Elon Musk
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — A Elon Musk le gusta “ir a lo grande o irse a casa”. Así que no fue una sorpresa que, tras conocerse la noticia de que iba a comprar Twitter Inc tuiteara: “Comprar Twitter es un acelerador para crear X, la app para todo”.

Musk no se limita a comprar Twitter para mejorarla. Afirma que tiene un plan mucho más grande: crear una “aplicación para todo” que haga lo que necesites.

PUBLICIDAD

La idea no es descabellada. Las llamadas “super apps” existen desde hace tiempo en Asia. Más de mil millones de ciudadanos chinos utilizan códigos QR a través de WeChat, de Tencent Holdings Ltd., para realizar todo tipo de tareas, desde comprar alimentos hasta reservar una cita con el dentista, pasando por compartir fotos con amigos o jugar a videojuegos. También pueden acceder a un documento de identidad emitido por el gobierno a través de WeChat.

“Básicamente, en China se vive en WeChat”, dijo Musk al personal de Twitter en junio. “Si podemos recrear eso con Twitter, tendremos un gran éxito”.

PUBLICIDAD

Se puede ver por qué Musk está ansioso por copiar el modelo. Si realmente quiere quintuplicar los ingresos de Twitter hasta los US$26.400 millones, una forma sería hacer que forme parte de una plataforma que albergue mucha actividad de pago de la que pueda desprenderse. Se calcula que WeChat obtuvo unos ingresos de US$17.500 millones en 2021, en gran parte gracias a la publicidad y a la recaudación de una parte de las transacciones que procesa para cosas como juegos, entregas y un próspero mercado de servicios digitales. Más de 500 millones de personas utilizan cada día miles de miniapps dentro de WeChat.

Grab, con sede en Singapur y cuyos dos mayores accionistas son SoftBank Group Corp. y Uber Technologies Inc, también ha sido calificada como una súper aplicación, dado que ofrece transporte, entregas de comida y pagos digitales.

PUBLICIDAD

Pero hacer una super aplicación es difícil. En primer lugar, los estadounidenses realizan muchos menos pagos con el móvil que sus homólogos chinos. Y el éxito de WeChat como centro de operaciones diarias se debe a que se lanzó en el momento adecuado, en 2011, cuando las ventas de teléfonos inteligentes en China se dispararon, y luego se aprovechó la ola de su efecto de red en expansión.

Fabricar una nueva base de usuarios tan grande como la de WhatsApp, Facebook o WeChat es casi imposible ahora. Sería como intentar replicar la explosión del crecimiento de Nueva York a una megaciudad durante el siglo XIX. La época de auge ha pasado; las redes están afianzadas.

PUBLICIDAD

Silicon Valley también ha jugado durante años con la idea de construir sus propias súper aplicaciones con la idea de que una plataforma de pagos sólida podría impulsar servicios en expansión de la misma manera que lo hace WeChat Pay. Pero los esfuerzos de Facebook por crear servicios de pago, incluso con una plataforma de criptomonedas llamada Libra, fracasaron, y mientras que el dominio de WeChat se debe en parte a que trabaja al unísono con el gobierno chino, las grandes empresas tecnológicas de EE.UU. tienen una relación totalmente diferente con los reguladores y el Estado: se enfrentan a peticiones de disolución.

En cualquier caso, la reducción de tamaño parece una estrategia financiera inteligente. Facebook ha cerrado una serie de segmentos de negocio, mientras que Instagram ha ido reduciendo sus funciones tras las críticas recibidas por estar demasiado hinchada.

PUBLICIDAD

Si Musk estuviera realmente decidido, podría intentar comprar PayPal Holdings Inc. cerrando un ciclo significativo para él después de cofundar el predecesor de PayPal hace más de dos décadas. Se llamaba x.com. Twitter suele añadir funciones incrementales a su plataforma, por lo que probablemente habría que comprar un servicio de pagos completo y atornillarlo a la red social.

Pero el cofundador de Twitter, Jack Dorsey, ya podría haberlo hecho cuando dirigía tanto Twitter como el gigante de los pagos Square, ahora llamado Block Inc. ¿Por qué no fusionó las dos y creó una super aplicación cuando pudo hacerlo? Probablemente, porque reconoció que no funcionaría: Los consumidores estadounidenses no estaban preparados para una navaja suiza de aplicaciones, y además levantaría ampollas con los reguladores.

PUBLICIDAD

En cualquier caso, probablemente no sea la mejor idea que alguien tan volátil como Musk supervise una aplicación en la que millones de personas realizan comentarios sociales, pagos, compras, identificaciones y mucho más. Le daría al hombre más rico del mundo, infame por su falta de fiabilidad, un nuevo nivel de poder sin precedentes del que él -y nosotros- probablemente podríamos prescindir.

Musk cuenta con una gigantesca base de fans gracias a Tesla y es un maestro de la autopromoción. Pero también tiene la costumbre de hacer grandes promesas y no cumplirlas. Es muy probable que esta sea otra idea que se desvanezca. Esperemos que así sea.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.