Actualidad

Bancos de Wall Street lideran regreso a la oficina con impulso del Día del Trabajo

Con el final del verano, las empresas neoyorquinas renuevan sus esfuerzos para que los empleados vuelvan, esta vez de verdad

Espacios de oficinas en Two Bryant Park en Nueva York, Estados Unidos, el martes 4 de enero de 2022.
Por Claire Ballentine y Natalie Wong
06 de septiembre, 2022 | 05:11 PM
Últimascotizaciones

Bloomberg — Después de unos cuantos comienzos en falso, existe la sensación de que esta vez va en serio. Los grandes bancos de Wall Street, incluidos Goldman Sachs Group Inc. (GS) y Morgan Stanley (MS), están despejando los últimos obstáculos para el trabajo presencial y de tiempo completo, recordando a sus empleados que se les quiere en la oficina.

El Día del Trabajo marca desde hace tiempo un punto de inflexión en Nueva York: Los magnates de las finanzas regresan de los Hamptons, los niños vuelven a la escuela y los negocios se recuperan cuando el calendario cambia a septiembre. El martes, unos cientos de asistentes a la primera conferencia anual en persona del Bank Policy Institute en tres años provocaron un atasco de Ubers y taxis en el Hotel Pierre de Midtown.

El año pasado, la variante delta de Covid-19 echó por tierra los planes para que los trabajadores volvieran a las oficinas. Pero ahora, los jefes esperan que los empleados empiecen por fin a aparecer con más regularidad en las oficinas de Manhattan, que han estado poco pobladas durante más de dos años. Y cuentan con que la turbulenta economía les dé un empujón extra.

PUBLICIDAD

“Después del Día del Trabajo, se producirá un auténtico retorno a las oficinas”, afirma Jeff Blau, CEO de Related Cos, la empresa promotora del proyecto Hudson Yards de Manhattan. “Creo que si entramos en una recesión o en lo que sea que estemos ahora, a medida que los empleadores vuelvan a tener influencia, utilizarán ese impulso para insistir en que la gente vuelva a la oficina”.

Si lo consiguen, será una victoria largamente disputada.

Los empleados que se quedaron fuera de sus oficinas por los cierres pandémicos en marzo de 2020 se adaptaron rápidamente a las nuevas rutinas, comprando material para trabajar desde casa y celebrando reuniones en Zoom. Sin embargo, no tardó en surgir la tensión entre los jefes que querían volver a la rutina y sus trabajadores que disfrutaban de la nueva flexibilidad de la vida sin largos desplazamientos. Los bancos de Wall Street han sido los más agresivos a la hora de intentar atraer a sus empleados, y muchos de ellos comenzaron el proceso hace más de un año.

PUBLICIDAD

Mientras que Goldman, Morgan Stanley y JPMorgan Chase & Co. (JPM) llevan mucho tiempo presionando para que más empleados acudan a la oficina, las políticas de otras destacadas firmas financieras ponen de manifiesto lo difícil que es presionar para que vuelvan por completo. La semana pasada, Jefferies Financial Group Inc. (JEF) pidió a sus empleados que acudieran a la oficina “de forma más constante”, pero dijo que no comprobará las tarjetas de identificación y que no tiene “ningún problema” con que los empleados trabajen desde casa de vez en cuando.

Todavía flexible

Por su parte, Citigroup Inc. (C) permitió a sus empleados con un horario híbrido trabajar a distancia durante dos semanas en agosto, desde cualquier lugar de su país de empleo. Este mes, el banco espera que esos empleados retomen sus rutinas anteriores, que suelen incluir tres días presenciales a la semana. Desde febrero, el gigante del capital privado Apollo Global Management Inc. (APO) ha adoptado horarios híbridos similares para la mayoría de sus empleados.

Aunque los recortes de puestos de trabajo se intensifican mientras las empresas se preparan para una recesión, es poco probable que el Día del Trabajo marque un “gran ajuste de cuentas” para el regreso a la oficina en Wall Street, según Bhushan Sethi, líder global conjunto de personas y organización en PwC, y profesor adjunto en la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York. Las empresas que luchan por el talento, dijo, tienen que reconocer que tienen que seguir siendo algo flexibles.

“Los bancos serán reacios a ser demasiado agresivos”, dijo Sethi.

Wall Street no es el único que presiona para recuperar a la gente. Apple Inc. (AAPL) y Peloton Interactive Inc. (PTON) han dicho a los empleados de EE.UU. que se presenten en sus oficinas este mes, mientras que Comcast Corp. (CMCSA) está exigiendo a los trabajadores que acudan varios días a la semana.

Este último impulso se produce después de que la pandemia impulsara un cambio generacional en las actitudes sobre el trabajo. Una encuesta reciente de McKinsey reveló que el 87% de los que tienen la oportunidad de trabajar desde casa al menos un día a la semana la aprovechan. Además, los empleados, ante la estrechez del mercado laboral, han podido pedir ventajas y aumentos de sueldo.

PUBLICIDAD

Actitudes cambiantes

La dinámica de poder entre los trabajadores y los jefes será la clave de cualquier éxito a la hora de pedir el regreso a las oficinas. Durante el año pasado, las empresas preocupadas por la retención se mostraron reacias a insistir. Ahora, ese equilibrio está empezando a cambiar. Aunque EE.UU. añadió un sólido número de puestos de trabajo en agosto y los salarios siguieron subiendo, las cifras de desempleo son cada vez más altas. Las noticias sobre despidos y las predicciones de una inminente recesión ponen nerviosos a los trabajadores. Algunos dicen sentirse menos seguros al negociar para trabajar desde casa.

“Eso va a ser un incentivo para que la gente vuelva a trabajar”, dijo Bill Rudin, CEO de Rudin Management, un promotor comercial y residencial de Nueva York. “Cuando empiecen a producirse algunos despidos, la gente dirá: “No quiero que me despidan, quiero estar en la oficina y que los jefes vean que estoy trabajando muy duro”.

La cultura del trabajo desde casa ha puesto a los propietarios de oficinas de Nueva York en un aprieto. Sólo el 35,3% de los trabajadores del área metropolitana volvieron a sus puestos de trabajo en la semana que terminó el 24 de agosto, según datos de Kastle Systems. Este bajo nivel de ocupación, unido a las noticias de que los gigantes tecnológicos Meta Platforms Inc. (META) y Amazon.com Inc. (AMZN) estaban dando marcha atrás en sus planes de expansión, ha suscitado preocupaciones sobre el futuro del mercado de oficinas de la ciudad.

PUBLICIDAD

Ahora que los empleados han experimentado (y se han acostumbrado) las ventajas del trabajo a distancia, será casi imposible invertir el rumbo, según Dan Cornfield, profesor de sociología, ciencias políticas y estudios americanos de la Universidad de Vanderbilt.

“Las condiciones de empleo pueden haber cambiado permanentemente”, dijo. “Es posible que los empresarios no puedan aprovechar el mayor poder de negociación para que más empleados vuelvan a la oficina”.

PUBLICIDAD

-Con la asistencia de Allison McNeely, Jennifer Surane, Sally Bakewell y Katherine Doherty.

Lea más en Bloomberg.com

PUBLICIDAD