Bloomberg Opinión
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — Una inflación como esta no puede durar siempre en EE.UU. Cómo terminará es ahora la cuestión más acuciante. A menudo se necesita una recesión para acabar con la inflación. El economista Lawrence Summers observó que así ha sido cada vez que la inflación era tan alta y el mercado laboral estaba tan ajustado.

Pero nunca antes habíamos experimentado una inflación provocada por el cierre de la economía. Así que tal vez esta vez sea diferente. Existe la esperanza de que, con algunas subidas de tasas hábilmente calibradas y algunos mensajes muy, muy buenos, la Reserva Federal pueda reducir la inflación y evitar una recesión. La Reserva Federal podría aumentar las tasas lo suficiente como para evitar que la inflación empeore, y entonces las presiones de las cadenas de suministro y otras presiones post-pandémicas retrocederán y el exceso de inflación desaparecerá. Ya hay indicios de que la inflación se está moderando.

PUBLICIDAD

Sin embargo, hay otra alternativa, quizá más probable. Yo la llamo un aterrizaje accidentado, pero que no llega a ser un choque. La economía podría caer en una recesión después de que la Fed reduzca la inflación, pero será una recesión muy leve y breve, o incluso sólo unos años de crecimiento anémico.

Lo preocupante es que la inflación ya se ha incorporado en forma de salarios más altos y el hecho de que la gente espera que los precios sigan subiendo. Una vez que los salarios se disparan y las expectativas se fijan, la inflación cobra impulso y es mucho más difícil de controlar. Así que es probable que los esfuerzos de la Fed bajen la temperatura, pero la inflación seguirá estando muy por encima del objetivo del 2%, tal vez el 5% o el 6%, incluso después de que los factores transitorios se difuminen.

Si ese es el caso, la Fed tendrá que considerar la posibilidad de aumentar las tasas más allá del nivel neutral, lo que podría provocar un aumento del desempleo y desencadenar una recesión. Subir las tasas demasiado tarde y en exceso es exactamente lo que ha provocado varias recesiones en el siglo XX. Las investigaciones de los economistas Michael Bordo y Mickey Levy sostienen que la Reserva Federal causó la mayoría de las recesiones del siglo XX, y normalmente fue porque se equivocó en el momento y el nivel de los cambios de tasas. Ven muchos paralelismos actuales con la década de 1970. Una diferencia: Hasta ahora la Fed parece decidida a no hacer nada que aumente el desempleo, al menos no directamente.

PUBLICIDAD

Pero podría producirse una recesión aunque la Fed no suba las tasas lo suficiente como para enfriar una economía sobrecalentada. Si la inflación sigue siendo alta y los salarios no aumentan lo suficiente para igualarla (como ocurre ahora), la propia inflación podría provocar una recesión. Actúa como un gran recorte salarial para toda la economía y el consumo caerá. La inflación también crea más incertidumbre y hace que los activos en dólares sean menos atractivos.

Sin embargo, hay razones para creer que una recesión actual no será tan grave como la de 2008, o incluso la de 2001. Las pérdidas de empleo suelen producirse cuando las empresas reducen sus inversiones y contrataciones. Las empresas suelen entrar en las recesiones con un alto nivel de inversión e inventarios. Una vez que llega la recesión, recortan el gasto y reducen los inventarios.

Esta vez no. Los inventarios ya son bajos, al igual que la inversión. La rigidez del mercado laboral no se debe a un exceso de inversión o a una acumulación de inventarios. A diferencia de 2008, los balances de los hogares están en buena forma. La gente no está excesivamente apalancada, y muchos más tienen ahorros. Una de las principales razones por las que la recesión de 2008 fue tan grave fue que los hogares empezaron con un exceso de endeudamiento. Se necesitaron años para que sus balances se recuperaran y para que los consumidores empezaran a gastar de nuevo. Ahora los gobiernos estatales y locales siguen teniendo dinero de la pandemia y pueden seguir gastando si llega una recesión. Una recesión leve podría suponer un cierto aumento del desempleo, pero no mucho. Puede que ni siquiera sea suficiente para calificarla de recesión si el crecimiento del PIB se ralentiza sin pasar a una contracción.

PUBLICIDAD

Esto no quiere decir que no haya motivos de preocupación. Una recesión leve no será algo bueno. Algunas personas perderán sus empleos, y no será fácil encontrar otro. El mercado de valores puede seguir cayendo, lo que hará que la gente se empobrezca, especialmente las personas que se cargaron de activos de mayor riesgo como las acciones individuales y las criptomonedas. Y, por muy leves que sean, las recesiones tienden a perjudicar más a las personas de bajos ingresos, que son las que tienen más probabilidades de perder sus empleos y cuentan con ahorros mucho más escasos.

Las recesiones siempre tienen un costo humano. Sin embargo, puede ser un pequeño consuelo que una recesión leve a corto plazo signifique que se puede evitar una recesión muy mala en el futuro. Las recesiones graves provienen de empresas y hogares excesivamente apalancados que invierten en activos que quiebran. Las recesiones obligan a las malas inversiones a perder dinero y a las empresas que apenas aguantaban a hundirse. Desde una perspectiva más amplia, las recesiones también obligan al capital y a los trabajadores a emigrar a otro lugar que pueda ser más productivo.

Y ese puede ser el caso de la leve recesión que se avecina. Dice mucho que los mercados y los comentaristas estén preocupados por una recesión si la Reserva Federal sube las tasas hasta lo que en realidad sería sólo el 0% después de tener en cuenta la inflación, es decir, un nivel neutral. Sugiere que creen que los mercados financieros y laborales no pueden sostenerse si la Fed no acomoda activamente la economía. Si ese es realmente el caso, entonces la economía no puede crecer de forma sostenible y puede necesitar un pequeño reajuste. Una leve recesión no sólo podría romper la inflación, sino que podría ser lo que la economía necesita para volver a la normalidad.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de bloomberg lp y sus propietarios