Imagen de una lente de contacto
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg Opinión — Si uno camina por una calle cualquiera, verá una escena familiar: la gente estirando el cuello mientras mira su teléfono. Pero en un futuro no muy lejano, es probable que nos limitemos a mirar la información digital que se cierne sobre el mundo que tenemos delante, asimilando una mezcla de los mundos digital y real, todo ello gracias a la realidad aumentada.

En un bloque de oficinas de Saratoga (California), docenas de ingenieros trabajan para hacer realidad ese futuro, fabricando semanalmente prototipos de lentes de contacto inteligentes repletas de diminutos circuitos, baterías y una de las pantallas más pequeñas del mundo.

PUBLICIDAD

Cuando visité la oficina de Mojo Vision en julio, sostuve su lente de contacto inteligente de realidad aumentada a unos dos centímetros de mi ojo para probar sus funciones, desplazando un cursor por el espacio que tenía delante al mover la lente. Como no podía llevar la lente de contacto, utilicé unos auriculares de realidad virtual para probar su tecnología de seguimiento ocular y sus aplicaciones de demostración, dirigiendo un pequeño cursor con sólo mover el ojo. Podía leer en un teleprompter digital que mostraba una serie de palabras mientras movía el ojo, y también podía mirar alrededor de la sala para ver las flechas que señalaban el norte y el oeste, diseñadas para ayudar a los posibles usuarios a navegar en exteriores.

Para hacer “clic” en una de las aplicaciones situadas alrededor de un círculo que flotaba frente a mí, simplemente miraba una pequeña pestaña junto a la aplicación durante un segundo más. Los números y el texto aparecían en mi campo de visión superior, mostrando, por ejemplo, mi velocidad en bicicleta, o mostrando el tiempo, o dándome información sobre un próximo vuelo. Para cerrar la aplicación tenía que apartar la vista de esa información durante un segundo.

PUBLICIDAD

Los tecnólogos llevan años hablando de cuál será la próxima plataforma informática, una década después de que los dispositivos móviles sustituyeran a los ordenadores de sobremesa como nuestra principal puerta de acceso a Internet. El CEO de Meta (META), Mark Zuckerberg, apuesta por el metaverso, un mundo virtual totalmente inmersivo al que se accede a través de unos visores.

Pero creo que el cambio más importante será la realidad aumentada, en la que unas gafas o lentes de contacto muestran información sobre el mundo que nos rodea para que podamos ver tanto el mundo real como el online a la vez. Si hay algo que al ser humano le encanta hacer (aunque mal en muchos casos) es el multitasking. Los teléfonos se convertirán en miniservidores que coordinarán todos los diferentes dispositivos que llevaremos cada vez más en nuestro cuerpo: auriculares, relojes y, pronto, gafas, la última pieza del puzzle de la informática invisible.

PUBLICIDAD

Las lentes de Mojo Vision son una maravilla de la ingeniería y quizá uno de los proyectos de hardware más ambiciosos de Silicon Valley en la actualidad. La empresa ha tenido que desarrollar sus propios compuestos químicos y plásticos para que el globo ocular pueda respirar a través de una lente recubierta de componentes electrónicos. Cuando sostuve la lente en la mano, era notablemente gruesa, y lo suficientemente grande como para extenderse más allá del iris y cubrir partes del blanco de los ojos.

“No es incómoda”, afirma David Hobbs, director de gestión de productos de la empresa, que ha llevado varios prototipos.

PUBLICIDAD

La lente incluye nueve baterías de titanio del tipo que suele haber en los marcapasos y un circuito flexible más estrecho que un cabello humano que proporciona toda la energía y los datos. Un espejo ligeramente convexo hace rebotar la luz en un diminuto reflector, simulando la mecánica de un telescopio, que amplía los píxeles que se encuentran en apenas dos micras, aproximadamente 0,002 milímetros. Desde unos metros de distancia, esa diminuta pantalla parece un pinchazo de luz. Pero cuando miré a través de la lente más de cerca, pude ver un vídeo de Baby Yoda, una imagen tan nítida y atractiva como cualquier vídeo que hubiera visto en una pantalla.

Podría imaginarme a la gente viendo vídeos de TikTok en esto un día, pero Mojo Vision quiere que la lente tenga usos prácticos. La información que muestra en el ojo debe ser “fragmentos muy ajustados, rápidos y veloces”, afirma Steve Sinclair, vicepresidente senior de producto y marketing. Sin embargo, la empresa está tratando de averiguar “cuánta información es demasiada información”, según Sinclair, que anteriormente trabajó en el equipo de productos de Apple Inc. (AAPL) que desarrolló el iPhone.

PUBLICIDAD

Por el momento, Mojo Vision está trabajando en una lente para personas con discapacidad visual que muestra bordes digitales brillantes superpuestos a los objetos para facilitar su visión. También está probando diferentes interfaces con empresas que fabrican aplicaciones para correr, esquiar y jugar al golf en los teléfonos, para un nuevo tipo de visualización de la actividad con manos libres. Sinclair afirma que, si no hay retrasos normativos, los consumidores podrían comprar unas lentes Mojo con graduación personalizada en menos de cinco años. Puede ser un plazo ambicioso si se tiene en cuenta que otros proyectos de realidad aumentada se han retrasado o, como las Google Glass, no han estado a la altura.

La empresa matriz de Google, Alphabet Inc. (GOOGL), tampoco ha conseguido crear una lente de contacto inteligente para uso médico, pero, en general, las grandes empresas tecnológicas han impulsado gran parte del desarrollo de la realidad virtual y aumentada. Apple está trabajando en unas gafas ligeras de realidad aumentada que tiene previsto lanzar a finales de esta década, según ha informado Bloomberg News. En algún momento del próximo año también se espera que lance un visor de realidad mixta, que mostró a su junta directiva en mayo. Facebook domina actualmente las ventas de dispositivos de realidad virtual con sus visores Quest 2, pero también se está apresurando para lanzar sus primeras gafas de realidad aumentada en 2024, según un informe publicado en abril en The Verge.

PUBLICIDAD

¿Por qué tarda más la realidad aumentada? Porque combina elementos digitales con objetos físicos en una vista que está en constante movimiento. Es una tarea compleja que requiere mucha capacidad de procesamiento. Aun así, nuestro deseo de mantener al menos un pie en el mundo real significa que probablemente pasaremos más tiempo en la realidad aumentada a largo plazo.

La gran pregunta es cómo equilibrar la presencia en la vida real con la visualización constante de información digital. Hoy en día, se tarda unos segundos en sacar el teléfono, lanzar una aplicación y realizar una tarea en su pantalla. En el futuro, podremos entrar en una aplicación con sólo mirarla un segundo más. Eso planteará todo tipo de cuestiones espinosas en torno a la adicción y a cómo interactuamos con el mundo que nos rodea”.

PUBLICIDAD

Sinclair dice que esa misma cuestión se le planteó hace años cuando trabajaba en el iPhone. “No puedo decir cómo vamos a mitigar completamente eso en Mojo”, dijo. “Pero la tendencia va en esa dirección, la de que la gente va a tener acceso instantáneo a la información”.

Ya sea con lentes de contacto o con gafas, el ojo humano apuntará a un mundo que nadará en más información digital que nunca. Nuestros cerebros tendrán que acostumbrarse a ello.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.