El pabellón de Mauritania en la conferencia sobre el clima COP27 en el Centro Internacional de Convenciones de Sharm El Sheikh, Egipto, el lunes 7 de noviembre de 2022.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Bloomberg Opinión — Es la temporada de las protestas medioambientales, a medida que este año la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (más conocida como COP27) se pone en marcha en Egipto. Esto plantea una vieja cuestión: Incluso cuando la causa es justa, ¿hasta dónde pueden llegar los manifestantes?

Esta semana, manifestantes pertenecientes al grupo Letzte Generation (Última Generación) se pegaron a una autopista de Berlín, bloqueando el tráfico. Entre los atascados había un vehículo de rescate especializado que se dirigía a salvar a una ciclista que había sido arrollada por un camión. La mujer ha muerto, pero no está claro qué diferencia supusieron los retrasos.

PUBLICIDAD

Los activistas de Last Generation también han ensuciado y salpicado obras de arte famosas. Los manifestantes del Reino Unido, los Países Bajos y otros países están realizando maniobras similares. En La Haya, un miembro del grupo Just Stop Oil pegó su cabeza a la obra de Johannes Vermeer “La joven de la perla”, mientras un cómplice pegaba su mano a la pared. En otros lugares, los manifestantes han salpicado de puré de papas a un Monet y de sopa de tomate un Van Gogh.

Aún más extremo que el vandalismo contra el arte o la propiedad, por supuesto, es el vandalismo contra los cuerpos, incluidos los de los propios manifestantes. En el Día de la Tierra de este año, Wynn Bruce, un budista estadounidense, protestó contra el cambio climático prendiéndose fuego en la plaza de mármol frente al Tribunal Supremo en Washington, DC. Murió en el hospital al día siguiente.

PUBLICIDAD

Bruce fue el último de una larga lista de autoinmoladores. En 1965, Norman Morrison, un cuáquero, se quemó frente al Pentágono para protestar contra la guerra de Vietnam. Probablemente se inspiró en Thich Quang Duc, un monje budista de Saigón, que se autoinmoló para llamar la atención sobre la represión del régimen de Vietnam del Sur.

Si tuviéramos que describir las protestas en un espectro, sería lo siguiente: En un extremo está la desobediencia civil completamente pacífica que, sin embargo, rompe algunas leyes para probar un argumento mayor. Un buen ejemplo es la Marcha de la Sal de Mohandas Gandhi en 1930, cuando él y una creciente multitud de seguidores fueron al mar para hervir agua y extraer sal, lo que era ilegal para los indios bajo el dominio británico. Gandhi fue a la cárcel por ello, pero siempre se mantuvo fiel a su concepto de satyagraha. Literalmente “aferrarse a la verdad”, la palabra pasó a significar resistencia no violenta.

PUBLICIDAD

En la esquina opuesta está lo que los que no creen en la causa determinada llamarían terrorismo. Un gran número de personas y grupos en la historia han estado muy dispuestos a inmolarse a sí mismos y a otros inocentes en aras de la liberación nacional, la religión o lo que sea.

La mejor respuesta a las protestas en una sociedad libre es, por tanto, proporcional. Debemos prohibir y castigar todas las formas de violencia, pero tolerar la satyagraha. En la práctica, las categorías rara vez son tan claras. La realidad es que la protesta siempre consiste en llamar la atención de las masas, que de otro modo serían apáticas. Y la mejor forma de hacerlo es mediante la conmoción.

PUBLICIDAD

Las sufragistas de principios del siglo XX son un ejemplo. Es evidente que tenían la historia y la justicia de su lado. Y sin embargo, tuvieron que mantener sus marchas, huelgas de hambre y otras maniobras durante años antes de que las mujeres pudieran votar. Durante ese tiempo, la sufragista que probablemente hizo más por cambiar los corazones y las mentes que cualquier otra persona se suicidó por la causa.

Probablemente, Emily Davison no pretendía quitarse la vida cuando acudió al Derby en 1913 y se puso delante de Anmer, el caballo del rey Jorge V, mientras éste galopaba por una curva a la velocidad de un coche que circulaba por una carretera rural. Tal vez sólo intentaba colocar una bandera sufragista en las riendas de Anmer. Pero fue atropellada y murió un par de días después en el hospital. El jinete también resultó herido.

PUBLICIDAD

El Rey calificó el incidente de “escandaloso”, la Reina encontró a Davison “horrible”. Pero ¿quién puede decir qué papel desempeñó Davison para que la gente de Gran Bretaña y de otros países reconsiderara sus prejuicios heredados y se abriera a una idea que hoy consideramos evidente?

La verdad es que el progreso no siempre surge como respuesta a las exposiciones pacientes y educadas en seminarios y a las peticiones ordenadas. La concesión del derecho de voto a las mujeres, la liberación de los indios del colonialismo británico o de los negros estadounidenses de las leyes Jim Crow también requirieron el valor de algunos individuos para enfrentarse a la gente de la mayoría indiferente.

PUBLICIDAD

Los activistas que bloquearon la autopista en Berlín se equivocaron al jugar con la vida de personas inocentes. Los vándalos que ensucian el arte también necesitan una buena charla. Dejen en paz a Van Gogh y tengan un poco de educación.

Sin embargo, los demás también tenemos la obligación de escuchar lo que llevó a esos manifestantes a los extremos. La gente de Letzte Generation dice que ha estado observando las concentraciones de los Viernes por el Futuro de los últimos años, y cómo éstas no han provocado un giro en la política energética o en el comportamiento personal de la mayoría de la gente.

PUBLICIDAD

“¿Cómo te sientes cuando ves que algo bello y de valor incalculable se destruye ante tus ojos?”, se burló uno de los dos hombres que destrozaron el Vermeer ante la multitud que jadeaba en el museo. “¿Se sienten indignados? Bien. ¿Dónde está ese sentimiento cuando ven cómo se destruye el planeta ante nuestros ojos?”.

Estos activistas cometieron un tipo de delito y deben pagar un precio. Pero el resto de nosotros estamos cometiendo otro tipo, al no hacer nada significativo sobre el cambio climático. Al final, nosotros también tendremos que pagar un precio, y será infinitamente mayor.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.