Negocios

Cómo JBS prepara la sucesión en la dirección con un miembro de la familia Batista

La familia fundadora volvería al frente de la mayor empresa de proteína animal tras una ausencia de un lustro por un escándalo de corrupción

Rebaño de ganado en un rancho en Blanchard, Oklahoma, Estados Unidos, el jueves 2 de diciembre de 2021. Se espera que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos publique las cifras semanales de producción de carne de vacuno el 10 de diciembre.
Por Tatiana Freitas y Daniel Cancel
20 de mayo, 2023 | 07:08 PM

Bloomberg — Por 65 años, un miembro de la familia Batista siempre estuvo al frente de JBS SA (JBSS3). Actualmente, y tras un paréntesis de un lustro, un miembro de la familia fundadora volvería a tomar las riendas del que hoy es el máximo productor cárnico mundial. Le espera una ardua tarea.

Si bien el coloso de Brasil, que opera en quince países ubicados en los 5 continentes, no ha comunicado su decisión sobre la sucesión, Wesley Batista filho (hijo), con 31 años de edad, es el próximo en la lista de candidatos, según indicaron fuentes cercanas a la familia Batista y de las actividades de JBS, pero que no estaban facultadas para pronunciarse públicamente.

Por su parte, Batista filho, recientemente nombrado CEO de la vital división de EE.UU. de la empresa, terminará eventualmente sustituyendo a Gilberto Tomazoni, de 64 años, como CEO mundial. En 2018 Tomazoni se convirtió en el primer CEO de la empresa en no pertenecer a la familia Batista, tras un gran escándalo por corrupción que salpicó a dos miembros destacados del clan.

Tanto Batista filho como JBS declinaron hacer declaraciones, y los conocedores del asunto dijeron que no hay un calendario firme para la sucesión.

PUBLICIDAD

Pero cuando asuma el papel que una vez tuvo su padre, su tío y su abuelo, llegará en un momento crucial para el gigante de la carne que compite por el título de la compañía de alimentos más grande del mundo.

A medida que crece en nuevas áreas como las granjas de salmón y los alimentos a base de plantas, JBS deberá convencer simultáneamente a los inversionistas globales de que los problemas de gobernanza, laborales y ambientales son cosas del pasado. JBS también necesitará estabilizar su vital negocio cárnico que, al igual que sus rivales, ha estado enfrentando costos de ganado récord y precios elevados de alimentos para animales. Además de eso, las personas familiarizadas con la estrategia de la compañía esperan que finalmente esté cerca una tan esperada oferta pública en los EE.UU.

“Se ha hecho un gran trabajo operativo”, dijo Tomazoni en una entrevista la semana pasada cuando se le preguntó sobre una OPI en Estados Unidos. En marzo, lo llamó la “máxima prioridad” de la compañía.

PUBLICIDAD
VER +Brasil suspende las exportaciones de carne a China tras un caso de ‘vaca loca’

Hombre de la compañía

Nieto de José Batista Sobrinho, quien prestó sus iniciales a la empresa que fundó, hijo del ex CEO Wesley Batista, Batista filho comenzó su carrera en JBS en el turno de noche en una planta de carne vacuna en Greeley, Colorado, cuando tenía 19 años. El año pasado fue nombrado presidente de operaciones globales; desde el 1 de mayo, dirige la joya de la corona de la compañía, JBS USA, durante lo que se ha convertido en un momento difícil para los procesadores de carne de res.

“Hemos realizado cambios en el control de la carne vacuna de EE.UU. para acelerar la recuperación de este negocio”, dijo Tomazoni la semana pasada después de que JBS, con sede en Sao Paulo, informara una pérdida trimestral inesperada, la primera en tres años.

En el mercado de carne de res de EE.UU., JBS apenas alcanzó el punto de equilibrio. Es una tendencia que se desarrolla en toda la industria: para los rivales de todo el país, la inflación está en alza, el consumo se está desacelerando y los márgenes de la carne de vacuno, que alguna vez fueron grandes por la demanda de Covid-19, están bajo presión. Personas familiarizadas con la decisión dijeron que Batista filho ha sido encargado de enderezar el barco en JBS USA, incluida la mejora del rendimiento industrial y comercial en las plantas estadounidenses.

Ciertamente, está familiarizado con ellos: cuando fue enviado por primera vez a Colorado cuando era adolescente, le enseñaron la forma correcta de deshuesar una vaca. Durante sus visitas frecuentes a las instalaciones de JBS, lleva una regla en el bolsillo y, a veces, detiene una línea de producción para medir los cortes de las costillas y asegurarse de que cada pieza tenga el mismo tamaño, según personas que interactúan directamente con él.

Escándalo familiar

Quizás el mayor obstáculo que tendrá que superar Batista filho sea su propio nombre, que en Brasil desencadena recuerdos recientes de escándalos de corrupción de la generación anterior.

