El expresidente de Estados Unidos habla durante la cumbre America First Agenda del America First Policy Institute en Washington, D.C., EE. UU., el martes 26 de julio de 2022. Los comentarios de Trump se producen inmediatamente después de una audiencia en la Cámara de Representantes que lo retrató de pie con indiferencia, incluso con venganza, durante horas. mientras una turba de sus partidarios luchaba contra la policía y perseguía a los legisladores por los pasillos del Capitolio. Fotógrafo: Al Drago/Bloomberg
Tiempo de lectura: 4 minutos

La decisión emitida este lunes por una jueza federal que accede a la solicitud del expresidente Donald Trump de efectuar una evaluación independiente de los documentos incautados por el FBI en Mar-a-Lago en agosto, ha suscitado una reacción inusualmente enérgica en el seno de la comunidad jurídica. Las críticas a la resolución de la jueza Aileen Cannon han sido generalizadas y no solo los analistas partidistas han reaccionado con consternación.

Los aspectos concretos en los que la decisión se equivocó se los dejaré a los especialistas en derecho. No obstante, es suficiente decir que fueron muchos. Lo positivo es que la decisión de la jueza fue tan ampliamente criticada que puede animar a los medios de comunicación a evitar la frecuente tendencia a considerar “ambos lados” del debate cuando una de las partes está tan evidentemente incorrecta. Además, el fallo podría motivar a ciertos jueces republicanos a alejarse de las decisiones de línea dura con el fin de no ser calificados como partidistas, es decir, como simples defensores de su partido y de Trump.

PUBLICIDAD

Si bien los medios de comunicación “neutros”, los que se definen como tales y se empeñan en reflejarlo en su contenido, muestran muchos sesgos reales y suelen tratar los problemas de los demócratas y los republicanos como si tuviesen dos lados legítimos en los que las personas razonables difieren y en los que el trabajo de los medios de comunicación consiste en exponer los dos lados en forma igualitaria.

En ocasiones, se produce una tendencia distinta, una parcialidad “dominante”, en la que una de las partes se presenta como evidentemente errónea. Este enfoque es saludable siempre y cuando una de las partes esté realmente equivocada: es la forma en que los medios de comunicación se refieren a políticos convictos de crímenes, por ejemplo. También han adoptado este enfoque al cubrir el asalto del 6 de enero al Capitolio. Gracias a ello, numerosos medios imparciales han afirmado sin rodeos que las constantes alegaciones de Trump sobre las elecciones de 2020 son falsas, en vez de calificarlas de polémicas.

PUBLICIDAD

Pero la inclinación a dar el mismo valor a “ambos lados” es marcada. Como ejemplo, cuando el presidente Joe Biden calificó la semana pasada a Trump y a aquellos que se niegan a aceptar los resultados de los comicios y emplean o bien amenazan con la violencia a la democracia, en la cobertura de los medios hubo una fuerte tendencia a equiparar las mesuradas palabras del presidente con la constante satanización que hace Trump de todo aquel que se cruce en su camino.

Normalmente, lo que hace que los medios de comunicación se aparten de “ambos bandos” es la ratificación de los especialistas o, incluso mejor, de los líderes de ambos partidos políticos. Cuando la señal de estos es lo bastante contundente, es un permiso para tildar algo sencillamente de equivocado o falso. Por ello, las declaraciones de la semana pasada del ex fiscal general William Barr a favor de la actuación de la Oficina Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés) respecto al caso de los documentos tuvieron una gran repercusión, a pesar de que no dijo nada que no hubieran dicho ya muchos expertos.

PUBLICIDAD

Cuanto más argumenten los expertos acreditados que las acciones de Trump, y en este caso las acciones de una jueza nominada por Trump, son realmente extraordinarias, es más probable que los medios acepten ese marco en sus informes y rechacen la tentación de “ambos lados”. Y eso, a su vez, puede ser importante para aquellos votantes que prefieren las ideas republicanas en muchas cuestiones de política pública, pero que también apoyan firmemente la democracia y rechazan el giro de Trump contra el estado de derecho. Por supuesto, este es solo un caso, pero cada poquito ayuda.

No se trata solo de los medios de comunicación. Dentro de la comunidad jurídica, una fuerte reacción a la decisión de la jueza Cannon podría tener un efecto dominó. Algunos jueces republicanos se sentirán muy cómodos y puede que incluso busquen el desprecio del colegio de abogados. Pero otros estarán mucho menos dispuestos a ser vistos como meros partidistas, y una fuerte reacción pública a la decisión de la jueza Cannon podría influir en su propio enfoque en el futuro.

PUBLICIDAD

No quiero exagerar esto; no es que incluso los jueces republicanos que se preocupan por esas cosas adopten repentinamente las posiciones de los jueces demócratas. Pero hemos visto al presidente de la Corte Suprema de Justicia, John Roberts, a pesar de ser un juez muy conservador, oponerse a posiciones extremas, incluso si es probable que estuviera de acuerdo con la dirección general. Otros podrían hacer lo mismo. Hay una diferencia, después de todo, entre ser un juez muy conservador y simplemente ser partidista.

Es más, si la reacción de la comunidad legal dominante es lo suficientemente fuerte, podría empujar a los colegios de abogados a ser más agresivos a la hora de pedir sanciones a los abogados que (por ejemplo) presenten demandas descabelladas que todavía desafíen las elecciones de 2020, y sí, eso sigue ocurriendo.

PUBLICIDAD

Nada de esto está garantizado. Pero no debemos descartar la posibilidad de una reacción violenta significativa y consecuente a la decisión de la jueza Cannon. Muchos abogados se preocupan profundamente por los estándares judiciales y la ética legal, y eso incluye absolutamente a muchos abogados republicanos e incluso a jueces republicanos.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com