Mercados

Rusia no puede deshacerse del riesgo de default pese a pago de bonos a última hora

Los bonos están atascados en niveles de dificultad y los swaps de incumplimiento crediticio a cinco años sitúan la probabilidad de impago en un 87%

Las medidas vigentes impuestas a Rusia tras su invasión de Ucrania ya han complicado gravemente los pagos, dificultando y bloqueando el movimiento de dinero.
Por Libby Cherry y Giulia Morpurgo
07 de mayo, 2022 | 12:51 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — Rusia evitó por poco el impago de su deuda la semana pasada, pero los mercados siguen pensando que está al borde del precipicio.

Los bonos están atascados en niveles de dificultad y los swaps de incumplimiento crediticio a cinco años sitúan la probabilidad de impago en un 87%. Estas probabilidades son menores que en abril, pero siguen siendo elevadas.

¿La razón? La tendencia de los gobiernos internacionales hacia el endurecimiento de las sanciones y la generalización de las restricciones mantiene a los inversores en la incertidumbre sobre la probabilidad de que reciban los futuros pagos que se les adeudan. Incluso si Moscú sigue presionando para conseguir dinero a través del laberinto de normas, el éxito está lejos de estar garantizado.

PUBLICIDAD

“Es probable que Rusia acabe incumpliendo”, afirma Elena Daly, fundadora de EM Conseil, una empresa de asesoramiento con sede en París especializada en la gestión de la deuda soberana. “En 2008-09 vimos lo rápido que pueden fundirse las reservas de divisas. No se trata sólo de los próximos pagos del servicio de la deuda, Rusia también necesita financiar la maquinaria de guerra y las importaciones vitales”.

La deuda soberana rusa se mantiene en niveles muy difíciles a pesar de los recientes pagosdfd

Las medidas vigentes impuestas a Rusia tras su invasión de Ucrania ya han complicado gravemente los pagos, dificultando y bloqueando el movimiento de dinero.

A continuación, los acreedores recurren a una laguna jurídica crucial que ha permitido a los inversores seguir recibiendo los pagos de los bonos. La exención -la Licencia General 9A, emitida por la Oficina de Control de Activos Extranjeros de EE.UU.- debe cerrarse el 25 de mayo, dos días antes de que venzan los cupones equivalentes a unos US$100 millones.

PUBLICIDAD

En caso de que el Tesoro estadounidense prorrogue la exención, Rusia podrá seguir pagando a través de sus bancos no sancionados siempre que disponga de los dólares y otras divisas en su país. Estados Unidos considera que es una forma de obligar a Rusia a gastar sus ahorros locales. Pero por ahora, Moscú tiene mucho dinero en efectivo, gracias a los miles de millones que ingresan semanalmente por sus ventas de petróleo, gas y otras materias primas, incluso a Europa.

Pero si la excepción termina, y los reguladores de la Unión Europea y el Reino Unido imponen restricciones similares, el impago volvería a estar sobre la mesa al cortarse otra importante vía de pago.

Opciones monetarias

Un posible impago “seguirá estando determinado por la voluntad de pago de Rusia, pero las consideraciones geopolíticas y políticas, así como la situación sobre el terreno, son igual de importantes”, dijo Natalia Gurushina, economista de estrategia de renta fija de mercados emergentes en Van Eck Associates Corp.

En estos momentos, los gobiernos de todo el mundo se están moviendo en la dirección de endurecer las sanciones contra Rusia. La UE propone prohibir las importaciones de petróleo ruso y reducir su dependencia del gas del país, lo que supone un golpe a una fuente clave de fondos para Moscú.

Esto mantiene la atención de los inversores en cada paso que da Rusia para el servicio de su deuda soberana. Los dos pagarés con pago el 27 de mayo cotizan por debajo de los 30 céntimos, a pesar de que cuentan con soluciones monetarias en sus condiciones. Sin embargo, esas opciones podrían resultar irrelevantes si el Reino Unido y la UE reflejaran un posible fin del carveout estadounidense.

Uno de los bonos -un tramo denominado en dólares con vencimiento en 2026- permite el pago en euros, francos suizos o libras esterlinas, así como el pago de intereses en dólares a cuentas en Suiza, el Reino Unido o la UE. Si el prestatario opta por esta solución alternativa, tiene que avisar a los acreedores con al menos cinco días de antelación, según los documentos de los bonos.

PUBLICIDAD

El bono 2036 denominado en euros tiene una cláusula adicional que permite el pago en rublos. Eso es poco consuelo para los inversores extranjeros: como las cámaras de compensación internacionales ya no procesan las transacciones rusas, los fondos probablemente permanecerán en el Depósito Nacional de Liquidación de Rusia o se transferirán a una cuenta “tipo C” en Rusia abierta a nombre de los tenedores de bonos.

La próxima transferencia soberana que estipula el pago exclusivamente en dólares es el 24 de junio, cuando vencen los intereses de una nota soberana de 2028, según datos recopilados por Bloomberg.

PUBLICIDAD