Mercados

Acciones de EE.UU. caen y el S&P 500 cierra el peor primer semestre desde 1970

El índice cayó un 21% en los primeros meses del año. Los bonos del Tesoro cayeron a alrededor de 3%

Imagen de la Bolsa de Valores de Nueva York
Por Rita Nazareth
30 de junio, 2022 | 10:17 am
Tiempo de lectura: 1 minuto

La caída de las acciones en EE.UU. se profundizó este jueves después de que débiles datos sobre el gasto de los consumidores en el país alimentaran las preocupaciones sobre una recesión. El S&P 500 sufrió su primer semestre más cruel desde la presidencia de Richard Nixon.

Fue una derrota digna de los libros de historia, ya que el indicador de referencia cayó un 21% en los primeros seis meses del año, el mayor desplome en ese periodo desde 1970. Los superlativos siguieron acumulándose en Wall Street, con los rendimientos de los bonos estadounidenses a 10 años cayendo hasta cerca del 3%, desde el 3,5% de mediados de junio. El dólar tuvo su mejor trimestre desde 2016. La caída de casi el 60% del bitcoin desde finales de marzo fue la mayor desde el tercer trimestre de 2011.

PUBLICIDAD

El gasto del consumidor estadounidense cayó por primera vez este año, lo que sugiere una economía en una base algo más débil de lo que se pensaba en medio de la rápida inflación y las subidas de tasas de interés por parte de la Reserva Federal.

La opinión de que los bancos centrales deben actuar con rapidez a la hora de elevar las tasas porque han juzgado mal la inflación ha agitado los mercados, y los operadores han aumentado las apuestas de que la economía se doblegará bajo las campañas de endurecimiento monetario. La confianza de los hogares se encuentra en un mínimo histórico y el mercado laboral, aunque aún robusto, está mostrando algunos signos de suavización.

“La mayor preocupación ahora mismo es la estanflación”, dijo Fawad Razaqzada, analista de mercado de City Index y Forex.com. “Hacia allí se dirige la economía mundial, creen los operadores, y los bancos centrales no podrán hacer mucho al respecto. Si se aprietan demasiado el cinturón, esto afectará al PIB, mientras que si se lo vuelven a aflojar, esto no hará sino alimentar aún más las presiones inflacionistas. En este contexto, es difícil justificar la compra de acciones y por eso estamos viendo cómo se rompen continuamente los niveles de soporte”.

PUBLICIDAD