Así puede comprar lingotes de oro en las máquinas expendedoras de Corea del Sur

Los habitantes surcoreanos se encuentran aferrados a las micro-inversiones que se extienden por todo el planeta, particularmente entre la Generación Z y los millennials

Existe varias empresas con máquinas expendedoras de oro en tiendas de conveniencia, un producto muy atractivo de inversión segura para la clientela surcoreana de 30 años.
Por Jaehyun Eom
08 de junio, 2024 | 02:19 PM

Bloomberg — En una concurrida calle del acaudalado distrito de Gangnam, en Seúl, se encuentra una tienda que ofrece lo de siempre: revistas, papel higiénico y un abundante surtido de bebidas. Pero al lado de la caja hay una máquina expendedora que ofrece un producto mucho más sorprendente: oro.

Esta máquina de la tienda GS Retail Co. vende lingotes de oro que van desde 37,5 gramos (1,32 onzas) hasta menos de 1 gramo.

Lingote de oro que se vende en máquina expendedora

Los precios cambian a cada día según los movimientos del mercado, pero comienzan en unos 88.000 wons (US$64) por un lingote de 0,5 gramos (0,0176 onzas).

Lea más: Vikram Sodhi, el inversor indio que apuesta por el negocio del oro en Colombia

PUBLICIDAD

Estas máquinas están presentes en treinta tiendas franquiciadas de la compañía en todo el país, un número seis veces superior al que comenzó el servicio en el año 2022.

“En la actualidad estamos registrando ventas por valor de aproximadamente 30 millones de wones (US$21.958) mensuales”, declaró un portavoz de GS a través de un mensaje de texto. “La máquina expendedora de oro capta la atención de los consumidores gracias a la cada vez mayor demanda de activos de refugio y a la tendencia cada vez más generalizada de la microinversión”.

Los residentes de Corea del Sur están atrapados en la tendencia de las microinversiones que se está extendiendo por todo el mundo. En el Reino Unido, el 65% de la Generación Z y los millennials están abiertos a invertir en acciones fraccionarias (menos de una acción de una empresa), según un informe del 16 de mayo de Charles Schwab Corp.

PUBLICIDAD

Los inversores minoristas de todo el mundo han estado acudiendo en masa a todo, desde acciones meme a criptomonedas; para los surcoreanos, el oro físico es sólo una opción más.

Los inversores locales tienen “miedo a perderse algo cuando todo se recupere, y eso contribuyó en parte a esta situación”, dice Park Sang-hyun, economista de HI Investment & Securities en Seúl, destacando el reciente aumento que llevó el precio de mercado del oro a un máximo histórico de más de US$2.400 dólares la onza el mes pasado . “La sensación de incertidumbre sobre la economía global impulsa la demanda de refugio seguro”, añade.

Lea más: El cobre y el oro se acercan a récords mientras continúa el caos en los metales

Máquina expendedora de lingotes de oro

La emoción del oro en las tiendas de conveniencia

GS no es la única cadena de tiendas de conveniencia que aprovecha el atractivo del oro en Corea del Sur.

La empresa rival CU comenzó a vender tres tipos de tarjetas doradas ultraligeras el 1 de abril. Las tarjetas de 1 gramo tardaron sólo dos días en agotarse, según BGF Retail Co., la empresa que gestiona la cadena, y la mayor parte de la demanda proviene de clientes de 30 años.

Según un portavoz de BGF, el 95% de los 770 productos de oro en oferta se vendieron al 31 de mayo. “Las ventas se aceleraron a medida que los productos de oro de precio fijo de CU se volvieron más baratos que el precio de mercado”, dijo BGF en un comunicado de prensa .

La cadena minorista introducirá opciones de mayor peso, desde lingotes de 2 gramos (0,070 onzas) a 10 gramos (0,352 onzas), en el futuro, pero no especificó una fecha.

PUBLICIDAD

La tendencia de vender oro junto con productos básicos de baño y refrescos también ha llamado la atención de los estadounidenses.

El verano pasado, Costco Wholesale Corp., con sede en Estados Unidos, comenzó a ofrecer lingotes de oro; ahora, incluso con un límite de dos por cliente, las barras de 1 onza cuyo costo se basa en el precio de mercado se agotan en cuestión de horas.

En Corea, los bancos en línea también están tratando de satisfacer la demanda de oro.

Kbank , uno de los tres bancos de Internet de Corea del Sur con más de 10 millones de usuarios , lanzó un servicio el 9 de mayo que permite a los usuarios de su aplicación comprar lingotes de oro de 1,875 gramos (0,066 onzas) a 37,5 gramos (1,322 onzas) con entrega gratuita.

PUBLICIDAD

“Con el precio del oro superando recientemente los US$2.400 por onza, invertir en oro se ha convertido en una forma popular”, dijo el banco en un comunicado, añadiendo que planea ampliar el servicio a monedas de oro y plata para finales de año.

Lea más: Nvidia rivaliza con el oro como protección contra la inflación, según muestra encuesta

PUBLICIDAD

El auge del micro oro deja frío al Banco de Corea

Una entidad que no está dispuesta a empezar a instalar máquinas expendedoras de lingotes de oro es el Banco de Corea (BOK).

El banco central del país no compra metal desde 2013. A finales de 2023, tenía 104,4 toneladas de oro, según un informe de la agencia de noticias Yonhap . Mientras tanto, en el primer trimestre de 2024, la demanda de lingotes de los consumidores de Corea del Sur aumentó un 16% respecto al año anterior, a 8,6 toneladas.

Banco de Corea del Sur

Asimismo, “el precio récord del oro alimentó el interés de los inversores en Corea del Sur”, escribió el Consejo Mundial del Oro en su informe trimestral, señalando que la demanda de lingotes del país en el primer trimestre de 2024 aumentó un 27% respecto al año anterior. “Este representó el trimestre más fuerte para la inversión surcoreana en más de dos años”, añadió.

PUBLICIDAD

“El oro no es tan útil como los activos tradicionales como bonos y acciones en términos de gestión dentro de un conjunto de reservas de divisas”, escribió Wanho Choi, jefe de planificación de gestión de reservas del banco, en una publicación de blog para explicar la postura del banco.

“El banco no ha comprado oro desde 2013, lo que generó algunas críticas de que el BOK estaba perdiendo una oportunidad de inversión”, añadió Choi en el blog oficial del banco. “No es fácil para los bancos centrales vender oro con fines de liquidez debido al riesgo para su reputación una vez comprado, por lo que la decisión de inversión requiere una cuidadosa consideración de muchos factores”.

“Los inversores minoristas que invirtieron su dinero en activos como bonos del Tesoro estadounidense y yenes japoneses del año pasado no obtuvieron el rendimiento que querían”, observa Seokhyun Paik, economista del Shinhan Bank. “Luego centraron su atención en el oro”.

Lea más en Bloomberg.com