Los operadores trabajan en el piso de la Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE) el 18 de mayo de 2022 en la ciudad de Nueva York.
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — Se suponía que las ganancias salvarían el mercado de valores de Estados Unidos, pero bien pueden resultar ser su ruina.

En el último ejemplo de problemas, el gigante de equipos de red Cisco Systems Inc. (CSCO) dijo a los inversionistas a última hora del miércoles que las interrupciones de suministro borrarían el crecimiento de las ventas en el trimestre actual, lo que se suma a las revisiones de perspectivas negativas esta semana de los minoristas Walmart Inc. (WMT) y Target Corp (TGT). En todos los casos, se produjeron masacres bursátiles, el mercado en general fue atacado y los analistas comenzaron a recortar sus estimaciones sobre dónde podrían terminar los precios de las acciones este año.

PUBLICIDAD

Unas 162 empresas del índice S&P 500 recibieron reducciones de precios objetivo el jueves, frente a sólo 62 aumentos, según datos de Bloomberg. La diferencia marcó uno de los cambios más bruscos en el sentimiento de los analistas en los 11 años de la serie.

Los recortes diarios de los precios objetivo de los analistas superan drásticamente las subidasdfd

Durante meses, los optimistas del mercado se han convencido de que las ganancias apuntalarían el mercado bursátil frente a la inflación de 40 años y los crecientes tasas de interés. En su opinión, la resistencia de la demanda de los consumidores mantendría la solidez de las ventas, pero pocos contaban con la persistencia de los atascos en la cadena de suministro, que pueden provocar estantes vacíos un mes y excedentes al siguiente. Ahora, los analistas están revisando esos supuestos, pero es probable que sólo estén empezando en serio, y ni siquiera han comenzado a procesar la posibilidad de una recesión en toda regla.

PUBLICIDAD

Si los precios de las acciones se reducen esencialmente a los beneficios esperados y al múltiplo que se les asigna (la relación precio-beneficio, o P/E), entonces la primera parte de 2022 se centró principalmente en la P, y el resto en la E.

Las valoraciones del índice S&P 500 han bajado de la estratosferadfd

Claramente, las expectativas de ganancias todavía tienen mucho espacio para ajustarse a la baja. Las estimaciones de ganancias del S&P 500 compiladas por Bloomberg todavía implican un crecimiento de las ganancias ajustadas del 10,1% en 2022 a alrededor de US$227 por acción. Incluso excluyendo las acciones energéticas que se están beneficiando de la subida de los precios del petróleo, las proyecciones suponen una ganancia del 5,7%.

PUBLICIDAD

Como escribió el jueves el cofundador de DataTrek Research, Nicholas Colas, gran parte de ese crecimiento esperado de las ganancias por acción se concentra en lo que queda del año. Los inversionista pueden estar percibiendo la endeblez de esas proyecciones, a juzgar por la venta del 4% del S&P 500 el miércoles, la peor desde junio de 2020, pero los analistas todavía no están allí. “Esa historia se está desmoronando”, me dijo Colas el jueves. “Cada ciclo bajista tiene esos días emblemáticos en los que el mercado como que capta el tema. Y creo que ayer fue uno de esos días”.

Los analistas encuestados por Bloomberg esperan un gran segundo semestre de 2022dfd

Entonces, ¿cuánto bajarán realmente las acciones? Colas sugiere considerar “la vieja ‘Regla del 20′ de Wall Street”:

PUBLICIDAD

... que dice que las expectativas de inflación más el ratio PE del S&P es igual a 20 en el tiempo. Las expectativas actuales de inflación a 10 años son del 2,7 por ciento, lo que hace que el “valor razonable” sea 17,3 veces.

Coincidentemente, ese es aproximadamente el múltiplo al que cotiza el mercado hoy. Si asume el múltiplo de la regla empírica de Colas y las ganancias disminuyen un 5% con respecto a su tasa de ejecución en los últimos dos trimestres, eso produce un valor S&P 500 de 3616, según los cálculos de Colas, en comparación con un cierre de 3900,79 el jueves. En consecuencia, una caída de las ganancias de:

PUBLICIDAD

10% = 3,425

15% = 3,235

PUBLICIDAD

25% = 2,837

En una recesión típica, las ganancias caen un 25%, dijo Colas, pero no es necesario imaginar el peor escenario para ver cómo las acciones podrían bajar desde aquí. Hay muchos otros riesgos, por supuesto, incluyendo otra ola de la pandemia; la guerra de Rusia en Ucrania; y la posibilidad de que la inflación se arraigue tanto que ni siquiera se disipe en una recesión económica: el escenario de pesadilla de la estanflación. Lo que está claro es que las ganancias ya no son una excusa viable para mantener una actitud positiva con respecto a las acciones. Sin ese colchón, el mercado podría enfrentar un largo camino a la baja.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.