Twitter
Tiempo de lectura: 5 minutos

Twitter Inc. cobrará a sus usuarios US$8 mensuales por el derecho a colocar la marca de verificación azul en sus cuentas. Esto se sabe porque lo ha dicho Elon Musk, y es una de las múltiples propuestas que ha planteado en el último año para mejorar la plataforma y su rentabilidad.

Sin embargo, la gran diferencia es que él es ahora el dueño, el presidente y el CEO. Lo que Musk, diga, se hará. Excepto si cambia de idea, como suele ocurrir. O sencillamente tal vez esté jugando, lo que también ocurre. Sin embargo, esto parece ser muy real, teniendo en cuenta que ha sido un tema que ha hablado con bastante regularidad anteriormente.

PUBLICIDAD

El propósito de la marca azul es corroborar que la persona u organización es quien afirma ser. Por lo general, los usuarios desean confirmar que el senador que escribe en Twitter sobre la legislación fiscal es un verdadero funcionario electo, o que el deportista que anuncia su retiro es auténtico. Este argumento parte de la base de que no nos preocupa si la persona a nuestro lado realmente es la persona a nuestro lado, salvo que se haga famoso e influyente, y en ese momento se le puede poner una marca azul.

El dueño de Twitter denomina a esta demarcación un “sistema de señores y plebeyos”. Joe, la persona de al lado, tiene el mismo derecho a la legitimidad que POTUS44 (presidente de los Estados Unidos). Es cierto. Es posible que a usted y a mí no nos interese la identificación de Joe, pero es posible que su vecino desee comprobar si verdaderamente se ha observado una multitud de zombis circulando por la calle en la que ambos residen. Y el marcador azul ya no solo conlleva veracidad, sino que además es una forma de rendir cuentas. Los tuits del propio Musk se usaron en su contra durante batallas legales, y la posibilidad de comprobar que verdaderamente fueron enviados por Musk resultó fundamental en ese momento.

PUBLICIDAD

El actual sistema de señores y campesinos de Twitter para saber quién tiene o no una marca de verificación azul es una mierda.¡Poder para el pueblo! Azul por $8/mes. Elon Musk (@elonmusk) 1 de noviembre de 2022

Sin embargo, Musk, en su desesperación por introducir un servicio de suscripción en lugar de depender únicamente de los anuncios, puede estar combinando la necesidad de ampliar la verificación con la conveniencia de una oferta premium que atienda a los usuarios adinerados que quieren más de la plataforma.

PUBLICIDAD

Entre los otros beneficios del servicio Twitter Blue de Musk estaría la prioridad en las respuestas, menciones y búsquedas, y poder pasar el muro de pago para los publicadores, tuiteó además. Si así es como se implementa el producto, entonces lo que Twitter está construyendo sería una plataforma de pago por jugar que amplifica a los que tienen dinero y, por definición, disminuye a los que no lo tienen. Una versión actual de Twitter Blue, por US$4.99 al mes, ofrece un conjunto diferente de funciones, incluidas carpetas de marcadores y un botón de deshacer, pero no es un requisito previo para la marca de verificación azul.

Este falso socialismo es similar a María Antonieta, que sugiere que los campesinos que no tienen pan en lugar coman pastel. Es sordo, en el mejor de los casos, posiblemente peligroso en el peor.

PUBLICIDAD

Considere a un activista de derechos humanos en una nación reprimida que usa la plataforma para compartir videos de corrupción y abusos. Más allá de no poder pagar US$96 anualmente, es posible que no tengan acceso a los sistemas de pago necesarios para pagar, y pueden tener razones legítimas para no desear compartir la información de identificación personal que conlleva el pago de una tarifa mensual. Por el contrario, un diplomático o ministro de información de esa misma nación está más que dispuesto a pagar la factura por el derecho a gritar a los críticos y encubrir las acusaciones de corrupción.

Twitterdfd

Y en algunos casos, puede que ni siquiera sea legal cobrar por dicha autenticación. India, por ejemplo, requiere que todos los usuarios de redes sociales sean verificados por la plataforma. Si bien las reglas no prohíben específicamente cobrar por este proceso, es probable que surjan quejas y desafíos legales si un gigante tecnológico occidental intenta extraer US$8 por mes de los consumidores indios por algo legalmente obligatorio.

PUBLICIDAD

Luego está el tema de la relación calidad-precio. Esto no es solo un asunto esotérico de aquellos que encuentran valor pagarán por ello, y aquellos que no lo hacen no lo harán. Twitter Blue cuesta menos de un tercio del precio de LinkedIn Premium, el servicio de suscripción que les da a los buscadores de empleo una ventaja en el mercado laboral. Tiene un precio justo por debajo del de los servicios de contenido de Netflix Inc. (NFLX) y Spotify Technology SA (SPOT), cuyo éxito da crédito a la idea de que Twitter también puede salirse con la suya cobrando una tarifa mensual.

Sin embargo, hay una gran diferencia. EL disfrute y valor de Netflix o Spotify de cada uno no proviene de cuántas otras personas están en el servicio, sino de lo que ofrece la propia empresa. Twitter, al ser generado por los usuarios, se beneficia de los millones de usuarios que acuden al sitio para compartir ideas y opiniones. Eliminar grupos de personas de la conversación deliberada o inadvertidamente reduce la plataforma sin necesariamente hacerla más limpia o segura.

PUBLICIDAD

Si bien puede no parecer muy igualitario, tiene sentido delimitar a los usuarios. Lo que escriben Barack Obama o Donald Trump tiene más peso que las cavilaciones de Joe al otro lado de la calle. También es razonable tratar de recalibrar ese equilibrio a favor de Joe. La verificación del nombre real es una solución, aunque problemática, para aquellos que realmente necesitan anonimato para preservar su seguridad.

Cobrar por el privilegio y dar pases gratis a grupos selectos como políticos y periodistas no es el enfoque correcto. El signo azul, tal como está diseñado, logrará dividir aún más a Twitter entre los que tienen y los que no tienen.

PUBLICIDAD

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com