El cáncer sigue siendo la segunda causa de muerte en EE.UU. y, aunque los avances en salud pública a menudo parecen lentos, las recompensas llegan

Las vacunas contra el VPH han reducido drásticamente las tasas de cáncer de cuello uterino.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Tomémonos un momento para celebrar una buena noticia: Aunque todavía no tenemos una cura para el cáncer, cada vez somos mejores en su prevención y tratamiento.

Estados Unidos ha avanzado sustancialmente en la batalla contra el cáncer, reduciendo el número de muertes por esta enfermedad en un 33% desde 1991. Según un nuevo análisis de la Sociedad Americana del Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés), se han evitado 3,8 millones de muertes por cáncer. Además, la gente vive más tiempo con cáncer. La tasa de supervivencia a 5 años en todos los tipos de cáncer ha aumentado del 49% a mediados de la década de 1970 al 68% para alguien diagnosticado entre 2012 y 2018.

PUBLICIDAD

El informe confirma la vieja máxima de que más vale prevenir que curar. En las últimas décadas, muchos cánceres se han detectado con suficiente antelación o se han evitado por completo gracias a una combinación de cribado, cambios en el estilo de vida (entre los que destaca la tendencia a la baja del tabaquismo) y vacunación.

La estadística más sorprendente del informe es un testimonio del poder de la prevención: Las tasas de cáncer de cuello uterino se redujeron en un 65% durante el periodo comprendido entre 2012 y 2019 entre las mujeres de poco más de 20 años. No por casualidad, esas mujeres fueron el primer grupo susceptible de ser vacunado contra el virus del papiloma humano (VPH), la principal causa de cáncer de cuello uterino. Un estudio reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) sugiere que la vacunación está contribuyendo a reducir las tasas de infección por VPH entre las mujeres no vacunadas, lo que indica que en EE.UU. se está produciendo un efecto de inmunidad colectiva.

PUBLICIDAD

Los tratamientos contra el cáncer también están mejorando. Terapias como Keytruda, de Merck & Co. (MRK), y Opdivo, de Bristol-Myers Squibb, que bloquean una proteína que las células cancerosas utilizan para ocultarse de las células inmunitarias, han tenido un profundo impacto en la vida de las personas con cánceres de piel y pulmón.

El informe de la AEC mostró que, en menos de una década, estos fármacos han contribuido a casi duplicar las tasas de supervivencia a tres años para el melanoma metastásico, que aumentaron del 20,6% para las personas diagnosticadas entre 2004 y 2006, al 39,3% para las personas diagnosticadas entre 2016 y 2018. Durante esos mismos períodos, los medicamentos, junto con la detección más temprana y los avances en los procedimientos quirúrgicos, hicieron que las tasas de supervivencia a tres años del cáncer de pulmón mejoraran del 22% al 33%.

PUBLICIDAD

Hay motivos para ser optimistas y pensar que esos maravillosos avances podrían mejorar aún más. Un estudio reciente sugiere que una vacuna experimental contra el cáncer con ARNm, utilizada en combinación con Keytruda, podría mejorar aún más las cifras en el melanoma y, con suerte, extenderse a otros tipos de cáncer.

Todos estos avances son asombrosos. Pero, obviamente, aún queda mucho por mejorar.

PUBLICIDAD

Pensemos en el cáncer de cuello de útero. Los estados con menos recursos disponibles (Kentucky, Oklahoma y Alabama) tenían el doble de tasa de cáncer de cuello de útero que los que contaban con una mejor atención preventiva (Vermont, New Hampshire, Massachusetts y Maine). El informe de la AEC señalaba que las diferencias en la cobertura estatal de las vacunas contra el VPH podrían agravar esas diferencias con el tiempo.

Y durante los tres años de pandemia, muchos niños no recibieron las vacunas de rutina, incluida la del VPH. Como he señalado antes, es necesaria una campaña de salud pública concertada para garantizar que los adolescentes vuelvan a vacunarse contra el VPH. Este avance monumental contra el cáncer de cuello de útero, que también podría reducir la incidencia de otros tipos de cáncer, es demasiado importante para dejarlo escapar.

PUBLICIDAD

Las tasas de cáncer de próstata también ofrecen una desafortunada lección de lo que ocurre cuando la prevención se queda corta. Los casos de cáncer de próstata aumentaron un 3% anual entre 2014 y 2019, lo que supone un retroceso con respecto a las tasas decrecientes de la enfermedad en los 20 años anteriores. Eso ha llevado a casi 100,000 casos más, aproximadamente la mitad de los cuales fueron avanzados, dijo la ACS.

Esta inversión parece estar relacionada con los cambios en las recomendaciones sobre quién debe someterse a la prueba del antígeno prostático específico (PSA). El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos recomendó en 2012 no someter a todos los hombres a la prueba del antígeno prostático específico debido a la preocupación por el sobrediagnóstico y los procedimientos innecesarios.

PUBLICIDAD

La AEC reconoció la necesidad de encontrar un mejor equilibrio entre un cribado excesivamente agresivo y la realización de pruebas a un nivel que permita detectar casos que podrían derivar en enfermedades más graves. Eso podría significar integrar otros tipos de pruebas en los grupos de riesgo, como los hombres negros, que tienen un riesgo mucho mayor de morir de cáncer de próstata que otros grupos.

El cáncer sigue siendo la segunda causa de muerte en EE.UU., pero el informe de la ACS nos recuerda que, aunque los avances en salud pública a menudo parecen lentos, las recompensas llegan. Abordar las disparidades en la prevención y atención del cáncer nos dará aún más que celebrar en los próximos años.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.