EE.UU.

Mercado inmobiliario más lento en años está lastrando el gasto de los consumidores

El hogar promedio gasta US$8.000 más en dos años cuando se muda

La floreciente recuperación de EE.UU. está dejando completamente atrás a algunas comunidades
Por Bloomberg News
04 de diciembre, 2023 | 05:44 PM

Bloomberg — La caída de las ventas de viviendas en Estados Unidos está teniendo un efecto dominó en el gasto de los consumidores, ya que cada vez menos estadounidenses se mudan a casas que necesitan ser equipadas con muebles y electrodomésticos.

Los efectos son visibles en toda la economía. En octubre, el gasto en muebles y artículos relacionados cayó casi un 12% respecto al periodo anterior. Algunos vendedores de artículos para el hogar, como Z Gallerie y Serta Simmons Bedding, se han declarado en quiebra este año, alegando una menor demanda, y probablemente haya más en camino. El CEO de Williams-Sonoma Inc. declaró el mes pasado que los consumidores dudan en gastar en muebles caros. Home Depot Inc, la ferretería y tienda de electrodomésticos, dijo que sus ingresos probablemente caerán este año fiscal.

VER +
Solicitudes de hipotecas para comprar vivienda en EE.UU. aumentan por cuarta semana

La Reserva Federal inició el año pasado una campaña de subidas de tasas para domar la inflación, y la ralentización del mercado inmobiliario es una forma clave de conseguirlo. En octubre, los tipos hipotecarios alcanzaron su nivel más alto desde 2000, contribuyendo a que la vivienda sea la menos asequible desde al menos la década de 1980.

El jueves, los efectos de la baja asequibilidad se hicieron aún más evidentes: un indicador de las ventas pendientes de viviendas existentes alcanzó su nivel más bajo desde que se empezó a medir en 2001. Los tipos de los préstamos hipotecarios han empezado a bajar en medio de crecientes esperanzas de que la Reserva Federal empiece a expandir de nuevo la oferta monetaria el año que viene, pero el mercado de la vivienda podría tardar años en volver a la normalidad.

PUBLICIDAD
Las ventas pendientes de viviendas en EE.UU. caen a mínimos históricos | El aumento de los tipos hipotecarios merma las ventas de viviendas existentesdfd

“Hoy es menos asequible comprar una casa que hace un par de años, cuando los tipos eran mucho más bajos, y eso ha impedido cierto gasto que de otro modo se habría producido”, dijo Jack Kleinhenz, economista jefe de la Federación Nacional de Minoristas.

El hogar medio gasta US$8.000 más en bienes y mejoras relacionados con la vivienda en los dos años siguientes a la compra de una casa, según un estudio publicado el año pasado por profesores como Efraim Benmelech, de la Kellogg School of Management de Northwestern.

VER +
Las ciudades más caras de EE.UU. ofrecen mejor calidad de vida a la clase media

Caída de los ingresos

Sin ese gasto, los minoristas se resienten. Williams-Sonoma, propietaria de Pottery Barn, estimó el mes pasado que sus ingresos caerán hasta un 12% este año fiscal. Ethan Allen Interiors Inc, fabricante y vendedor de muebles, registró un descenso de las ventas del 24% en el último trimestre, debido en parte a la ralentización de la demanda.

PUBLICIDAD

Algunas empresas han tenido dificultades para sortear el amplio descenso del gasto de los consumidores. Una serie de empresas proveedoras de muebles para el hogar han solicitado la protección por quiebra este año, entre ellas Z Gallerie, Mitchell Gold + Bob Williams y la empresa de descuento Tuesday Morning Corp. El fabricante de almohadas Pegasus Home entró en quiebra en agosto, el mayorista de colchones Serta Simmons lo hizo en enero y el vendedor de marcos de fotos NBG Home solicitó protección en febrero.

“Desde el punto de vista de los acreedores y vendedores comerciales, hay preocupación en el sector”, dijo Jordana Renert, socia del departamento de quiebras del bufete Lowenstein Sandler, refiriéndose a los inversores en tiendas que venden decoración. “Hasta que repunten las compras de viviendas nuevas o bajen los tipos hipotecarios, creo que el sector de los muebles para el hogar puede seguir viendo una pausa en el gasto de los consumidores y un aumento de las declaraciones de quiebra”.

Con las tasas hipotecarias habiendo subido tanto como lo han hecho, no está claro cuándo resurgirá el volumen de compra de viviendas. Muchos propietarios no están dispuestos a vender, en parte porque eso significa desprenderse de las hipotecas baratas que bloquearon durante la pandemia. Esto se ha traducido en que una parte relativamente mayor del volumen de transacciones proceda de las ventas de viviendas nuevas, en las que los promotores buscan deshacerse de las viviendas que han construido.

Más del 60% de los préstamos hipotecarios estadounidenses tienen tasas inferiores al 4%, según datos de Black Knight, mientras que el último tipo hipotecario a 30 años de Freddie Mac está más cerca del 7,2%. Por término medio, un aumento de 1 punto porcentual en las tasas hipotecarias en relación con los que tienen fijados los prestatarios provoca un descenso del 9% en el ritmo al que la gente cambia de casa, según un estudio realizado por profesores como Julia Fonseca de la Universidad de Illinois Urbana-Champaign. Si un propietario, por ejemplo, estuviera pensando en cambiar de trabajo, el nuevo puesto tendría que pagar mucho más para que el consumidor estuviera dispuesto a renunciar a su hipoteca.

“El bloqueo puede impedir que los hogares busquen oportunidades en el mercado laboral que de otro modo habrían merecido la pena”, dijo Fonseca en una entrevista.

VER +
Precios de viviendas en EE.UU. alcanzan un récord tras ocho meses consecutivos de subidas

La presión de los constructores

Las elevaas tasas de interés no sólo están frenando la actividad por el lado de la demanda, sino que también están haciendo subir los precios por el lado de la oferta del mercado y amenazan con mantenerlos elevados durante algún tiempo, dijo Robert Dietz, economista jefe de la Asociación Nacional de Constructores de Viviendas.

La tasa de interés que pagan los constructores para financiar la construcción de viviendas unifamiliares se acerca al 13%, dijo Dietz, y los costos de los materiales han subido junto con la inflación. Esto ha dificultado que los constructores inicien ahora la construcción de nuevas viviendas, lo que podría reducir la oferta durante dos o tres años. El impacto podría sentirse en toda la economía durante algún tiempo, según Dietz.

PUBLICIDAD

“Si tomamos todos los problemas del mercado de la vivienda y los consideramos casi como impuestos sobre la oferta de nuevas viviendas, esos impuestos están frenando el crecimiento económico”, dijo Dietz.

Lea más en Bloomberg.com