Inversiones según cada etapa de la vida: ¿qué estrategia tomar a los 20, a los 30 y en adelante?

Bloomberg Línea presenta algunas ideas de inversión para personas de los 20 a los 30 años; de los 30 a los 40 años, y de los 40 a 60 años, con base en recomendaciones de entidades financieras y gestores de activos

¿Cuáles serán los países más atractivos para invertir en LatAm y el Caribe en 2024?
19 de junio, 2024 | 05:00 AM

Bloomberg Línea — ¿Invertir en instrumentos de mayor riesgo con miras al futuro o asumir una posición más cautelosa para preservar el patrimonio? Cada etapa de la vida tiene una equivalencia dentro del mundo de las inversiones en lo que respecta al nivel de riesgo y los vehículos de inversión que podrían ser más apropiados para las personas bien sea que se encuentren entre los 20 a los 30 años; los 30 a los 40 años y de los 40 a 60 años.

“Cuando pensamos en productos financieros para clientes de distintas edades, debemos considerar el objetivo del dinero que se invierte, el plazo para alcanzar ese objetivo y cómo la inversión puede ayudar a mantener al inversor en el buen camino para alcanzar esa meta”, dijo a Bloomberg Línea el estratega Patrimonial del grupo británico-estadounidense de gestión de activos Janus Henderson Investors, Ben Rizzuto.

A la hora de decantarse por una u otra opción sugiere básicamente tener en cuenta el riesgo, la recompensa potencial y el tiempo, lo que “lleva a asignaciones de activos que van de agresivas a conservadoras a medida que los inversores pasan de los 20 a los 30 años, de los 40 a los 50 y de los 70 a los 80 años, cuando serán más conservadores”.

En general, es importante utilizar productos financieros, ya sean acciones individuales, fondos de inversión, ETF, seguros o productos de renta garantizada, que ayuden a crear un plan financiero que pueda resistir el paso del tiempo. Esto incluye la volatilidad del mercado y las diferentes necesidades financieras, pero también las emociones de un inversor. Si se crea un plan o se utiliza un producto que no proporciona al inversor comodidad emocional y comprensión, es más probable que haga cambios que podrían llevarle a no alcanzar sus objetivos a largo plazo.

Estratega Patrimonial en Janus Henderson Investors, Ben Rizzuto.

Ver +: Latinoamérica es una región de fortunas heredadas que supera a EE.UU. o China

PUBLICIDAD

“Aunque no debería generalizarse la forma de invertir, dado que cada persona tiene percepciones de riesgo y momentos de vida diferentes, se puede intentar estandarizar”, explica a Bloomberg Línea el gerente de Estrategia de Itaú Comisionista de Bolsa, Camilo Díaz.

En opinión de Ivonne Casado, líder de Scotia Wealth Management para Colombia, “la vida financiera de un individuo no es estática; cambia y evoluciona con cada década vivida, lo que requiere revisión y ajuste constante en uno de sus pilares: los instrumentos financieros escogidos para la inversión”.

“Adaptarse a las nuevas circunstancias económicas, cambios en el mercado y fluctuaciones en los riesgos y objetivos personales, requiere una estrategia que considere la flexibilidad como una característica esencial para el logro de sus objetivos”, expresó a Bloomberg Línea.

PUBLICIDAD

Ver +: Los millonarios latinos están migrando a gran velocidad: ¿de qué países están saliendo y por qué?

¿En qué invertir de los 20 a los 30 años?

La estatua de Fearless Girl frente a la Bolsa de Nueva York (NYSE) en Nueva York, EE.UU., el lunes 30 de marzo de 2020. Alrededor de 37.500 personas han dado positivo por el coronavirus en la ciudad de Nueva York, dijeron las autoridades el lunes, alrededor de 3.700 más que un día antes.

Desde Itaú Comisionista de Bolsa señalan que por lo general en la fase de los 20 a los 30 se podría pensar en inversiones de largo plazo como bienes inmobiliarios o acciones que, si bien son volátiles, generalmente en esta etapa “hay más paciencia para esperar que en el tiempo dé buenos retornos”.

Camilo Díaz señala que esta también es una edad clave para simultáneamente invertir en educación, aunque “es probable que los montos de inversión sean bajos, dado que por lo general no se perciben ingresos muy altos en esta etapa”.

Desde BBVA Fiduciaria indican a este medio que a partir de los 20 años, a pesar de que en teoría la capacidad de ahorro es limitada, es una buena oportunidad para construir capital en soluciones de inversión que tenga un potencial de valoración más alto en el tiempo, refiriéndose a aquellos fondos que tienen exposición a todo tipo de activos y mercados, que permitan realizar inversiones desde montos bajos.

Ver +: Fenómeno de la eterna juventud: ¿qué es y cómo afecta a millennials en Latinoamérica?

Ivonne Casado, ejecutiva en la firma de Scotiabank Colpatria, sugiere que a esta edad los inversionistas se enfoquen en instrumentos financieros que capitalicen el poder del interés compuesto a largo plazo. A propósito de este enfoque, se refiere a una serie de instrumentos como:

Acciones y fondos de inversión de renta variable: según Casado, los aportes sistemáticos en índices de acciones que pueden presentar una alta rentabilidad (pero con un riesgo mayor) pueden ser una alternativa para esta etapa de la vida, ya que la volatilidad a corto plazo se amortigua con el paso del tiempo. Por su parte, Ben Rizzuto, de Janus Henderson Investors, señala que estos instrumentos pueden proporcionar exposición a empresas o sectores concretos de interés, ofrecer un mayor potencial de crecimiento y proporcionar un punto de partida para desarrollar hábitos y aumentar los conocimientos financieros.

PUBLICIDAD

Fondos pensiones voluntarias: comenzar temprano en la vida con planes de ahorro puede ayudar en materia de beneficios fiscales y el crecimiento a largo plazo, sacando el máximo provecho a la capitalización de las ganancias.

Educación financiera: invertir en conocimiento puede llevar a una mejor comprensión de productos financieros y promoverá decisiones informadas posteriores.

¿En qué invertir de los 30 a los 40 años?

BM

De los 30 a los 40, Itaú Comisionista de Bolsa considera que podrían considerarse instrumentos que, si bien cumplan con un fin de ahorro para fines de jubilación y fondos de emergencia, estén expuestos a un poco más de riesgo, pero con activos de alta seguridad o calidad y aprovechar mejores ingresos para diversificar. “Acá los fondos y activos moderados deberían predominar”, dice Camilo Díaz.

En Janus Henderson Investors señalan que a medida que las personas avanzan en su carrera profesional y crece su capital financiero, los inversores pueden crear carteras más diversificadas que ofrezcan asignaciones a renta variable y renta fija, pero que también pueden incluir otras clases de activos, como bienes inmuebles y materias primas, por ejemplo.

PUBLICIDAD

“Además, los impuestos desempeñan un papel más importante en nuestra vida financiera, por lo que a los inversores les puede resultar útil utilizar diferentes productos que sean más eficientes desde el punto de vista fiscal o diferentes tipos de cuentas que ofrezcan diferentes tratamientos fiscales para los activos”, apuntó Ben Rizzuto.

Para Ivonne Casado, a esta edad “la estabilidad financiera y la acumulación de activos pueden tomar mayor importancia. Es un momento en el que diversificar y manejar el riesgo con prudencia puede ser relevante”. Dentro de las alternativas que podrían revisarse, se refirió a las siguientes:

PUBLICIDAD

Ver +: Los ‘superricos’ disminuyen en LatAm, pero aumentan en el resto del mundo, ¿a qué se debe?

Fondos de inversión balanceados: invertir en fondos que combinan deuda y renta variable puede permitir equilibrar riesgo y retorno, logrando una diversificación con miras a lograr objetivos a mediano y largo plazo. Todo lo anterior dependiendo del perfil que tenga el respectivo fondo.

Títulos de renta fija, con una alta calificación y excelente liquidez; además de duración variada: como estrategia de inversión a mediano plazo, mantener en el portafolio de inversiones, títulos como CDT o bonos puede resultar interesante a la hora de sostener una tendencia creciente en el patrimonio dependiendo de las condiciones de mercado y riesgo del momento. La posibilidad de acceder y fijar tasas de dos dígitos (observadas en 2023 y 2024), unido a recibir un flujo constante de dinero proveniente de pagos de cupones periódicos, hacen que la ecuación riesgo-retorno de estas opciones de inversión pueda ser atractiva para la conformación de un portafolio que se vaya renovando a medida que se den los vencimientos y según las condiciones de la coyuntura económica, de acuerdo a Scotia Wealth Management.

PUBLICIDAD

Portafolio en moneda extranjera: no solo la diversificación en activos es una alternativa, también lo es la diversificación en monedas. Cuando un inversionista vive en un país, generalmente la mayoría de sus activos (finca raíz, automóviles, entre otros) e ingresos (trabajo, empresas) dependen de la situación de una economía específica. Por esta razón, “invertir los excedentes de liquidez en economías diferentes puede generar un mayor nivel de diversificación”, indica la ejecutiva.

El proceso de invertir inteligentemente a lo largo de la vida no es solamente acumular y diversificar, sino aplicar un enfoque dinámico que permita reajustes periódicos. Este enfoque implica estar al tanto de los últimos productos financieros y ajustes en las condiciones de mercado y estar dispuesto a aprendizajes constantes sobre finanzas personales, en lo posible con el acompañamiento de un profesional financiero de confianza cuando sea pertinente

Líder de Scotia Wealth Management para Colombia, Ivonne Casado

¿En qué invertir de los 40 a los 50 años y más adelante?

Herencia en Latinoamérica.

En la etapa de más de 40 o 50 años, las inversiones pueden en su mayoría ir a fondos y activos más conservadores que mantengan el capital adquirido y lo preserven en el tiempo, según Camilo Díaz, de Itaú Comisionista de Bolsa.

Los analistas consideran que a medida que los inversores llegan al final de sus carreras es importante averiguar cómo se financiará la jubilación, lo que significa convertir los activos que han acumulado durante los últimos 40 años en un flujo de ingresos.

“La preparación para la jubilación se puede intensificar, en esta línea la protección de lo acumulado y la obtención de ingresos estables podría ser relevante. En ese contexto, se podrían explorar alternativas como las siguientes, con la asesoría de un asesor financiero autorizado”, expuso la líder de Scotia Wealth Management.

PUBLICIDAD

Ver +: Jubilarse en LatAm: ¿cuáles son los peores y mejores países para hacerlo en 2023?

Detalló que, en ese contexto, se podrían explorar alternativas como las siguientes, con la asesoría de un asesor financiero autorizado:

• Fondos de Inversión Colectiva en Renta fija: estas opciones son menos volátiles que las acciones y proporcionan un flujo de ingresos regular, con una menor volatilidad y menor nivel de riesgo.

Títulos en renta fija, con alta calificación y buena liquidez, pero con menor duración: en una etapa de la vida en la cual no se quieren tomar riesgos, resulta importante considerar la duración de la inversión ya que usualmente a mayor plazo, aumenta la volatilidad. Igualmente, es pertinente considerar la calificación que tenga la respectiva inversión.

Diversificación Internacional: Invertir una parte del patrimonio en mercados internacionales puede proteger contra eventuales situaciones de volatilidad local e inflación en caso de que lleguen a presentarse.

Para lo mayores de 60 años, Janus Henderson Investors señala que un programa de pensiones o de seguridad social proporcionará una parte de este flujo de ingresos, pero durante este periodo de la vida los inversores pueden centrarse más en inversiones que generen ingresos.

“Dado que los inversores de esta edad probablemente tendrán una asignación de activos más conservadora, es posible que se utilicen con más frecuencia productos de renta fija centrados en el rendimiento. Como forma de complementar esos flujos de ingresos, las rentas vitalicias o los productos de renta vitalicia también pueden utilizarse para proporcionar ingresos garantizados durante un periodo de tiempo”, consideró Ben Rizzuto.

Decisiones informadas, coherentes al nivel de riesgo y sustentadas en asesoría experta

Fernando García Meza, director de Estrategia de BBVA Fiduciaria, manifiesta a Bloomberg Línea que cada etapa de la vida tiene unas necesidades de ahorro e inversión diferentes, pues no es lo mismo la capacidad y/o obligaciones que tiene un estudiante de un pensionado.

Por esto, explica, “las decisiones deben ser coherentes y sobre todo bien asesoradas por un experto para poder construir un portafolio adecuado para cada perfil y así aprovecharse de las alternativas que ofrece el mercado de valores”.

Desde Scotia Wealth Management indican también que una planeación patrimonial adecuada va más allá de la creación de un portafolio de inversión personal, y se extiende al grupo familiar; que tenga en cuenta no solo la situación actual de la(s) cabeza(s) de la familia, sino también los planes y proyectos de vida de cada miembro, sin importar su edad actual (que tenga en cuenta los planes a largo plazo).

La idea, agrega, es que los portafolios de inversión apalanquen las necesidades de todo el grupo familiar.

“Por otro lado, para optimizar los resultados a largo plazo, es esencial comenzar a ahorrar e invertir desde temprano y mantener una constancia en estos procesos; además, es vital que la estrategia adoptada sea flexible para adaptarse tanto a las necesidades personales como a las fluctuaciones del mercado”, remató.