Mercados

Wall Street se prepara para una inflación “mucho más persistente” que pondrá a prueba a los mercados

Analistas observan con atención cómo datos inflacionarios de los EE.UU. podrían afectar el desempeño de las acciones y los bonos.

Mercados observan comportamiento de los precios antes de hacer sus apuestas
Por Joanna Ossinger y Andreea Papuc
13 de septiembre, 2021 | 05:10 PM

Bloomberg — Los mercados están en vilo por los cruciales datos de inflación de Estados Unidos, los cuales podrían afectar a las acciones y los bonos si cambian las expectativas sobre la retirada de los estímulos de la Reserva Federal y el ritmo de subidas de los tipos de interés.

La preocupación por la ralentización de la reapertura de las economías en virtud de la variante delta, además de las presiones sobre los precios avivadas por la escasez de suministros, provocaron la semana pasada descensos tanto en las acciones mundiales como en los bonos del Tesoro de EE.UU..

Algunas medidas de los precios de producción publicadas el viernes superaron las expectativas, ilustrado especialmente por un indicador de la demanda final, que aumentó un 8,3% interanual en medio de las persistentes interrupciones de la oferta.

PUBLICIDAD

Ver más: Los precios al productor en EE.UU. subieron por encima de las proyecciones en agosto

Esto se produce en un contexto de preocupación por una persistente inflación, con los bancos centrales que siguen inyectando estímulo, y problemas de inventario que surgen justo cuando el mercado laboral se ajusta a una nueva realidad laboral. Es lo que dicen ahora algunos estrategas e inversores.

Ver más: Los datos de inflación pueden aportar volatilidad a los negocios en Europa y Estados Unidos

PUBLICIDAD

El jefe de estrategia macroeconómica para Asia-Pacífico de State Street Global Markets, Dwyfor Evans, afirma que los precios se moderarán hasta finales de año, pero de forma gradual:

“La inflación es mucho más persistente de lo que cualquiera hubiera previsto hace seis meses. Creemos que la inflación va a bajar hasta finales de año. Sin embargo, lo que está claro es que el ritmo de la desaceleración de la inflación en la segunda mitad del año seguirá siendo muy, muy lento. Incluso en la zona euro, en el Reino Unido y en otros lugares, la inflación es muy alta. Eso añadirá un elemento de incertidumbre con respecto a la pregunta ‘¿pueden los bancos centrales adelantar la normalización de la política monetaria?’. Es poco probable, pero va a estar ahí y va a tener un impacto en el sentimiento del mercado a corto plazo”.

El estratega jefe de mercados de Miller Tabak, Matt Maley, considera que un rendimiento del Tesoro a 10 años del 1,4% es crucial, frente a su nivel actual de alrededor del 1,33%:

“Miren el mercado de bonos. En las dos últimas semanas hemos tenido cifras más débiles de lo esperado (encabezadas por el informe de empleo, más débil de lo esperado) y, sin embargo, el rendimiento del bono estadounidense a 10 años ha subido del 1,26% al 1,33% en esas dos semanas.

Seguimos pensando que el rendimiento de la nota a 10 años debe subir por encima de los máximos de agosto del 1,37% - y probablemente por encima del 1,4%- para confirmar la ruptura, pero si se produce o cuando se produzca, también confirmará un cambio en la tendencia de varios meses de los rendimientos de los bonos al alza. Si esto sigue ocurriendo en un momento en el que los datos no son sólidos (y las empresas de Wall Street siguen recortando las previsiones), será una señal aún más clara de que la estanflación va a ser realmente un problema en el futuro”.

El estratega jefe de renta variable y derivados de BTIG, Julian Emanuel, señaló el aumento de los vínculos entre las acciones y los bonos:

PUBLICIDAD

“Las acciones y los bonos han estado muy correlacionados durante la mayor parte de los últimos seis meses, lo que supone una desviación de la dinámica de riesgo y seguridad a la que los mercados se han acostumbrado en las últimas dos décadas, pero que es coherente con la relación en períodos marcados por la inflación.

Esta correlación ha sido benévola, ya que ambos se han movido al alza, pero ¿qué ocurre si el impulso cambia, como parece ser el caso de la sesión del viernes pasado? En cualquier caso, el hecho de que las acciones y los bonos se muevan juntos complica la gestión del riesgo en el contexto tradicional de las carteras”.

Brian Jacobsen, de Wells Fargo Asset Management, dijo en una entrevista a Bloomberg Television que a la empresa le gustan los operaciones de alto rendimiento a corto plazo en Estados Unidos, así como los mercados emergentes:

PUBLICIDAD

“Cuando observamos parte de la actividad, hasta aquella donde se termina sin ganancia ni pérdida, parece que los inversores pueden haber dejado atrás el período de máximo temor por la inflación. Lamentablemente, esto ha coincidido con un momento en el que podríamos estar más allá del pico de optimismo sobre el crecimiento. Estas dos cosas se contraponen un poco, causando la volatilidad que vimos la semana pasada en los mercados de valores de Estados Unidos.

No será un camino tranquilo, pero esperamos que quizás el año que viene por estas fechas estemos mucho más cerca del objetivo de la Fed que ahora”.

PUBLICIDAD

La estratega de derivados de RBC, Amy Wu Silverman, analiza la diferencia de expectativas de inflación en los fondos cotizados de los sectores industrial y de consumo básico. En este último:

“El mercado de opciones no está en absoluto valorando la preocupación durante un periodo de entre seis y 12 meses. El mercado de opciones no cree que las preocupaciones actuales sobre la inflación en el sector de productos básicos de consumo vayan a persistir. Curiosamente, las opciones a más largo plazo para el sector industrial son mucho más variadas.

Esencialmente, parece que las preocupaciones inflacionarias del mercado de opciones para los productos básicos de consumo parecen ser de corta duración, pero sugieren que serán persistentes para los industriales”.

--Con la asistencia de Haidi Lun

PUBLICIDAD