Descenso de la inflación, una nueva prueba para recortes en las tasas de interés

Funcionarios de la Fed indicaron que quieren que el declive de la inflación se amplíe de manera más significativa a la vivienda y otros servicios

Reserva Federal
Por Steve Matthews y Rich Miller
12 de febrero, 2024 | 02:46 PM

Bloomberg — Algunos funcionarios de la Reserva Federal, que se sorprendieron por el rápido descenso de la inflación en 2023, parecen estar estableciendo una nueva barra para recortes en las tasas de interés: una retirada más amplia en las presiones de precios.

VER +
Economistas creen que la Fed está siendo “demasiado restrictiva”: encuesta

La semana pasada, tanto el presidente del Banco de la Reserva Federal de Richmond, Thomas Barkin, como la presidenta del Banco de la Reserva Federal de Boston, Susan Collins, indicaron que no solo quieren que el declive de la inflación continúe, como han dicho muchos otros funcionarios, sino que también se amplíe de manera más significativa a la vivienda y otros servicios, dado que la desaceleración reciente fue impulsada más por los bienes.

“¿Están estableciendo una nueva referencia, cambiando las metas? Parece que sí”, dijo Michael Skordeles, jefe de economía de EE. UU. de Truist Advisory Services. “Han encontrado suficientes razones para ser pacientes”.

El indicador de la presión subyacente sobre los precios registra su menor avance desde abril de 2021.dfd

Los responsables de la política monetaria han mantenido las tasas sin cambios desde julio, y el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ya ha dicho que es poco probable que haya un recorte de tasas el próximo mes, ya que los funcionarios buscan tener una mayor confianza en que la inflación se dirige de nuevo hacia su objetivo del 2%. Esperar una retirada significativa de la desinflación podría retrasar aún más el momento de la primera reducción de las tasas.

PUBLICIDAD

La notable mejora en la inflación observada en los últimos meses, y confirmada en las revisiones de la semana pasada, refleja en gran medida una reversión de los precios de la energía, la recuperación de las cadenas de suministro y los menores costos de cosas como los automóviles usados y la ropa. La inflación de los servicios también se ha suavizado, ayudada por una moderación en los aumentos salariales en medio de una afluencia de trabajadores al mercado laboral, aunque el progreso ha sido más lento.

El índice de precios al consumidor de los productos, excluyendo alimentos y combustibles, aumentó solo un 0,2% en 2023. Mientras tanto, el índice de precios al consumidor de los servicios, excluyendo la energía, subió un 5,3%.

“Soy optimista pero sigo buscando más convicción de que la desaceleración de la inflación se está ampliando y es sostenible”, dijo Barkin en un discurso la semana pasada. En Bloomberg Television, Barkin dijo que le gustaría ver esa tendencia “continuar y ampliarse” a medida que los responsables de la política monetaria obtengan “unos meses más” de datos.

PUBLICIDAD
El presidente del Banco de la Reserva Federal de Richmond, Thomas Barkin, dice que le gustaría ver que la tendencia inflacionaria se mantenga y se amplíe.dfd

Los funcionarios de la Reserva Federal recibirán una nueva lectura de la inflación el martes con la publicación del índice de precios al consumidor, que se estima que haya retrocedido en enero por debajo del 3% por primera vez en casi tres años. El índice preferido por la Fed para medir la inflación subyacente subió un 1,9% en diciembre en términos anualizados a seis meses, por debajo del objetivo del 2% de la Fed.

Retroceso impulsado por los bienes en el indicador de inflación preferido de la Fed.dfd

“Parece que les preocupa que demasiada desinflación provenga de la caída en los precios de los bienes, lo que puede no persistir”, dijo Michael Gapen, jefe de economía de Estados Unidos en Bank of America.

El análisis de los datos de diferentes formas subraya por qué algunos funcionarios pueden ser más cautelosos sobre la perspectiva de inflación.

Una medida de la inflación creada por el Banco de la Reserva Federal de Dallas que elimina los cambios de precios más drásticos mostró una ganancia anual del 3,3% en diciembre, notablemente por encima del avance del 2,6% en el índice de precios de consumo del gasto personal del gobierno.

El índice de precios al consumidor del Banco de la Reserva Federal de Atlanta para los costos que son rígidos, o aquellos que no cambian con frecuencia, aumentó un 4,6% en el último año, casi el doble del promedio anterior a la pandemia. Esta métrica suele ser considerada como una medida de las expectativas de inflación de las empresas.

La medida de la inflación media recortada de la Fed ha sido más estrecha.dfd

“Esperar que todos los indicadores estén bien alineados es demasiado exigente, pero ver señales sostenidas y amplias de progreso debería proporcionar la confianza necesaria para comenzar un ajuste metódico de nuestra postura de política”, dijo Collins la semana pasada.

Powell dijo en enero que aunque su objetivo es la inflación agregada, es una suposición razonable que con el tiempo la desinflación de los bienes se aplanará, y “eso significaría que los sectores de servicios deberían aportar más”.

PUBLICIDAD

Cuadro revisado

Las revisiones anuales del índice de precios al consumidor publicadas el viernes confirmaron el progreso de la inflación alcanzado a finales del año pasado, aliviando una preocupación que el gobernador de la Fed, Christopher Waller, había señalado anteriormente. Los economistas también destacaron una imagen más positiva de los denominados servicios supercentrales, que excluyen la energía y la vivienda.

VER +
Revisión del IPC de EE.UU. no dio sorpresas: ajustes fueron mínimos

Powell y sus colegas han citado la importancia de esta medida para evaluar la trayectoria de la inflación del país, aunque lo calculan en base a un índice separado.

“Encontramos la confirmación de la narrativa existente de la desinflación, y el mayor impulso de la desinflación en los servicios básicos, especialmente los alquileres de viviendas, bastante significativa”, escribieron los economistas liderados por Anna Wong de Bloomberg Economics en una nota. Esto dará “mayor confianza a los responsables de la política monetaria sobre el progreso en la desinflación”.

Algunos funcionarios se preocupan de que una relajación prematura, seguida de otra ronda de aceleración de la inflación y luego un aumento de las tasas, podría afectar la confianza pública y desanclar las expectativas de inflación. El presidente del Banco de la Reserva Federal de Atlanta, Raphael Bostic, ha dicho que una reversión sería el peor resultado para la política.

PUBLICIDAD

“Podría haber una reaceleración de la inflación, ese es el riesgo”, dijo Diane Swonk, economista jefe de KPMG LLP. “Están tomando precauciones y sienten que tienen margen para hacerlo dado lo sólida que está la economía”.

--Con la ayuda de Vince Golle.

Lea más en Bloomberg.com