Fundador de Zara se apresura a gastar su creciente fortuna, ¿por qué?

El empresario, notorio por evitar a los medios de comunicación, continúa participando estrechamente en las decisiones de gestión de sus compañías

Amancio Ortega. Fotógrafo: Fotopress/Getty Images
Por Rodrigo Orihuela, Macarena Munoz y Ben Stupples
26 de marzo, 2023 | 09:09 AM

Bloomberg — Amancio Ortega, el multimillonario de origen español, se enfrenta a un dilema que no afecta a la mayor parte de los hiperricos del planeta.

Anualmente, el máximo accionista de la empresa Inditex S.A. (ITX), dueño de Zara, principal cadena internacional de moda, se ve obligado a realizar importantes inversiones con los miles de millones de euros que obtiene de la compañía, o de lo contrario se verá obligado a tributar una parte de esos ingresos en concepto de impuesto sobre el patrimonio. A medida que el persistente éxito de Zara abulta las arcas de Ortega con crecientes flujos de dividendos, volver a invertir ese dinero en un plazo de 1 año empieza a ser todo un desafío. Inditex anunció la pasada semana un incremento del 29% en los dividendos, lo que supone unos €2.000 millones (US$2.110 millones) para su dueño, que hoy en día cuento con 86 años de edad.

Al ser Amancio Ortega, el propietario del 59% de Inditex, está obligado a reinvertir ese importe en un plazo de doce meses, en virtud de las disposiciones jurídicas y tributarias que regulan las “family offices (empresas familiares) como la de su inmobiliaria, Pontegadea, consideradas “empresas familiares”.

España ha sido el único estado miembro de la UE que ha establecido un gravamen de pleno derecho sobre el patrimonio y, de acuerdo con su legislación y sus residentes, solo están libres de este impuesto, políticamente controvertido, si sus empresas familiares revierten sus beneficios en un periodo de 1 año y en activos que se consideran “actividad económica”.

PUBLICIDAD

“Es bastante singular, porque no hay muchos otros ejemplos similares en España con ese nivel de riqueza”, afirma León Fernando Del Canto, abogado londinense que trabaja con particulares españoles acaudalados.

A lo largo de los años, la estructura fiscal ha llevado a Pontegadea a invertir los dividendos de Ortega en Inditex, más de US$12.000 millones desde la salida a bolsa de la empresa en 2001, según datos recopilados por Bloomberg, en activos cuidadosamente seleccionados, en su mayoría inmuebles urbanos.

Así, Ortega ha adquirido edificios emblemáticos como el Haughwout y el Southwest Financial Centre de Nueva York, el Royal Bank Plaza de Toronto y el Post Building de Londres. Y se ha hecho de propiedades residenciales y comerciales de primera clase en ciudades, desde Barcelona a Seattle, cuyos inquilinos incluyen Facebook (META) y Amazon (AMZN), Zara e incluso su rival H&M.

PUBLICIDAD

Todo ello ha convertido al empresario en uno de los mayores propietarios de carteras inmobiliarias de Europa. Sus propiedades estaban valoradas en €15.300 millones (US$16.463 millones) en 2021, según los últimos datos disponibles, por encima de las de los multimillonarios inmobiliarios británicos Hugh Grosvenor y Charles Cadogan. Desde entonces, Pontegadea ha invertido más de US$2.000 millones en al menos 10 propiedades en Norteamérica y Gran Bretaña, según datos recopilados por Bloomberg.

Aunque ha diversificado sus inversiones en otros tipos de activos que cumplen los requisitos impositivos, fuentes cercanas a la gestión de Pontegadea afirman que el reto de encontrar objetivos adecuados con los crecientes ingresos es cada vez más complejo.

VER +
Dueño de Zara apunta alto y compra rascacielos de lujo en Seattle
Zaradfd

Varias regiones españolas lideradas por la oposición, incluida Galicia, donde reside Ortega, tienen compensaciones que reducen o eliminan el impuesto sobre el patrimonio. Aun así, el tipo marginal en Galicia es de hasta el 2,5%. Además, existen otros gravámenes como el de la renta, sociedades y el IVA.

A fin de evitar pagar el impuesto sobre el patrimonio, las family office como Pontegadea pueden comprar activos tales como infraestructuras inmobiliarias y energéticas o participaciones de al menos el 5% en empresas que cotizan en bolsa. Los fondos de inversión y el efectivo no se consideran “actividad económica” y no cumplen los requisitos. No invertir todos los dividendos dentro del año puede obligar a un inversionista a tener que negociar una prórroga si puede demostrar que está cerca de cerrar un acuerdo para una parte de ellos.

Amancio Ortegadfd

Para Ortega, que declinó ser entrevistado para este artículo, los problemas a los que se enfrenta ahora distan mucho de los que tuvo que afrontar cuando empezó en los años sesenta. Hijo de un trabajador ferroviario, Ortega y su esposa de entonces, una costurera, empezaron a fabricar batas y a venderlas puerta a puerta. Más tarde, se hizo con una de las mayores fortunas del mundo al detectar rápidamente las tendencias de las pasarelas y convertirlas en prendas asequibles en todo el mundo. Su megaoperación cuenta ahora con tiendas en todo el mundo y un valor de mercado de unos € 91.000 millones (US$96.843 millones). Los ingresos de Inditex del ejercicio cerrado el 31 de enero ascendieron a €32.600 millones (US$34.433 millones).

El empresario, famoso por evitar a los medios de comunicación, sigue participando estrechamente en las decisiones de gestión tanto en Inditex, donde tiene un escritorio en la planta de Zara Women, como en Pontegadea. Es miembro de los consejos de administración de embajadores. Su hija Marta, de 39 años y fruto de un segundo matrimonio, es presidenta no ejecutiva de Inditex. Sandra, su hija mayor, es la mujer más rica de España gracias a su participación en Inditex.

A pesar de que Pontegadea ha sospechado sus inversiones en los últimos años, la mayor parte de la fortuna de Ortega sigue procediendo de su participación mayoritaria en Inditex, cuyas acciones han oscilado desde que alcanzaron un máximo histórico en 2017, cuando Ortega se convirtió en la segunda persona más rica del mundo. Con un patrimonio de unos US$65.000 millones, es la décimo séptima persona más rica del mundo, según el índice de multimillonarios de Bloomberg.

PUBLICIDAD

No es fácil en España hacer lo que él ha hecho cuando uno no viene de una familia madrileña tradicional”, dijo Del Canto, cuyo bufete de abogados homónimo tiene una oficina cerca de La Coruña, una ciudad costera y lluviosa en el noroeste de España, donde Ortega fundó su imperio textil.

Efectivodfd
VER +
El trono de ‘fast-fashion’ de Shein es retado por un nuevo competidor

El enorme crecimiento de la cartera inmobiliaria de Pontegadea en la última década y su impulso a la diversificación han transformado la pequeña empresa boutique. Dirigida por su CEO, Roberto Cibeira, que se incorporó a Pontegadea en 2003 procedente de la empresa auditora Arthur Andersen, cuenta con unos 80 empleados, la mayoría de ellos en el centro de la Coruña.

El resto del personal de Pontegadea está repartido por todo el mundo, incluidos Estados Unidos y Corea del Sur, y la mayor parte se centra en el sector inmobiliario, aunque ahora un pequeño equipo se ocupa de los negocios de infraestructuras y energía. La sede de Inditex está en Arteixo, a las afueras de la ciudad.

Al principio, los empleados de Pontegadea tienen que activamente buscar posibles operaciones. Pero ahora, una cantidad incesante de bancos de inversión llaman a sus puertas, para presentar ideas y obligar a los asesores originales de la empresa a enfrentarse a grandes bancos de inversión estadounidenses, según fuentes cercanas.

PUBLICIDAD

Como parte de la diversificación, en 2018, Pontegadea invirtió en una compañía de infraestructura de telecomunicaciones. Luego comenzó un operador de gasoductos, empresas de transmisión eléctrica y centros logísticos.

La diversificación no ha sido un camino fácil. Menos de tres años después de que Pontegadea adquiriera el 10% del operador de torres de telecomunicaciones de Telefónica SA, la telecompañía y KKR decidirían vender la empresa, obligando a Pontegadea a desinvertir también. La family office duplicó su dinero, pero no le hizo gracia quedarse con un capital añadido que había que invertir, según dos personas familiarizadas con el asunto. Los responsables de Pontegadea declinaron hacer comentarios.

PUBLICIDAD

Después, en 2022, desembolsó unos US$700 millones en centros logísticos estadounidenses. Se trató de la primera inversión de Pontegadea en logística y no fue muy oportuna, ya que se produjo en el punto álgido del ciclo económico del sector, según dos personas con conocimiento directo. Pero se hizo porque Pontegadea necesitaba trabajar con un calendario estricto.

Este año, la empresa intentó adquirir una participación en la empresa española de energías renovables Iberdrola SA, pero no pasó de la lista larga, según dos personas al tanto del asunto. Al carecer de personal especializado, su oferta era demasiado baja.

Con más dinero entrando a raudales, los problemas de gasto de Pontegadea posiblemente seguirán aumentando, aunque es poco probable que Ortega se queje, al menos en público.

PUBLICIDAD

“Ortega se ocupa de sus asuntos”, afirma Del Canto. “Políticamente, se mantiene callado”.

Con la asistencia de Clara Hernanz Lizarraga.

Lea más en Bloomberg.com