Hace seis años, su padre Wesley y su tío Joesley confesaron haber sobornado a cientos de políticos como parte del mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil, conocido como Lava Jato (Autolavado). Su padre y el fundador de la compañía, que tenía alrededor de 80 años en ese momento, intervino temporalmente como CEO hasta que se eligió a Tomazoni para que asumiera el cargo.

Los hermanos Batista pasaron seis meses en la cárcel y fueron expulsados de las operaciones diarias de la empresa. Si bien Wesley y Joesley ahora pueden regresar a un puesto ejecutivo en JBS, han mantenido un perfil bastante bajo.

PUBLICIDAD

Batista filho no estuvo implicado en las investigaciones, pero es difícil deshacerse de la connotación de su apellido, especialmente porque “filho” es el equivallente en portugués de junior, usado para el hijo que comparte el nombre con su padre.

“Para aquellos que solo leen que Wesley filho pertenece a la familia fundadora, nombrarlo como CEO puede traer un peso adicional de gobernanza a las acciones de JBS”, dijo Leonardo Alencar, analista de XP Investimentos. Al mismo tiempo, Batista filho ha demostrado un profundo conocimiento de las operaciones globales de la empresa, trabajando en la planta y ocupando el segundo puesto ejecutivo más alto, lo que debería ayudarlo a superar su historia familiar. “Eso es único en el mundo corporativo”, dijo Alencar.

La instalación de Tomazoni como CEO ayudó a la empresa a distanciarse temporalmente de la familia, incluso cuando el vehículo de inversión de Batista, J&F Investimentos SA, todavía posee el 42% de la empresa cárnica.

Con JBS valorado en unos 36.000 millones de reales (US$7.300 millones), eso sitúa la participación de la familia en poco más de US$3.000 millones. Al agregar otros negocios del holding, que también incluye uno de los productores de celulosa más grandes del mundo, un banco y compañías que incluyen servicios públicos, minería, cosméticos y medios, la familia tiene un patrimonio de alrededor de US$5.000 millones, según el Índice de multimillonarios de Bloomberg.

PUBLICIDAD
VER +El gigante de carnes JBS entrará al mercado de pescado: adquirirá a la australiana Huon por US$314 millones

Serie de adquisiciones

El abuelo de Batista filho, conocido como Zé Mineiro, trabajaba como carnicero cuando fundó la empresa en 1953. Comenzando con una capacidad para sacrificar solo cinco cabezas de ganado por día, el patriarca de la familia ayudó a suministrar carne para los trabajadores de la construcción en Brasilia y luego adquirió su primera planta empacadora de carne, la primera de una serie de adquisiciones que transformaron su negocio en una potencia cárnica mundial.

El crecimiento se aceleró a medida que la compañía adquirió una lista de negocios globales, incluida Swift & Co., la división de carne de vacuno de Smithfield Foods y una participación mayoritaria en Pilgrim’s Pride Corp. Las adquisiciones de aves, cerdo y empaques ampliaron aún más el alcance de la compañía.

PUBLICIDAD

Hoy, JBS es la empresa de proteína animal más grande del mundo con capacidad para procesar 75.000 bovinos al día. También vende cuero, colágeno y biodiesel. Sus diversas marcas, desde las carnes frías Primo de Australia hasta la etiqueta avícola europea Moy Park, son nombres conocidos en más de 190 países de todo el mundo.

JBSdfd

Era importante para su padre que Batista filho pudiera hablar varios idiomas después de los problemas que enfrentó cuando vivía en Estados Unidos durante la adquisición de Swift, dijo una de las personas familiarizadas con la situación. Batista filho, quien asistió a un internado suizo y luego abandonó la Universidad Estatal de Colorado para unirse al negocio a tiempo completo, habla inglés, español, portugués, francés y alemán con fluidez.

Esas habilidades lo han ayudado a adaptarse rápidamente a la cultura local durante sus diversos puestos en todo el mundo con JBS, incluida la identificación y promoción de inmigrantes y refugiados a puestos gerenciales, dijeron personas que han trabajado de cerca con él.

PUBLICIDAD

También es conocido por comenzar el día temprano, un escenario de pesadilla para algunos de sus colegas brasileños acostumbrados a comenzar más tarde. Un alto ejecutivo de JBS, que pidió no ser identificado por tratarse de asuntos privados, dijo que durante su primera semana en la empresa fue convocado a una reunión con Batista filho a las 7 a.m.

“Es feriado en Sao Paulo, pero no en el estado de Mato Grosso”, habría dicho Batista filho al ejecutivo. “Vamos a volar allí para trabajar hoy”.

-- Con la ayuda de Felipe Marques y Blake Schmidt.

Lee más en Bloomberg.com