticos más extremos del año, exponiendo lo que está en juego para las decenas de miles de líderes mundiales, diplomáticos, empresarios y activistas que acuden a Emiratos Árabes Unidos para asistir a dos semanas de conversaciones sobre el clima.

PUBLICIDAD

Las emisiones de gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento del planeta, siguieron aumentando en 2023 tras alcanzar un máximo histórico el año pasado, según el informe. Ello contribuyó a alimentar temperaturas mensuales récord en tierra de julio a septiembre y en los océanos de abril a septiembre. El aumento del calor está empeorando el clima extremo que, a su vez, está causando muertes e inseguridad alimentaria, además de desplazar a millones de personas.

Parte del calor récord de este año puede atribuirse a El Niño, un fenómeno cíclico caracterizado por el calentamiento del océano Pacífico oriental que suele provocar temperaturas más altas y cambios en los patrones meteorológicos de muchas partes del mundo. Pero algunas de las zonas que registraron temperaturas inusualmente altas, como el Atlántico Nororiental, no corresponden a los patrones típicos asociados a El Niño, señala el informe.

Los océanos que cubren alrededor del 70% de la superficie del planeta han absorbido cerca del 90% del calor atrapado en las emisiones de gases de efecto invernadero desde 1971. Ello ha ralentizado el ritmo de calentamiento de la atmósfera, pero también ha provocado el aumento de la temperatura de los océanos, la subida del nivel del mar, la acidificación y el deshielo de la tierra y los mares.

PUBLICIDAD

En general, el contenido de calor de los océanos alcanzó en 2023 el nivel más alto de su historia. Las capas superiores de los océanos registraron una tendencia continuada al calentamiento, siendo el océano Antártico y el Atlántico Norte y Sur los que registraron los mayores niveles de calor. Esto, junto con la influencia de El Niño y el deshielo de glaciares y capas de hielo, contribuyó a que el nivel medio global del mar alcanzara un máximo histórico, según el informe.

La superficie marina cubierta de hielo en la Antártida alcanzó en 2023 su extensión más baja jamás registrada, registrando el segundo año consecutivo de niveles bajos récord. El hielo marino del Ártico se mantuvo ese año por debajo de la media histórica.

El hielo terrestre también se vio afectado por el calor récord de 2023. Las estimaciones preliminares muestran que el balance de masa de la capa de hielo de Groenlandia (una métrica que representa la diferencia entre la nieve acumulada y la escorrentía de agua de deshielo) estuvo por debajo de la media a largo plazo, aunque no tanto como el deshielo extremo de los últimos años. Sin embargo, los glaciares de Norteamérica y los Alpes europeos no tuvieron tanta suerte y experimentaron un grave deshielo en 2023. En Suiza, los glaciares perdieron alrededor del 10% del volumen que les quedaba en los dos últimos años, mientras que los de las Montañas Rocosas canadienses adelgazaron tres veces más en 2023 que en comparación con la media anual de las dos últimas décadas.

Más allá de las cifras globales, 2023 fue un año de catástrofes climáticas en todas partes. Quizá la más devastadora fue la tormenta Daniel, provocada por el cambio climático, que causó inundaciones extremas en Grecia, Bulgaria y Turquía antes de cernirse sobre el Mediterráneo y tocar tierra por segunda vez en el noreste de Libia, donde se ha confirmado la muerte de 4.345 personas, 8.500 siguen desaparecidas y 43.000 han sido desplazadas.

En otros lugares, el ciclón tropical Freddy se convirtió en uno de los ciclones tropicales más longevos del mundo tras formarse a principios de febrero y tocar tierra en Mozambique el 11 de marzo. La tormenta provocó lluvias torrenciales e inundaciones en zonas de Malawi y Mozambique que aún no se habían recuperado de las tormentas que azotaron la región el año pasado, lo que causó cientos de muertes y más de 659.000 desplazamientos internos sólo en Malawi.

VER +
“Nadie se libra del cambio climático” tras 12 meses más calurosos jamás registrados
Operaciones de rescate: las inundaciones en Grecia causan víctimas mortalesdfd

Las olas de calor durante el verano del hemisferio norte trajeron temperaturas extremadamente altas a muchos países. En Cerdeña, Italia, se alcanzaron los 48,2 ºC el 24 de julio, sólo 0,6 ºC por debajo del récord histórico de Europa. Las temperaturas de Agadir, en Marruecos, batieron el récord del país norteafricano al alcanzar unos abrasadores 50,4ºC el 11 de agosto.

Las temperaturas abrasadoras y la falta de lluvias provocaron una devastadora temporada de incendios forestales en muchos lugares, pero en ningún sitio tanto como en Canadá. El país sufrió la temporada de incendios forestales más grave de la que se tiene constancia. Ardió un total de 18,5 millones de hectáreas, una superficie dos veces mayor que la de Portugal. Los efectos se extendieron mucho más allá de la frontera del país, con columnas de humo tóxico que descendieron sobre la costa este de EE.UU. y llegaron incluso hasta Europa. Los incendios también provocaron un aumento masivo de las emisiones de carbono de Canadá, mostrando el peligroso bucle de retroalimentación del cambio climático que empeora los incendios forestales que, a su vez, empeoran el cambio climático.

PUBLICIDAD
Los incendios forestales están a punto de quemar más terreno que nunca en Canadá este añodfd

Las sequías tuvieron algunos de los impactos de mayor alcance en 2023. El noroeste de África, partes de la Península Ibérica, el centro y suroeste de Asia, Sudamérica y partes de EE.UU. registraron niveles de lluvia inusualmente bajos que provocaron importantes pérdidas de cosechas y restricciones de agua para la población.

VER +
Glaciares de Groenlandia se reducen a un ritmo “sin precedentes”

En el Cuerno de África, cinco temporadas seguidas de sequía han reducido la capacidad del suelo para absorber agua. Cuando se produjeron fuertes lluvias a principios de año, las comunidades de pastores y agricultores sufrieron pérdidas, y muchos se vieron obligados a trasladarse. Las inundaciones desplazaron a unos 1,4 millones de personas hasta junio de 2023, que se suman a los 2,7 millones de personas desplazadas durante cinco temporadas consecutivas de sequía.

“Este año se ha visto a comunidades de todo el mundo azotadas por incendios, inundaciones y temperaturas abrasadoras”, declaró Guterres. “El informe de hoy muestra que estamos en graves problemas”.

Lea más en Bloomberg.com