Argentina

Máximo Cavazzani, de etermax: “Si no se cuida la industria del software las empresas se van”

Creó Preguntados, uno de los juegos más populares del mundo; no busca ser unicornio pese a que su valuación dice lo contrario. Apuesta al talento argentino, a la promoción del sector IT, y al mundo adtech

Foto: Gentileza etermax
15 de agosto, 2022 | 05:00 AM
Tiempo de lectura: 8 minutos

Buenos Aires — “Somos más que una empresa de gaming. En realidad somos una empresa de innovación tecnológica en entretenimiento”. Apenas se introduce a la charla, Maximo Cavazzani redefine el lugar en el que hoy se encuentra parado etermax, la empresa generadora de juegos como Preguntados, Trivia, Apalabrados y Mezcladitos. A pesar del éxito que ha cosechado en los últimos años, el emprendedor advierte que la industria del software enfrenta en Argentina “problemas económicos distorsivos”.

Los gobernantes deberían tener más en cuenta las ventajas para todos que generan este tipo de empresas, y promocionarlas”, afirma, al sostener que “si no se cuida la industria del software, las empresas y los talentos se van y es menos lo que se aporta al país”.

Hace 12 años, un Cavazzani de 24 años daba forma a etermax, empresa madre de Preguntados, hoy una de las marcas argentinas más populares en los EE.UU. Con presencia en 179 países más, lleva 800 millones de descargas desde Canadá a Tierra del fuego, Turquía, Guayana.

PUBLICIDAD

Pese a que le escapa al mote de unicornio, analistas del sector coinciden en que la valuación de la empresa ya supera los US$1.000 millones necesarios para integrar la selecta categoría de empresas exitosas. Más allá de la etiqueta, dice tener un colchón lo suficientemente sólido como para que la empresa se autosustente por 20 años más.

Su empresa trascendió el mundo del entretenimiento para llevar esa experiencia a las marcas a través de su división de Brand Gamification. Precisamente este área ofrece soluciones de marketing y publicidad, traspasando así el mundo de los videojuegos para llegar a empresas de otros rubros, al igual que su división de Inteligencia Artificial.

“Buscamos diseñar productos con los que podamos entretener, pero siempre parados en la innovación. Este año, definimos tres verticales donde queremos concentrarnos: blockchain, gaming y metaverso. Cada año decidimos volcarnos hacia proyectos que necesita el mundo, eso se va reviendo y puede cambiar los planes, son procesos de experimentación que llevamos adelante para nuevos negocios, para lo que necesita el mundo”.

PUBLICIDAD
Foto: Gentileza etermaxdfd

La siguiente conversación fue editada por motivos de extensión y claridad.

Bloomberg Línea: ¿Y qué necesita el mundo?

Máximo Cavazzani: El futuro y el presente son difusos. Todo lo que tiene que ver con metaverso ya es medio el presente pero la gente aún no se dio cuenta. Blockchain, por ahora, es más especulativo y todavía puede ser que vire hacia otro lugar. Y lo que tiene que ver con contenido es el hoy para nosotros. Tiene que ver con llevar Preguntados y la experiencia de Trivia al siguiente nivel. Pero vamos poniendo nuestras fichas en diferentes lugares con el fin siempre de generar un negocio, sino no es sostenible a futuro. Nuestra empresa se sustenta con capital propio y tiene todo para estar durante años.

¿Cuál es el siguiente nivel?

Queremos estar primero en metaverso para desarrollar nuestra propiedad intelectual y ser de los primeros en ese mundo. En blockchain podemos hacer que el gaming le dé el poder al usuario y la idea es tener a fin de este año prototipos definidos para ello. Al mismo tiempo, surge adtech para monetizar mejor nuestros productos y llevar ese servicio a otras empresas de juegos, así como ser proveedores. Nosotros somos publicidad y venta, no publicidad o venta.

¿Las empresas entienden la sinergia entre publicidad y venta?

