Lula y el Senado de Brasil intensifican la presión para recorte de tasas

Se espera ampliamente que la autoridad monetaria de Brasil mantenga sin cambios los costos de endeudamiento por séptima reunión consecutiva el 21 de junio

El jefe del Banco Central, Roberto Campos Neto (izquierda), y el ministro de Hacienda, Fernando Haddad, asisten el 27 de abril a un acto organizado por el Senado brasileño para debatir la inflación, los tipos de interés y el crecimiento económico.
Por Martha Beck y Simone Iglesias
20 de junio, 2023 | 08:20 PM

Bloomberg — El banco central de Brasil está debatiendo su próximo movimiento de política monetaria en medio de la creciente presión a favor de recortes de las tasas de interés por parte de la administración del presidente Luiz Inácio Lula da Silva e incluso de senadores que son los garantes últimos de la autonomía de la institución.

La preocupación de que el banco dirigido por Roberto Campos Neto pueda mantener la puerta cerrada a un recorte de las tasas en agosto (después de mantenerlos probablemente en el 13,75% el miércoles, como se esperaba ampliamente) ha ido creciendo entre los miembros del equipo económico de Lula en las últimas semanas, según dos funcionarios del gobierno con conocimiento de las discusiones.

VER +
Analistas de Brasil rebajan pronósticos para tasa de interés e inflación

Esta preocupación se ha visto alimentada por recientes declaraciones de miembros del consejo del banco, como una entrevista del director del Sistema Financiero, Renato Dias Gomes, quien declaró a un periódico local la semana pasada que una relajación precipitada de la política monetaria acabaría resultando más costosa a largo plazo, lo que podría desbaratar los esfuerzos por combatir la inflación. Su entrevista al periódico O Estado de S.Paulo fue vista por el ministro de Finanzas, Fernando Haddad, como un mensaje de Campos Neto, dijeron los funcionarios, que solicitaron el anonimato para hablar de asuntos internos.

El jefe del Banco Central, Campos Neto, y el ministro de Finanzas, Haddad, asisten al debate sobre la inflación en el Senado

PUBLICIDAD

Sin embargo, Gomes es considerado uno de los miembros más duros del consejo del banco central, que el año pasado se puso del lado de la directora de Asuntos Internacionales, Fernanda Guardado, y votó a favor de una última subida de tasas que habría llevado el Selic de referencia al 14%.

Un debate en curso sobre el nivel adecuado de las tasas de interés necesarios para evitar que la economía se ralentice o se recaliente también ha levantado una bandera amarilla en el Ministerio de Finanzas, dijeron los funcionarios. Si la llamada tasa neutral sube en Brasil, como ha debatido el consejo del banco central en sus tres últimas reuniones, es probable que se necesiten costes de endeudamiento más elevados durante más tiempo para reducir la inflación.

El banco central declinó hacer comentarios. En recientes apariciones públicas, Campos Neto ha señalado que está abierto a empezar a debatir recortes de tipos y ha subrayado que las decisiones de la institución las toma su consejo, en el que él sólo tiene voto propio.

PUBLICIDAD
Luiz Inacio Lula da Silva, presidente de Brasil, habla en una manifestación laboral del Primero de Mayo en Sao Paulo, Brasil, el lunes 1 de mayo de 2023. Lula anunció un aumento del salario mínimo mensual en Brasil, en un momento en que su gobierno trata de equilibrar una promesa electoral de mayor gasto social con el mantenimiento bajo control del crecimiento de la deuda pública.dfd

Se espera ampliamente que la autoridad monetaria de Brasil mantenga sin cambios los costos de endeudamiento por séptima reunión consecutiva el 21 de junio, cuando la mayoría de los economistas prevén que los responsables de formular las políticas abrirán la puerta a un ciclo de relajación monetaria que comenzará ya en agosto. La inflación anual se ha ralentizado hasta menos del 4% en mayo, dentro del rango de tolerancia del objetivo del 3,25% para este año.

Senadores preocupados

Las peticiones de tasas de interés más bajos hechas por Lula desde principios de año se han extendido rápidamente entre los líderes empresariales y ahora entre los senadores, que en general están muy en sintonía con las necesidades del sector productivo. Algunos de ellos, según los funcionarios, han dicho a los miembros del equipo económico que Campos Neto podría ser despojado de su mandato si el banco no ofrece el miércoles una bajada de tasas o, al menos, una señal clara de un ciclo de relajación inminente.

Otros, como el senador Humberto Costa, del Partido de los Trabajadores de Lula, fueron más prudentes.

“Hay un descontento creciente entre los senadores, que esperan que las tasas de interés empiecen a bajar”, dijo Costa en una entrevista. Preguntado sobre si los senadores podrían aprobar una posible moción para acortar el mandato de Campos Neto, respondió: “Hay un movimiento en el Senado, pero ahora mismo es para presionar por una bajada de tipos. Si eso no ocurre pronto, ese movimiento puede crecer”.

Aunque la ley de autonomía del banco central aprobada en 2021 otorga al Senado la prerrogativa de destituir a los miembros del consejo cuya actuación se considere “insuficiente para cumplir los objetivos” de la institución, una medida tan drástica no contaría con el apoyo de la mayoría de la cámara alta, ni siquiera entre todos los miembros del Partido de los Trabajadores, según tres personas conocedoras del pensamiento de los legisladores.

A los senadores les preocupa en particular que la destitución de Campos Neto, cuyo mandato expira en 2024, debilitaría la ley de autonomía que aprobaron hace apenas dos años, con una probable repercusión negativa entre los inversores, dijeron. Además, el jefe del Senado, Rodrigo Pacheco, ya ha dicho que no ve motivos para apoyar tal medida, lo que significa que es poco probable que la someta a votación en el pleno.

Sin embargo, Lula ha indicado que corresponde ahora al Senado decidir sobre el futuro de Campos Neto.

PUBLICIDAD

“El presidente del banco central tiene que explicar por qué no baja las tasas de interés, no a mí, que ya conozco la razón, sino al pueblo brasileño y al senado”.

Con la asistencia de Maria Eloisa Capurro.

Lea más en Bloomberg.com