Green

Exclusiva: Planta de hidrógeno verde de CFE iniciará operaciones en 2023

En entrevista con Bloomberg Línea, funcionarios de la compañía estatal detallan su programa piloto de hidrogeno verde en México

La central térmica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en el pueblo de Acolman, Estado de México.
31 de enero, 2022 | 05:05 am
Tiempo de lectura: 4 minutos

Ciudad de México — La Comisión Federal de Electricidad (CFE) prevé que su planta de hidrógeno verde comience a producir combustible limpio en 2023, revelaron funcionarios de la compañía.

En entrevista exclusiva con Bloomberg Línea, el director corporativo de Planeación estratégica, Guillermo Arizmendi Gamboa, explicó que el objetivo del proyecto piloto renovable es reducir las importaciones del gas estadounidense.

PUBLICIDAD

Más del 50% de la producción de energía eléctrica del Sistema Eléctrico Nacional proviene de centrales que utilizan gas natural importado. La empresa experimentó una crisis de desabasto que se tradujo en cortes en el servicio eléctrico para 4.7 millones de hogares en 27 estados del país durante febrero de 2021, tras una tormenta invernal que paralizó a Texas, la principal región proveedora del combustible.

Esperamos que a partir de 2023 a 2024 al menos ya se tenga en operación esta planta piloto, sin embargo, estamos planteando una proyección a largo plazo donde se cuente con una estrategia sólida con la implementación de la tecnología de hidrógeno verde”, declaró Paulina Montañez Sentíes, miembro de la dirección de Planeación estratégica y encargada del departamento de estudios del Mercado Eléctrico Mayorista de CFE.

PUBLICIDAD

El hidrógeno como combustible es cosa del pasado. Este energético puso a la humanidad en la luna a bordo de la nave espacial, Apolo, en 1969. Hoy se emplea de forma comercial en las refinerías petroleras, pero el proceso para obtener el elemento más abundante del universo sin contaminar el medio ambiente requiere un proceso químico llamado electrólisis, que separa los átomos de oxígeno del hidrógeno con electricidad renovable.

La entidad de Baja California es la primera opción de la empresa para instalar la planta. Allí recibiría energía renovable de su central fotovoltaica Cerro Prieto o de la planta solar que pretende construir la compañía en Puerto Peñasco, Sonora, la más grande en América Latina.

El combustible verde se enviaría a la Central termoeléctrica Presidente Juárez, en Baja California.

CFE comenzará el proyecto usando 5% de hidrógeno y el 95% restante con gas natural en la planta, pero técnicos consultados por Montañez indicaron que algunas turbinas de CFE pueden utilizar hasta 20% de hidrógeno.

PUBLICIDAD

Al preguntarle por los montos de inversión, la funcionaria responde que el proyecto aún está en etapa de análisis técnico y económico, pero una de sus opciones de financiamiento es el Fideicomiso de Energías Limpias (Fiel), creado por la empresa en diciembre de 2021.

“Seguimos analizando el presupuesto necesario”, mencionó.

PUBLICIDAD

El electrolizador es uno de los equipos principales de una planta de hidrógeno, el cual requiere inversiones de “millones de dólares”, según la representante de la compañía.

Un documento de CFE visto por Bloomberg Línea detalla que la empresa estudia desde mayo de 2021 el uso de equipos electrolizadores, ubicados en la Central Termoeléctrica de Lerma en el estado de Campeche, para su posible uso en el proyecto piloto, los cuales requieren reparaciones y reemplazos de componentes mecánicos y eléctricos.

PUBLICIDAD

Lee también: CFE anunciará la adjudicación de 33 proyectos tras licitaciones desiertas

La representante de CFE descartó utilizar almacenamiento masivo y transporte de hidrógeno verde por gasoductos en la primera etapa del plan.

PUBLICIDAD

Uso de agua en una región con sequía

La principal dificultad del proyecto es el agua necesaria para obtener el combustible gaseoso, porque debe tener características específicas que cumplan la calidad para el proceso sin dañar los equipos, como la sal en el caso de agua de mar.

Baja California es un estado que enfrenta una sequía severa por más de seis meses en la zona centro y moderada en un lapso menor a un semestre en la zona periférica de la entidad, según el monitor de sequía de México de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) al 15 de enero de 2022.

PUBLICIDAD

Lorena Espinoza, asesora técnica de la Sociedad Alemana para la Cooperación Internacional en México (GIZ por su acrónimo en alemán) mencionó que se necesitan 55 kiloWatts-hora (kWh) y nueve litros de agua para producir un kilogramo de hidrógeno verde.

“En esta primera opción viable ya está contemplada la cantidad de agua necesaria para una producción pequeña de hidrógeno verde”, agregó Montañez.

¿Seguridad energética o negocio?

Desde que comenzó su Gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha criticado a las energías solar y eólica en manos del sector privado por ser caras y poner en arriesgo la confiabilidad del sistema eléctrico del país por su intermitencia y falta de planeación del gobierno anterior.

En medio de una guerra de declaraciones con la iniciativa privada, enriquecida por una iniciativa de reforma constitucional en el Congreso para darle el control del sector a CFE, el Gobierno mexicano intenta rehabilitar centrales hidroeléctricas y geotérmicas, además de construir el proyecto solar en Sonora.

Sandra Bucio, encargada de la subgerencia de Análisis económico y demanda en la dirección corporativa de planeación de CFE, recordó que GIZ publicó un documento con el potencial de hidrógeno verde para México con los sectores más rentables y de rápida adopción, con secciones especiales para CFE y Pemex.

La demanda de hidrógeno verde en México para las grandes industrias, como las empresas cementeras y mineras, crearía un mercado US$700 millones anuales hacia 2050, según el documento de la agencia alemana.

Los funcionarios descartaron una colaboración con la iniciativa privada para el proyecto, pero están trabajando con el Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias (INEEL) y el Instituto de Investigación de Energía Eléctrica de Estados Unidos (EPRI, por sus siglas en inglés).

La alianza institucional intenta afinar los detalles del proyecto y medir la capacidad de generación en toneladas con esta tecnología para poder escalarla a otras centrales de la compañía y reducir la creciente demanda de gas natural hacia el horizonte de 2050, según Arizmendi.

“El hidrógeno verde debe ser la contraparte que la reduzca”, concluyó el directivo.

Te puede interesar:

Convierta a Bloomberg Línea en su fuente de noticias

PUBLICIDAD