M.C.:- Y tuvo que pasar una pandemia para que el mundo se empiece a dar cuenta. Lo que hubo durante la pandemia es una transición acelerada a la digitalización. En esa transición, comenzó la demanda de publicidad digital innovadora. Nosotros que diseñamos experiencia basadas en gamificación para que las marcas para que tengan un plus en su propuesta de valor a sus usuarios, vimos crecer ese segmento que ya veníamos trabajando. Lo que creció es la necesidad de llevar clientes de la parte física a la digital y de esa necesidad surgieron nuevas herramientas: más interacción, minijuegos, trivias, a veces con preguntados a veces no. Agregamos el valor de la gamificación y la tecnología para desenfocar al usuario de que está mirando una publicidad.

¿Como ves el mercado cripto y el desarrollo de blockchain?

El mercado cripto es muy inmaduro. Me hace acordar mucho a la burbuja del año 2000, donde hubo una especulación financiera basada en una realidad. blockchain es una tecnología mucho más grande que vino para quedarse. Puede ser que esté a la altura de descubrimientos como internet o como una base de datos. En la Argentina, no hay educación financiera ni hay un mercado de capitales, así que hay que aprender a manejar las finanzas y las finanzas digitales porque una mala administración te puede arruinar la vida. El riesgo de los activos financieros es alto y es difícil percibirlo si no se está preparado. El precio del bitcoin no es el precio de blockchain. Blockchain va a generar cambios en la industria del gaming, por ejemplo, y queremos estar ahí. De acá a 10 años va a ser muy importante.

¿Cómo se piensa en el largo plazo en un país como Argentina?

Cuando saqué Preguntados el desafío era que las marcas publiciten en juegos. Hoy nadie piensa que una marca no va a hacerlo. Una vez que el futuro lo entiende todo el mundo, ya no nos sirve a nosotros. A nosotros nos sirve el futuro que puede ser. Yo tengo un acercamiento a los problemas en el cual los miro de cerca, y trato de entender la peor parte para empezar a batallar soluciones, no me quedo en el problema.

PUBLICIDAD
Foto: Gentileza etermaxdfd

¿Pese a los vaivenes económicos se puede ver el largo plazo?

Nosotros no estamos pendiente de alguien. Tenemos solidez financiera. Los negocios funcionan con nosotros como autoinversores. Como yo mismo estoy a cargo de la ejecución de la compañía y de la inversión, no me tengo que convencer o engañar. Por eso, somos infundibles, tenemos una estructura muy fuerte y aunque nos vaya mal podemos estar 20 años sin facturar. En sus 12 años de historia esta es una empresa que nunca dejó de ganar plata.

¿No te interesa tener inversores?

Es casi imposible que mi modelo, tal cual hoy, no sea viable. No quiere decir que sea la mejor opción. Mi camino tiene ventajas y desventajas. Lo bueno es que una vez que lograste hacer un negocio, ya es viable. Claro que, la primera parte es mucho más difícil. Ser emprendedor de cero es de las cosas más difícil del planeta. Yo antes de hacer juegos hice el software para vender y comprar acciones mas grande del mundo, que es el de Ameritrade. El mundo financiero me encanta y me apasiona.

La empresa cuenta hoy con más de 500 empleados en Argentina, Uruguay, Alemania, Brasil, México y Colombia. Cerca del 80% de sus ingresos provienen de Estados Unidos, y aunque muchos la marcan como el próximo unicornio, es la decisión del mismo Cavazzani no serlo, dado que por el momento no busca financiamiento externo y parece no necesitarlo en el largo plazo.

PUBLICIDAD

¿Te parece que está sobrevaluado el concepto de unicornio?

Es como el mundial, es una métrica más. Las valuaciones alguna vez escalaron después se fueron por el piso. Es una cuestión más de branding que, del hacer de las empresas. Me encanta que haya empresas que valen eso porque le hacen bien al país y animan a otros emprendedores. Cada una de esas empresas está aportando al mundo y haciéndolo un poco mejor.

Foto: Gentileza etermaxdfd

¿Por qué abandonaste el mundo financiero?

