Reino Unido
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — El Partido Conservador en Reino Unido está en un estado de confusión. El destino del primer ministro Boris Johnson depende de un informe de Sue Gray, una funcionaria de alto nivel, que se publicará en cualquier momento. El canciller de Hacienda, Rishi Sunak y la secretaria de Relaciones Exteriores, Liz Truss, están maniobrando para el puesto principal, junto con una lista creciente de rivales. Un número desconocido de parlamentarios conservadores han enviado cartas exigiendo otra elección de liderazgo. Un exparlamentario conservador ha abandonado el barco por el Partido Laborista, y seguirán más, según muchas fuentes. Y la Whips Office (oficina encargada de asegurar disciplina de los miembros de un partido) está acusada de decirle a un parlamentario que perdería los fondos para un proyecto local si no votaba con el gobierno y a otra que la iban a despedir de un trabajo en el gobierno debido a su “musulmanidad”.

¿Qué demonios está pasando? La política británica siempre ha sido dada a la traición y la trama. El Palacio de Westminster, sede del parlamento del Reino Unido, es un laberinto de conejos con un sinfín de rincones y grietas ocultos (y, de hecho, bares y cafés) donde los conspiradores pueden reunirse (o informar a la prensa). Anthony Trollope escribió una sucesión de gruesas novelas sobre travesuras parlamentarias. Los políticos incipientes de Oxford y Cambridge se enorgullecen de su capacidad para apuñalarse unos a otros por la espalda.

PUBLICIDAD

Y el Partido Conservador a menudo ha sido el principal vehículo de toda esta conspiración. En 1962, Harold Macmillan despidió a siete de los ministros de su gabinete, un tercio del total, en lo que se denominó la “noche de los cuchillos largos”. Edward Heath, Margaret Thatcher y Theresa May fueron derribados por sus compañeros diputados en lugar del electorado. Durante la mayor parte de su tiempo como primer ministro, John Major estuvo enfrascado en una batalla con un grupo de “bastardos”, como él los llamó, que querían destruirlo. La popular serie de televisión estadounidense “House of Cards” se basó en una serie de televisión británica protagonizada por Ian Richardson como un líder maquiavélico conservador. Esto, a su vez, se basó en una serie de novelas de Michael Dobbs, sobre la maquinaria partidista del partido conservador.

Dicho esto, lo que está pasando en este momento es inusual. La desobediencia ahora se está convirtiendo en un hábito arraigado en lugar de un puerto de último recurso. La agitación se está convirtiendo en un estado de cosas permanente en lugar de una breve pausa entre dos regímenes. En el pasado, una mayoría de 80 escaños habría traído años de gobierno indiscutible. Ahora no tiene más poder para asombrar a los críticos que la mayoría de 21 escaños de John Major.

La razón obvia de esto es la personalidad del primer ministro. El estilo del primer ministro (en parte encanto etoniano, en parte bravuconería pícara natural y en parte desprecio por las reglas de caballeros) divide al instante al país en “adoradores” y “odiadores”. Pero hay más que amor u odio en esto: muchas personas, particularmente en el Partido Conservador, comienzan por gustar de él y terminan por odiarlo. Johnson tiene una larga historia de usar a la gente para obtener lo que quiere: mujeres, obviamente (ha tenido una serie de amantes y ahora tiene a su tercera esposa), pero también colegas políticos y amigos personales.

PUBLICIDAD

También es congénitamente desorganizado. Una fuente describe a Downing Street como la corte de Enrique VIII con peticionarios que rodean perpetuamente al rey e intentan que escuche sus casos. Recuerde que la primera carrera de Johnson por el puesto más alto se vio interrumpida cuando uno de sus principales seguidores, Michael Gove, le retiró repentinamente su apoyo y anunció su propia candidatura en su lugar, con el argumento de que Johnson era incapaz de proporcionar el liderazgo necesario para guiar a Gran Bretaña en su futuro posterior al Brexit.

La incapacidad de Johnson para “hacer detalles” ha creado un espacio para un poderoso jefe de gabinete. Este trabajo lo ocupó por primera vez Dominic Cummings, quien se peleó con todos los que lo rodeaban, en particular con los altos funcionarios a los que consideraba valiosos y los parlamentarios de segundo nivel a los que consideraba idiotas. (Memorablemente describió a David Davis, quien recientemente pidió la renuncia de Johnson, como “grueso como la carne picada, perezoso como un sapo y tan vanidoso como Narciso”). Johnson eventualmente despidió a Cummings y lo reemplazó con un hombre que era totalmente diferente. Demasiado diferente, quizás: Dan Rosenfeld es un hombre de organización que carece de la experiencia política para actuar como intermediario de la paz entre Johnson y los parlamentarios.

Una segunda razón es la ideología. Durante la mayor parte de su historia, el Partido Conservador ha sido un partido orgullosamente anti-ideológico y todos sus complots han girado en torno al poder y la posición. Pero esto cambió en la década de 1980 con el surgimiento primero del radicalismo de libre mercado y luego de su fea hijastra, el euroescepticismo. La ideología no solo le dio a los conservadores algo más que poder para conspirar. Disolvió los lazos tradicionales de lealtad: un número creciente de conservadores sintió que su lealtad ideológica significaba más que su lealtad al partido. El euroescéptico Grupo Europeo de Investigación (ERG, por sus siglas en inglés) operó como un partido dentro del partido, con su propio sistema de flagelación, y desestabilizó repetidamente al gobierno de May en busca de un “Brexit limpio”.

PUBLICIDAD

Por un tiempo, parecía que el triunfo de Johnson en las elecciones generales de 2019 podría marcar el fin de la ideología y su impacto corrosivo en el conservadurismo. La guerra civil de una generación sobre Europa se había resuelto a favor del euroescepticismo. Johnson trató de reconciliar la izquierda y la derecha del partido con una mezcla de nacionalismo e intervencionismo social (se describió a sí mismo como “un Brexity Hezza”, refiriéndose a Michael Heseltine, el principal crítico de Thatcher desde la izquierda en el partido).

Pero tanto la ideología como la desobediencia crean hábito. El ala libertaria del Partido se ha vuelto en contra de Johnson por su voluntad de ponerse del lado de “la ciencia” sobre los bloqueos de Covid-19 y su decisión de aumentar las contribuciones al Seguro Nacional en un 1,25% para pagar la atención social. Los gustos de David Davis y Steve Baker se han convertido en rebeldes en serie que se enfrentan contra el látigo del gobierno en un abrir y cerrar de ojos, o al ver una cámara de televisión. Davis se ha bañado repetidamente en el centro de atención de los medios durante la crisis actual, primero pidiendo la renuncia de Johnson citando las palabras de Leo Amery a Neville Chamberlain en vísperas de la Segunda Guerra Mundial (“en el nombre de Dios, vete”) y luego pidiendo la eliminación de las subidas de la Seguridad Social.

La mayor preocupación para los administradores del Partido Conservador es que el problema no es solo de liderazgo que podría solucionarse con un cambio en la parte superior, sino un problema de seguidores. Los parlamentarios conservadores han perdido el hábito de tener seguidores, que es necesario para que los sistemas parlamentarios funcionen correctamente. Los parlamentarios conservadores en general han estado en el poder durante tanto tiempo que han olvidado cómo es la vida en la naturaleza (Tony Blair fue capaz de imponer orden a sus parlamentarios en 1997 porque el partido había estado fuera del poder desde 1979). Y un número significativo de ellos se han convertido en empresarios políticos por derecho propio: han aprendido a cultivar sus propias marcas (y eliminar al intermediario del partido) publicando febrilmente en Twitter (TWTR) e Instagram (FB), apareciendo en la radio y la televisión y escribiendo en los periódicos. .

PUBLICIDAD

Los aliados de Johnson le dicen a cualquiera que escuche que lo peor ya pasó: la deserción de Christian Wakeford al Partido Laborista, dicen, ha tenido el efecto paradójico de reforzar las lealtades conservadoras. Siempre existe la posibilidad de que el informe de Gray proporcione a Johnson suficiente margen de maniobra para escapar. Pero incluso si esta tormenta actual pasa, hay muchas más en el horizonte.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar