Inversores, en aprietos y a la espera de señales de la FED

Los inversores que temen volver a los días oscuros de 2022 podrían llegar a un punto de quiebre en el que comienzan a retirar efectivo a un ritmo más rápido

Foto: Michael Nagle/Bloomberg
Por Bailey Lipschultz - Jan-Patrick Barnert
19 de febrero, 2023 | 10:51 AM

Bloomberg — Los inversores del mercado se preparan para una semana repleta de datos económicos y oradores de la Reserva Federal que deberían ayudar a brindar claridad respecto del próximo paso para las acciones estadounidenses.

Este año comenzó con un repunte tórrido, pero eso dio paso a la primera racha de pérdidas de dos semanas del S&P 500 desde diciembre. El riesgo ahora es que las crecientes apuestas por aumentos más pronunciados de las tasas de interés estén desgastando la capacidad de recuperación del mercado. Los inversores que temen volver a los días oscuros de 2022 podrían estar llegando a un punto de quiebre en el que comienzan a retirar efectivo a un ritmo más rápido.

Las señales de advertencia están en todas partes. Los funcionarios de la Fed están hablando de otro aumento de tasas. La inflación es más obstinada de lo previsto. Y los bajistas más acérrimos de Wall Street no ven más que dolor en el horizonte. Ello hace que los operadores sopesen la amenaza de que sus ganancias de 2023 desaparezcan frente al potencial de otra recuperación rápida.

VER +
Por qué el mercado accionario tiene desconcertado a Wall Street

“Si tenemos una recesión más sustancial, los inversores podrían apresurarse a apretar el gatillo”, dijo por teléfono Frank Cappelleri, fundador de la firma de investigación CappThesis. “Los stop-loss realmente podrían estar en juego porque el peor de los casos ya está en la mente de todos, y eso está probando nuevos mínimos nuevamente”.

PUBLICIDAD
El índice de referencia se mantiene plano en febrero tras un fuerte repunte a principios de año.dfd

La ráfaga de actualizaciones económicas que se avecina puede cimentar la visión de los inversores sobre el camino de la política de la Fed. La semana comercial acortada por las vacaciones trae lecturas sobre la fabricación, la salud del consumidor y la producción económica de EE. UU. Eso se suma a las actas de la reunión más reciente de la Fed y los discursos de una variedad de funcionarios, incluida la presidenta de la Fed de Cleveland, Loretta Mester, quien dijo la semana pasada que veía un “caso económico convincente” para un aumento de medio punto en la última reunión del Banco Central.

Es un tramo que puede ayudar a confirmar si el repunte de las acciones de este año es el comienzo de un mercado alcista o de otra trampa bajista. Por un lado, Marko Kolanovic de JPMorgan Chase & Co., por su parte, ve un “sentimiento predominante de exuberancia y codicia”. Por otro lado, Chris Harvey de Wells Fargo & Co. declaró que el mercado bajista había terminado.

El S&P 500 se mantiene prácticamente plano este mes, luego de un aumento del 6,2% en enero. Según los analistas, este repunte se debió en parte a los vendedores a corto que cubrieron sus apuestas bajistas y a las compras de los inversores sistemáticos.

PUBLICIDAD
VER +
Acciones se verán golpeadas por “aterrizaje duro” en segundo semestre: BofA

Una bandera roja está emergiendo de Corporate America durante esta temporada de ganancias. El crecimiento de las ganancias se ha vuelto negativo año tras año, lo que ha sucedido solo otras cuatro veces en las últimas dos décadas y nunca ha sido una señal alentadora para las acciones.

El crecimiento de S&P 500 EPS fue negativo solo cuatro veces en los últimos 23 años.
dfd

Hay otro gran signo de interrogación que se avecina en un repunte en el comercio de opciones a corto plazo. Esa actividad ha amplificado las oscilaciones diarias, lo que se suma al ruido y crea una fuente potencial adicional de riesgo. Esta semana, el volumen de contratos que vencen el mismo día en que se negocian alcanzó una participación récord del 50% de todas las transacciones de opciones en el S&P 500, según muestran los datos de CBOE y Nomura. Es un telón de fondo que está creando un riesgo en la escala de la implosión de volatilidad del mercado a principios de 2018, según Kolanovic de JPMorgan.

Y, sin embargo, algunos inversores están encontrando consuelo al mirar hacia el futuro, las previsiones de que las ganancias se recuperarán en 2024, y el optimismo de que un aterrizaje suave y una recesión leve no solo son alcanzables, sino esperados.

El resultado es que el miedo a perderse algo (FOMO) ha regresado”, dijo Ed Clissold, estratega jefe para EE. UU. de Ned Davis Research Inc. “Incluso algunos inversores que dudan de que la Fed pueda diseñar un aterrizaje suave se han subido a bordo a regañadientes. "

Si bien el sentimiento y los flujos de fondos muestran una mezcla de escepticismo y optimismo, podría haber espacio para mayores ganancias, agregó. “El sentimiento parece estar lejos de los niveles excesivamente optimistas que a menudo se ven en los principales picos del mercado”.

Un grupo que ha estado comprando sin descanso son los comerciantes minoristas. Los inversores individuales compraron una cantidad neta de 32.000 millones de dólares en acciones estadounidenses y fondos cotizados en bolsa durante las 21 sesiones hasta el jueves, un récord para ese lapso, según muestran los datos de Vanda Research. Si bien ese ritmo puede ser difícil de mantener, hay suficiente efectivo para que el grupo haga apuestas arriesgadas, si los inversores institucionales intervienen para impulsar un repunte más fuerte, escribe Marco Iachini de Vanda.

En medio del debate general sobre la economía y la política de la Fed, los observadores de gráficos tienen su propia opinión. Señalan la estabilidad del mercado hasta fines de 2022 como una señal de que el repunte tiene soporte y están monitoreando esos niveles a medida que las acciones se disparan. El S&P 500 alcanzó un mínimo intradiario de 3.764 el 22 de diciembre, casi un 8% por encima del mínimo de octubre, creando un patrón de un mínimo más alto.

PUBLICIDAD
VER +
Swaps incorporan a precios subidas de tasas de la Fed en marzo y mayo

El mercado puede romperse a partir de aquí, pero si eso falla, eso mostrará que los patrones más grandes”, que ahora son alcistas, podrían anularse, dice Cappelleri.

Lea más en Bloomberg.com