Mercados

Productividad cae por segundo trimestre en EE.UU.; costos laborales aumentan

Las cifras representan las caídas consecutivas más débiles en datos que se remontan a 1947. En términos interanuales, la producción por hora sufrió la mayor caída registrada

Una bandera estadounidense cuelga en una fábrica de Fort Worth, Texas.
Por Reade Pickert
09 de agosto, 2022 | 01:03 PM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — La productividad cayó por segundo trimestre consecutivo en Estados Unidos, al tiempo que la economía se contrajo durante esos períodos, provocando otro aumento de los costos laborales. Esto aumenta el riesgo de mantener la inflación alta y complica aún más los esfuerzos de la Fed para controlar la inflación en el país norteramericano.

La productividad, o la producción por hora de los empleados de las empresas no agrícolas, disminuyó un 4,6% anual en el segundo trimestre. Había caído a ritmo del 7,4% en los tres meses anteriores, según mostraron el martes las cifras del Departamento de Trabajo.

La productividad de EE.UU. registra los peores datos consecutivos desde la década de 1940dfd

Las cifras representan las caídas consecutivas más débiles en datos que se remontan a 1947. En términos interanuales, la producción por hora sufrió la mayor caída registrada.

PUBLICIDAD

Con la caída de la productividad, los costos laborales unitarios aumentaron un 10,8% en el segundo trimestre respecto a los tres meses anteriores. El aumento respecto al año anterior fue el mayor desde 1982.

El costo de la mano de obra es el mayor gasto de muchas empresas, por lo que éstas suelen adoptar nuevas tecnologías y mejorar los equipos para que sus trabajadores sean más productivos, lo que ayuda a amortiguar el impacto inflacionista de la subida de los salarios.

Sin embargo, los costos laborales están superando el objetivo de inflación del banco central en casi cinco veces al año, lo que sugiere una presión alcista sostenida sobre los precios al consumo y, en última instancia, hace más difícil la lucha contra la inflación de la Fed.

PUBLICIDAD

Lo que dice Bloomberg Economics...

“La productividad del segundo trimestre sufrió la mayor caída interanual desde que se dispone de datos en 1947. Los descensos de esta magnitud no son sostenibles: los abrasadores costos laborales acabarán provocando la congelación de las contrataciones y despidos a menos que se produzca un fuerte repunte del crecimiento. El aumento de las probabilidades de recesión sugiere que lo primero es más probable que lo segundo”.

-Yelena Shulyatyeva y Eliza Winger, economistas

La tasa de desempleo ha vuelto a caer a su nivel pre-pandémico del 3,5% (igualando un mínimo de cinco décadas) y las ofertas de empleo superan a los desempleados en casi dos a uno. La competencia por los trabajadores ha impulsado un aumento de los salarios en todos los sectores, especialmente entre los trabajadores con menores ingresos. Si bien la remuneración por hora avanzó en el trimestre, cayó un 4,4% ajustada a la inflación.

Pero el mercado de trabajo es un punto brillante en un panorama económico que se está oscureciendo. La elevada inflación, la más alta de las últimas décadas, ha lastrado el gasto de los consumidores y ha provocado la adopción de medidas de política monetaria agresivas por parte de la Reserva Federal para frenarla.

Se espera que los datos que se publican el miércoles muestren que el indicador de la inflación de los precios al consumo se desaceleró en julio debido a la caída de los costos de la gasolina. Si se excluyen los alimentos y la energía, es probable que la inflación anual se acelere, lo que subraya la amplitud de las presiones sobre los precios en la economía.

PUBLICIDAD

Aunque las tasas de crecimiento de la productividad pueden ser extremadamente volátiles en los ciclos económicos normales, la pandemia y la posterior recuperación de los dos últimos años han hecho que las cifras sean aún más propensas a grandes fluctuaciones.

Es probable que se tarde algún tiempo en establecer la tendencia subyacente de la productividad tras la pandemia, pero si se ha desviado permanentemente, podría haber repercusiones duraderas para el bienestar de la economía a largo plazo.

La producción de las empresas no agrícolas, medida por este informe, que representa aproximadamente el 75% del producto interior bruto, cayó un 2,1%. La economía, medida por el PIB, se contrajo por segundo trimestre consecutivo, ya que la inflación, tan alta como hace décadas, redujo el gasto de los consumidores y las subidas de los tipos de interés de la Reserva Federal obstaculizaron a las empresas y a la vivienda.

PUBLICIDAD

Las horas trabajadas, el otro factor de cálculo de la productividad, aumentaron un 2,6%. Esta cifra es la mitad del ritmo del trimestre anterior.

Con la asistencia de Olivia Rockeman y Maria Paula Mijares Torres.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD