Biden y Putin
Tiempo de lectura: 7 minutos

Bloomberg Opinión — La sabiduría convencional actual, compartida por el presidente estadounidense Joe Biden, entre otros, es que su homólogo ruso, Vladimir Putin, tiene la intención de volver a invadir Ucrania en un futuro próximo. Los expertos militares que han opinado sobre el asunto, en particular Rob Lee del Instituto de Investigación de Política Exterior y Michael Kofman del Centro de Análisis Naval, han especulado que la postura militar rusa apunta a planes para una invasión terrestre hacia Kiev, con la intención de obligar a Ucrania hacia un rumbo prorruso o un cambio de gobierno.

Todas estas predicciones se basan en el mismo fundamento: las tropas rusas se concentraron en la frontera con Ucrania. ¿Por qué estarían allí si Putin no estaba planeando algún tipo de asalto?

PUBLICIDAD

Permítanme presentar un escenario que desafía esta lógica aparentemente inquebrantable y se desarrolla como un fenómeno mediático en lugar de una guerra encarnizada. No excluye una nueva invasión: desde 2014, esa posibilidad nunca se puede descartar. Sin embargo, permite más margen de maniobra para una desescalada que las predicciones de los profesionales.

Uno de los informes que hizo que el mundo se preocupara por las tropas y equipos rusos estacionados cerca de la frontera con Ucrania el otoño pasado apareció en el New York Times (NYT) el 1 de septiembre. Citando a “altos funcionarios de la administración Biden”, decía que Rusia solo había retirado unos cuantos miles de soldados desde el susto de invasión anterior, que se había extendido durante la primavera boreal de 2021. El artículo del NYT cifraba el número de tropas en las regiones fronterizas en unos 80.000.

Desde esos primeros días de septiembre, las advertencias provenientes de los Estados Unidos y a menudo repetidas por Kiev se han vuelto más fuertes y más urgentes, con un número cada vez mayor de tropas rusas nombradas en informes de medios de comunicación citando como fuente al gobierno de Biden y a la comunidad de inteligencia de los EE.UU. A principios de diciembre, el Washington Post informó que Rusia se preparaba para atacar con 175.000 soldados. Esto supondría refuerzos masivos: el número más frecuente de estos días es 100.000 o “más de 100.000″.

PUBLICIDAD

Si ese último número es correcto, la presencia militar rusa en la frontera, más fuerte de lo habitual durante el año pasado, no ha cambiado drásticamente, al menos no en términos de número de tropas desde la primavera pasada, creciendo nuevamente en el otoño después de disminuir ligeramente durante el verano. Algunos equipos pesados, incluidos varios lanzadores de misiles, se trasladaron a Ucrania en la primavera de 2021, aunque los movimientos se han intensificado en los últimos meses desde que Ucrania se ha jactado de comprar y usar drones TB2 de fabricación turca contra las fuerzas respaldadas por Rusia en el este del país.

Rusia, en otras palabras, parece haber cambiado gradualmente su poderío militar hacia Ucrania en 2021 y está realizando más ejercicios cerca de la frontera, como lo hizo cerca de Georgia en los años anteriores a la guerra ruso-georgiana de 2008. Luego, Putin y sus estrategas tendieron con éxito una trampa para el impetuoso líder georgiano Mikheil Saakashvili, quien finalmente hizo un primer movimiento desastroso. Posiblemente Putin ha estado esperando un desarrollo similar que le daría lo que él considera un casus belli legítimo. Al igual que la Georgia de Saakashvili, Ucrania se ha estado rearmando y reestructurando su ejército, ganando confianza en que no será derrotado tan dolorosamente como lo fue en 2014. Si Ucrania toma medidas para recuperar el territorio perdido en el este, Putin podría aprovechar ese momento.

La administración Biden, sin embargo, ha logrado revertir la situación con su campaña de “viene el lobo”. Ha logrado avivar un frenesí mediático. Según Google Trends, el interés de búsqueda de noticias en Ucrania ahora es el más alto desde 2015, aunque no tanto como durante la Revolución de la Dignidad de 2014.

PUBLICIDAD
Ucrania en Googledfd

De repente, Putin estaba en el banquillo. No podía simplemente ignorar los mensajes alarmistas de Washington, ya que sus tropas estaban demostrablemente concentradas en la frontera. Su reacción instintiva fue un estallido de ira contra EE.UU., incluido el lanzamiento de una serie de demandas imposibles, como la retirada de la OTAN de Europa del Este.

Si esto pretendía llamar la atención, solo funcionó hasta cierto punto. Las reuniones diplomáticas improductivas que siguieron pueden considerarse éxitos rusos con dificultad (Dmitri Trenin, del Carnegie Endowment, lo intentó en una entrevista reciente , diciendo que las reuniones significaron la primera discusión sobre la seguridad europea que involucra a Rusia desde la reunificación alemana). Para desviar la atención, fracasó miserablemente. EE.UU. tenía suficiente poder de fuego mediático, mucho más que Rusia, para mantener el foco en la posibilidad de una nueva invasión.

Mientras tanto, la expectativa de una gran guerra y las infernales sanciones que la acompañarían ha hecho colapsar las acciones rusas: el índice MOEX Rusia alcanzó el mínimo de los últimos 12 meses el 24 de enero y ha bajado más del 20% desde su máximo de octubre. El rublo (RUB) ha perdido el 10% de su valor frente al dólar estadounidense durante el mismo período, a pesar de las impresionantes reservas de divisas de Rusia.

PUBLICIDAD

Al mismo tiempo, la campaña publicitaria ha justificado el aumento de los suministros de armas occidentales a Ucrania. El Reino Unido ha intensificado las entregas luego de que su asediado primer ministro, Boris Johnson, aprovechara la amenaza de invasión rusa para distraer a los votantes de sus escándalos. Putin, que había señalado públicamente los envíos de armas como algo irritante, de repente se encontró frente a una versión de la trampa de Saakashvili.

“Tiene que hacer algo”, dijo Biden sobre Putin. Podría leer esta declaración como una evaluación de que Putin, el hombre macho, no puede retroceder ahora, o como una señal de la anticipación de la Casa Blanca de que Putin ha sido empujado a un rincón donde es probable que haga un movimiento estúpido.

Esto último es, por supuesto, una posibilidad. Se sabe que Putin tiene las emociones a flor de piel cuando se trata de Ucrania. Sin embargo, también es experimentado y astuto; no ha hecho una declaración sobre la crisis en semanas. Es casi como si hubiera decidido esperar a que pase la histeria de la invasión y luego seguir sopesando con calma sus opciones y esperando que los gobiernos prooccidentales de Ucrania se queden sin cuerda mientras luchan ineficazmente contra la corrupción aparentemente incurable del país.

PUBLICIDAD

Si Putin necesitara una salida, podría jugar una carta que siempre ha guardado bajo la manga: el reconocimiento o incluso la inclusión en Rusia de las títeres “Repúblicas Populares” del este de Ucrania. Estas áreas grises ya están integradas en Rusia de muchas maneras. Sus residentes han recibido pasaportes rusos, muchos de ellos trabajan en Rusia o envían a sus hijos a universidades rusas. Los vínculos con Ucrania son más tenues y giran en torno al contrabando. La presencia militar rusa a lo largo de la frontera probablemente disuadiría cualquier respuesta cinética de Ucrania y, en un sentido práctico, una toma rusa de control de las regiones eliminaría un problema para Ucrania en lugar de crear uno: los acuerdos de Minsk de 2015 finalmente estarían fuera de la mesa y el victimismo de Ucrania no se vería empañado por ninguna promesa incumplida hecha bajo esos acuerdos.

La idea de la toma de poder ha sido ventilada recientemente en el dócil parlamento ruso por la oposición comunista y el Kremlin pidió públicamente a sus defensores que no sacudieran el barco. Pero una vez que la diplomacia con EE.UU. y la OTAN siga su curso, Putin podría decir fácilmente que no se ha encontrado una solución mejor. En ese caso, difícilmente perderá la reputación en casa: invitar a la población de habla rusa de las “Repúblicas Populares” al redil de la madre patria probablemente sería un movimiento popular.

En este escenario, no hay una invasión masiva, no en un futuro cercano. Esperar a que pase esta crisis tendría la ventaja adicional para el Kremlin de socavar la credibilidad de EE.UU. ¿El mundo lo creerá dentro de un año si vuelve a encender sus sirenas?

PUBLICIDAD

No digo que los expertos militares estén equivocados. Putin puede lanzar el ataque que esperan y tiene razones estratégicas para hacerlo en algún momento. Ucrania ha estado viviendo en un polvorín desde 2014. Sin embargo, es extraño que los observadores occidentales de la crisis no presten más atención al comportamiento tranquilo del presidente ucraniano Volodymyr Zelenskiy y sus ayudantes más cercanos. Podría descartarlo como fatalismo, pero lo más probable es que se deba a una lectura diferente de la situación que la que se puede extraer de los medios occidentales. Zelenskiy parece estar apostando a que Putin no será manipulado hacia la comisión de un movimiento descuidado y enojado. No soy un hombre de apuestas, pero eso espero también.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar