Disney
Tiempo de lectura: 3 minutos

En una reunión de los trabajadores de Walt Disney Co. (DIS) realizada esta semana, Bob Iger repasó su agenda de actividades en su regreso al puesto de CEO luego de estar ausente por unos 3 años: Cambiar las prioridades del mecanismo de creación de la compañía, lograr que el sector del streaming genere beneficios y gestionar los costes. Todo ello es un asunto bastante habitual en el mundo de los negocios, y el tipo de retos para los que el consejo de administración de Disney le pidió que volviera después de destituir a su sucesor, Bob Chapek, la anterior semana.

Pero en su entrevista con los colaboradores, Iger ignoró la misión más urgente, complicada y probablemente arriesgada que tiene ante sí, enfrentarse al Partido Republicano en su guerra contra las empresas “woke”.

PUBLICIDAD

No se trata de una cuestión menor. Pregúntenle a Chapek, quien se vio afectado en parte porque el gobernador de Florida, Ron DeSantis, quiso dar un castigo ejemplar a Disney cuando se opuso sutilmente a un proyecto de ley que prohíbe la discusión de la orientación sexual o la identidad de género en los colegios públicos de enseñanza básica. Chapek provocó primero la ira de una facción de trabajadores y colectivos del sector al no manifestarse ante lo que los críticos han denominado el proyecto de ley “Don’t Say Gay” (No digas gay). Pero cuando se pronunció, encolerizó a DeSantis, que se desquitó eliminando los distritos especiales de la empresa en Florida.

Esa clase maestra sobre cómo no abordar un tema políticamente conflictivo debilitó evidentemente la seguridad del consejo de administración de Disney en él. Además, el propio Iger demostró las debilidades de su sucesor al tuitear su rechazo al proyecto de ley y al señalar a CNN, de manera no tan disimulada, a Chapek, “Yo simplemente creo que se debe hacer lo que es correcto y no debemos temer las consecuencias potenciales de la decisión de Chapek”: “Creo que hay que hacer lo correcto y no preocuparse por las posibles consecuencias”.

PUBLICIDAD

En el clima actual, es más fácil decirlo que hacerlo. Cuando Iger fue CEO por primera vez, los empleados y clientes ya estaban empezando a exigir que las corporaciones tomaran una posición sobre los tipos de problemas que alguna vez se consideraron fuera del alcance del mundo empresarial. Iger lo hizo. En 2017, por ejemplo, se unió al coro de CEOs que criticaron la prohibición de viajar de Trump dirigida a países de mayoría musulmana y pidieron a los legisladores que tomaran medidas después de un tiroteo masivo en Las Vegas. Pero eso fue antes. Es posible que Iger haya estado lidiando con una fuerza laboral cada vez más ruidosa, pero no tuvo que navegar por un Partido Republicano que castiga lo que considera corporaciones de tendencia izquierdista como una parte importante de su plataforma.

Esto no va a desaparecer ni para Iger ni para Disney. DeSantis, quien claramente está buscando una candidatura presidencial, ha decidido que enmarcarse a sí mismo en oposición a las corporaciones “woke” es bueno para su marca. En Florida, ha hecho de Disney su principal objetivo. Pero esto tampoco va a desaparecer para las empresas estadounidenses. A medida que los republicanos toman el control de la Cámara, el resto del partido hace lo mismo (prueba A: el drama que se está gestando con la Cámara de Comercio de EE.UU. después de que respaldó a algunos candidatos demócratas en las elecciones intermedias). Como acaba de aprender Disney, tener un CEO que pueda maniobrar en este nuevo terreno político será tan importante como tener uno que pueda maniobrar en el clima económico incierto.

PUBLICIDAD

En la reunión del lunes, Iger recurrió a una línea que parece usar siempre que pueda irritar a los conservadores: no es político, dirá. Por mucho que lo diga en serio, esa es una visión del mundo de 2019. Hoy todo es político. Y puede estar seguro de que DeSantis y su cohorte no dejarán que Disney lo olvide.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Lea más en Bloomberg.com