Un acuerdo de última hora que evite el cierre del Gobierno de EE.UU. es improbable

El país ha superado muchos cierres anteriores y, a pesar de la interrupción de los servicios públicos y de los salarios de los empleados federales, el daño económico es inicialmente leve y aumenta gradualmente.

GOP Leaders Work To Nudge Far-Right Holdouts On Budget Deal
Por Erik Wasson y Michelle Jamrisko
27 de septiembre, 2023 | 09:39 PM

Bloomberg — No es probable que se llegue a un acuerdo de última hora para evitar el cierre del Gobierno estadounidense a partir de este fin de semana, ya que el presidente de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, ha planteado grandes exigencias al presidente Joe Biden y tiene poca influencia en el enfrentamiento.

El líder republicano se enorgullece de haber logrado un acuerdo con Biden sobre los recortes del gasto a largo plazo en el enfrentamiento de la primavera pasada sobre un posible impago de la deuda estadounidense, y ahora quiere utilizar un cierre para obtener más concesiones.

VER +
Un cierre prolongado del Gobierno de EE.UU. adelantaría un máximo del dólar

“Quiero sentarme con el presidente para asegurar esa frontera”, dijo McCarthy a los periodistas el miércoles, mientras él y los republicanos de línea dura exigían la reanudación de la construcción del muro fronterizo de Donald Trump, nuevas políticas de asilo e inmigración más estrictas, ninguna nueva ayuda a Ucrania y mayores recortes del gasto federal a cambio de mantener temporalmente abierto el gobierno.

Esa negociación en el Despacho Oval no se está materializando por una sencilla razón: Biden y otros demócratas no tienen miedo esta vez.

PUBLICIDAD

Para empezar, los cierres no conllevan el riesgo de agitación financiera inmediata que supondría un impago sin precedentes de la deuda pública estadounidense. El país ha superado muchos cierres anteriores y, a pesar de la interrupción de los servicios públicos y de los salarios de los empleados federales, el daño económico es inicialmente leve y aumenta gradualmente.

Los republicanos también están divididos esta vez, tanto sobre si cerrar o no el Gobierno como sobre qué quieren para impedirlo.

Ukraine President Volodymyr Zelenskiy Visits Lawmakers On Capitol Hilldfd

El líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, que públicamente apoyó a McCarthy en la batalla por el límite de deuda, esta vez respalda un plan bipartidista para evitar el cierre que se está tramitando en el Senado. Y se ha distanciado públicamente de los republicanos de la Cámara de Representantes.

PUBLICIDAD

“El Senado y la Cámara de Representantes son muy diferentes, y creo que en el Senado vamos a seguir tratando de llegar a un acuerdo que pueda ser aprobado sobre una base bipartidista y, con suerte, mantener el gobierno abierto”, dijo McConnell en una conferencia de prensa el miércoles.

McConnell también ha indicado claramente que comparte la opinión generalizada de que la opinión pública culpará a los republicanos de un cierre del gobierno y que, en última instancia, tendrán que capitular. En el pleno del Senado, planteó a los republicanos la disyuntiva de llegar a un acuerdo sobre la financiación temporal “o podemos cerrar el Gobierno a cambio de cero avances significativos en política.”

McCarthy, que consiguió que la Cámara de Representantes votara a favor de un aumento del límite de la deuda vinculado a exigencias específicas mucho antes de un posible impago, esta vez no puede conseguir que los legisladores del Partido Republicano se pongan de acuerdo sobre una oferta inicial.

Él y sus lugartenientes quieren hacer que el inminente cierre se centre en la oleada de migrantes que llegan a través de la frontera sur de EE.UU., pero han sido incapaces de unir al partido en una oferta inicial. Incluso un proyecto de ley de gasto de 31 días con un recorte del 27% del gasto nacional y cambios en la ley de asilo carece de los votos necesarios para ser aprobado en la Cámara de Representantes.

VER +
‘Shutdown’: ¿Cuáles son los riesgos económicos de un cierre del Gobierno estadounidense?

Biden ofreció esperanzas el miércoles por la tarde de que pueda evitarse un cierre.

“No creo que nada sea inevitable en política”, dijo Biden a los periodistas durante una reunión con su consejo de ciencia y tecnología en San Francisco.

Pero el presidente y sus asesores han dejado claro que consideran que las nuevas exigencias de recortes del gasto suponen renegar del acuerdo sobre los niveles de gasto que McCarthy alcanzó durante el enfrentamiento por el impago.

PUBLICIDAD

“El hecho es que creo que el presidente está eligiendo entre la presidencia y los intereses estadounidenses”, dijo Biden en un acto de recaudación de fondos el miércoles.

Los economistas de Bloomberg Anna Wong y Alexander Isakov, citando un modelo de elecciones presidenciales, sugieren que cuanto más se prolongue la interrupción de la financiación gubernamental “y cuanto más se retrase a 2024 cualquier ‘recuperación’ tras la resolución, mejores serán las posibilidades del presidente Biden”.

Añaden, sin embargo, que si los demócratas aceptan recortes significativos del gasto, eso podría “pesar sobre la economía el año que viene, algo de lo que los votantes tienden a culpar al partido en el poder”.

Otro frente

Las luchas internas republicanas han llevado a los moderados a intentar colaborar con los demócratas para poner fin al cierre aprobando una medida provisional sin las prioridades conservadoras. Podrían obligar a la Cámara a votar sobre un plan de este tipo utilizando una regla arcana, pero no antes de la fecha límite del 1 de octubre.

PUBLICIDAD
GOP Representative Mike Lawler Campaign Eventdfd

Uno de los moderados, Mike Lawler, de Nueva York, dijo que ha dicho a sus colegas que tienen que hacer una oferta inicial, que “no se puede ganar sin nada” y que tienen que aprobar un proyecto de ley provisional republicano.

“Si la gente no está dispuesta a hacerlo para cuando tengamos que actuar, entonces lo haré yo”, dijo Lawler.

PUBLICIDAD

- Con la colaboración de Jennifer Jacobs.

Lea más en Bloomberg.com