Negocios

Producción estable y aumento de reservas ayudan a la calificación de Pemex: Moody’s

La agencia dijo que lo importante en el largo plazo para Pemex debe ser la transición en sus emisiones de carbono

La calificación de Pemex ha sufrido caídas por su apuesta en refinación y falta de liquidez
23 de septiembre, 2022 | 04:00 AM
Tiempo de lectura: 2 minutos

Ciudad de México — La estabilización de la producción de petróleo y el aumento de reservas de Pemex ayudan a su calificación crediticia (B1), según Moody’s.

En entrevista con Bloomberg Línea, Nymia Almeida, analista de la agencia calificadora, reconoció a favor de la empresa el freno al declive productivo y el incremento en las reservas petroleras.

“Reconocemos dos cosas: la estabilidad de la producción, que estaba bajando 7% al año, y de las reservas. Sí, definitivamente (ayuda)”, declaró.

PUBLICIDAD

Pemex ha estabilizado la producción de crudo en el sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador, incluso elevado ligeramente las reservas probadas, las más relevantes en términos financieros.

Sin embargo la analista de Moody’s no ve muy bien la apuesta por el negocio de refinación de crudo, donde la compañía subsidiaria Pemex TRI registra pérdidas, a pesar de sus ganancias históricas por los altos precios del petróleo.

El Gobierno de López Obrador tiene como política energética refinar todo el petróleo que produce la compañía para garantizar la autosuficiencia de gasolina y diésel en el país.

PUBLICIDAD

“No lo vemos muy bien, pero eso estamos diciendo desde 2018”, dijo Almeida.

El CEO de Pemex, Octavio Romero Oropeza, ha criticado públicamente a Moody’s desde 2021 tras la degradación de su nota crediticia a B2, un nivel más especulativo conocido en el mundo financiero como bono basura, lo que dificulta su acceso a financiamiento más barato.

Tras la baja de calificación a B1 en julio de 2022, Pemex pidió a la agencia revisar los resultados de la compañía, tras reportar un incremento histórico en sus ganancias de 300%.

La analista de Moody’s mencionó que la estrategia de la compañía mexicana enfocada en refinación, como las construcción de plantas coquizadoras para producir menos combustible sucio y más gasolina, son medidas de “corto plazo”, pero lo que importa son las de largo plazo, como su transición con menos emisiones de carbono.

“La demanda va a estar disminuyendo y el valor de esos commodities va estar disminuyendo”, declaró.

Moody’s considera que el impacto crediticio ESG de la petrolera mexicana es altamente negativo (CIS-5).

PUBLICIDAD

Mientras la demanda de largo plazo de petróleo y combustibles se reconfigura tras la invasión militar de Rusia a Ucrania y sus efectos en la economía mundial, Pemex ha comenzado a hacer públicos algunos indicadores ambientales y metas para los años siguientes.

La perspectiva crediticia de Pemex es estable y permanecerá sin cambios en los siguientes 12 a 18 meses a partir de julio de este año, precisó la agencia en un comunicado.

PUBLICIDAD