Yo siempre decía ‘nunca vamos a hace un juego en esta empresa’. Cuando me di cuenta que los juegos eran más fructíferos que el mundo financiero, empezó este camino. Y la verdad es que nos fue muy bien. Pero fue un descubrimiento, yo buscaba una empresa donde poder innovar, generar industria, contratar personas. Cuando era chico no había ninguna empresa en Argentina donde yo quisiera trabajar, pensaba que lo importante pasaba en Estados Unidos. Hoy si hay, pero como esta no. Las cosas que logramos con esta empresa pasaron mi imaginación.

PUBLICIDAD

¿Cómo ves al sector IT local?

Mucho mejor. Me sorprende la nueva generación de emprendedores que nació con otras herramientas, con más sofisticación y con el ‘sí se puede’. La nueva generación no piensa que en Argentina no se puede hacer nada. Entonces, hay una oportunidad increíble para nuestro país de incorporar todo ese talento a la industria del software, que es limpia segura, igualitaria y de alto valor agregado. Literalmente una persona puede empezar a trabajar siendo autodidacta. Por eso, hay que enfocarse en los chicos de 17 años, a quienes en el colegio les hacen tomar una decisión sobre su futuro sin muchas herramientas. Hay que convencerlos para que se animen a estudiar carreras tecnológicas. China tiene el doble de ingenieros per cápita que nosotros.

¿Por qué cree que no se fomenta lo suficiente?

No es popular, porque la gente no cree en esto. Acá tenemos un régimen de promoción, pero Argentina tiene hoy problemas económicos distorsivos que desplazan las promociones. Los gobernantes deberían tener más en cuenta las ventajas para todos que generan este tipo de empresas, y promocionarlas. Si no se cuida la industria del software, las empresas y los talentos se van y es menos lo que se aporta al país.

El último relevamiento de la Cámara Argentina de la Industria del Software (CESSI) da cuenta que en la Argentina, el sector emplea 120.000 personas y llegará a 500.000 en 2030. Asimismo, la escasez de talento va de los 5.000 a 10.000 puestos de empleo, siendo los perfiles más requeridos los de programadores para automatización de testing; diseñadores de aplicaciones mobile; especialistas en machine learning y en robotización en general; arquitectos; desarrolladores seniors; technical leaders; y data scientists.

PUBLICIDAD

Yendo al universo que incluye al total de la empresas de la Industria del Conocimiento en Argentina, la entidad que nuclea a las principales empresas del sector, Argencon, dio cuenta que a diciembre de 2021, las exportaciones formales alcanzaron U$S6,4 mil millones y las no registradas U$S1,8 mil millones, consolidando esta industria como el tercer sector nacional en creación de valor exportable.

¿Qué ventajas crees que tenés por sobre otros empresarios?

Yo particularmente dedico mucho tiempo a educarme, a entender lo que viene, lo que podría ser y eso me da una visión, esa misma visión que me permitió hacer todo yo y crear esta empresa. Yo se que le puedo dar un norte a este proyecto, pero no programo ni diseño mejor que nadie. Me concentro en el camino. Todo el tiempo estoy tratando de entender el mundo. Tengo como dos carreras universitarias en esta empresa (12 años) y busco cada vez más herramientas para entender esta empresa.

¿De qué tipo?

Trato de entender cómo funciona el cerebro y la creatividad. Consumo mucho entretenimiento. Trabajar hoy es entretenido. Mi final lo proyecto a 50 años, cuando ya no pueda trabajar.

¿A quien mirás cuando mirás a tu alrededor?

Admiro a mucha gente por muchos aspectos. Me gustaba el aspecto innovador y visionario de Steve Jobs, el pensamiento de Charles Munger y Warren Buffet, la audacia y la falta de respeto de Elon Musk, o Bill Gates en su momento. Cada uno con sus miserias, como yo tengo las mías. Admiro las cosas diferentes, a quien trató y lo hizo. Yo prefiero contratar un emprendedor que fracasó a una persona que ni hizo la experiencia. Emprender es apasionante.

PUBLICIDAD