Mercados

La peor liquidación de acciones en 52 años en EE.UU. podría no haber terminado

Después de que casi todos en Wall Street erraron sus pronósticos para este año, los inversores se centran en una mezcla tóxica que significa estanflación, así como más daño a las valuaciones

Código postal 07111: Una venta de cierre de una tienda en Irvington, Nueva Jersey, el martes 30 de marzo de 2021. Fotógrafo: Gabriela Bhaskar/Bloomberg
Por Sagarika Jaisinghani, Jessica Menton y Jan-Patrick Barnert
02 de julio, 2022 | 02:49 pm
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg — Para muchos inversores, ha sido un tiempo de caos y elevados costos. Pero el 2022 solo va a la mitad y la historia de las acciones probablemente incluirá más giros y vueltas antes de que termine el año.

Tras el peor primer semestre desde 1970, las acciones de Estados Unidos enfrentan ahora un triple golpe: persistente inflación, riesgos de recesión y la amenaza para las ganancias corporativas a causa de una menor confianza del consumidor. Después de que casi todos en Wall Street erraron en sus pronósticos para este año, los inversores ahora se centran en una mezcla tóxica que significa estanflación, así como más daños a las valuaciones.

PUBLICIDAD

“El próximo 10% probablemente bajará de aquí, no subirá”, dijo Scott Ladner, director de inversiones de Horizon Investments. “Un fondo de mercado rápido necesitará un giro en la política del banco central, y no creemos que sea una posibilidad en los próximos meses”.

De hecho, se espera que la Reserva Federal aumente las tasas mientras trata de controlar la inflación, en lugar de llenar el mercado con efectivo como lo hizo en 2008 y 2020, prácticamente el combustible para el poderoso mercado alcista que ahora ha llegado a su fin. detener.

PUBLICIDAD

Este año es uno de los peores en términos de grandes caídas diarias, ya que el índice S&P 500 cayó un 2% o más en 14 ocasiones, colocando al 2022 en la lista de los 10 primeros según datos compilados por Bloomberg que se remontan a dos décadas.

Pese a eso, el índice de volatilidad CBOE, el llamado indicador de miedo, está por debajo de los niveles vistos en mercados bajistas anteriores, lo que sugiere que el mercado aún no ha visto la baja necesaria para provocar un repunte sostenible.

Según la historia de los mercados bajistas anteriores, el S&P 500 debería experimentar un repunte a fines de 2022. En los años de recesión, es una historia diferente, con nuevos mínimos en primer lugar.

El rebote será efímero si aumenta el riesgo de recesióndfd

Michael J. Wilson de Morgan Stanley, uno de los bajistas más vocales de Wall Street, dice que el S&P 500 necesita caer otro 15% a 20% a unos 3.000 puntos para que el mercado refleje completamente la escala de la contracción económica. Para Peter Garnry, director de estrategia de renta variable de Saxo Bank A/S, el fondo está un 35 % por debajo del máximo histórico de enero, lo que implica nuevas caídas de alrededor del 17 %.

PUBLICIDAD

“Empresas como Tesla y Nvidia, y las criptomonedas, deben capitular antes de que se eliminen los excesos especulativos y se toque fondo”, dijo Garnry.

Los alcistas de Wall Street ven una mejor segunda mitad, aunque no será suficiente para recuperar toda la caída hasta ahora. En Europa, los estrategas en una encuesta esperan que el Stoxx 600 registre caídas del 4% en el año. Actualmente ha bajado un 17%.

PUBLICIDAD

Prueba de ganancias

En medio de todo el pesimismo, las estimaciones de ganancias corporativas se han mantenido relativamente optimistas. Eso se pondrá a prueba cuando las empresas estadounidenses y europeas comiencen a reportar las ganancias del segundo trimestre en dos semanas. Hasta ahora, la demanda se ha mantenido incluso cuando el estado de ánimo de los consumidores se amargó, pero recientemente ha habido indicios de que el gasto en EE.UU. se está suavizando.

Las expectativas de margen neto del S&P 500 alcanzan un récord
dfd

“El gasto se ha mantenido porque la brecha se ha cerrado con los ahorros acumulados durante la pandemia”, dijo Anneka Treon, directora general de Van Lanschot Kempen. “Y eso obviamente es insostenible”.

PUBLICIDAD

Hay mucho margen para las rebajas, y las estimaciones del margen de beneficio global se consideran demasiado optimistas. Para los estrategas de Goldman Sachs Group Inc., es probable que los márgenes de las empresas estadounidenses disminuyan el próximo año, ya sea que la economía entre en recesión o no.

En Europa, los analistas de las empresas Stoxx 600 son los más optimistas desde 2001, según datos de Bloomberg. Y aunque un índice de Citigroup Inc. (C) que rastrea la cantidad relativa de mejoras y rebajas de las ganancias por acción muestra los mayores recortes en EE.UU. desde 2020, la cantidad de rebajas en Europa apenas ha comenzado a superar en número a las mejoras.

PUBLICIDAD

Alemania se encuentra entre los mercados en riesgo, ya que los cortes de Rusia en el suministro de gas amenazan el corazón industrial de la economía más grande de Europa.

Las fuertes expectativas de ganancias han hecho que las valoraciones de EE.UU. y Europa parezcan más baratas en comparación con los promedios a largo plazo, lo que ha tentado a algunos inversores a comprar en la caída y alimentar los repuntes a corto plazo. Pero en comparación con los rendimientos de los bonos, las acciones, al menos en Europa, no parecen tan baratas.

PUBLICIDAD

‘Inflación, Inflación, Inflación’

Si bien las preocupaciones por la recesión van en aumento, el núcleo del problema es la inflación galopante. Continuó aumentando incluso cuando los bancos centrales tomaron medidas más agresivas, creando un doble golpe que podría ser una gran parte del punto de inflexión de la recesión. Aunque hay algunas señales de que la inflación máxima está acercándose , los banqueros centrales están presionando, acusados de subestimar la amenaza a principios de año.

“La inflación está en niveles que muchas personas no han experimentado antes y los bancos centrales están subiendo las tasas a niveles que no se veían desde antes de la crisis financiera mundial”, dijo Caroline Shaw, gerente de cartera de Fidelity International. “Es probable que se produzcan errores en las políticas y estos pueden tener un gran impacto en los mercados”.

En los mercados emergentes, los inversores también dicen que necesitan que la Fed se vuelva menos agresiva para aliviar las preocupaciones. Eso a pesar de la caída de las valuaciones, ya que las acciones registraron su peor rendimiento en la primera mitad desde 1998, cuando la crisis financiera asiática trastornó los mercados y Rusia entró en incumplimiento. Los bancos centrales agresivos y el crecimiento económico más lento ejercerán una presión particular sobre los mercados de Taiwán y Corea del Sur, con mucha tecnología y orientados a la exportación. Sus respectivos puntos de referencia bursátiles se encuentran entre los más rezagados de la región este año.

“Inflación, inflación, inflación”, dijo Ipek Ozkardeskaya, analista senior de Swissquote. Eso “determinará si veremos un cambio de sentido antes de que las cosas empeoren o si el mundo debería prepararse para una oscuridad más profunda durante la segunda mitad del año”.

-Con la ayuda de Elena Popiña, Farah Elbahrawy, Kat Van Hoof, Ishika Mookerjee y Simón Blanco

PUBLICIDAD