JPMorgan tiene un plan maestro para vencer a sus competidores en Silicon Valley

La adquisición de First Republic fue sólo el principio. Una oleada de contrataciones y otras inversiones también pretenden llenar el vacío dejado por SVB

JPM
Por Hannah Levitt
12 de octubre, 2023 | 02:57 AM

Bloomberg — Durante años, mientras JPMorgan Chase & Co. (JPM) acumulaba beneficios récord y aumentaba su ventaja como mayor banco de Estados Unidos, observaba cómo una empresa de una fracción de su tamaño captaba como clientes a muchas de las empresas emergentes del mundo tecnológico.

Y entonces, en marzo, ese prestamista regional (el Silicon Valley Bank) se hundió.

VER +
JPMorgan busca bancarizar más startups y firmas de capital de riesgo, dice Dimon

Ahora, los ejecutivos de JPMorgan están reuniendo un ejército cada vez mayor de banqueros comerciales en una ambiciosa campaña para convertirse en el nuevo socio financiero de las startups, así como de sus fundadores y patrocinadores de capital riesgo. El gigante de Wall Street, que en mayo se hizo con el rival más pequeño de SVB, pretende llenar el vacío que ambos bancos han dejado.

La campaña, puesta en marcha por el CEO Jamie Dimon, de 67 años, y algunos de sus principales lugartenientes, ha ido cobrando impulso con contrataciones y otras inversiones entre bastidores. El objetivo inicial es convertir en clientes permanentes a legiones de empresas tecnológicas y a sus fundadores, para luego prestarles servicios en todas las etapas a medida que crezcan sus negocios y su patrimonio. Si la ofensiva tiene éxito, también daría a JPMorgan una ventaja para conseguir más de los mandatos más codiciados de Wall Street: gestionar ofertas de acciones y ocuparse de las fortunas de multimillonarios recién acuñados.

PUBLICIDAD

Desde que la quiebra de SVB en marzo envió una oleada de clientes a JPMorgan, “la pregunta que todos nos hicimos es cómo podemos acelerar esto aún más, para servir mejor a esta base de clientes mucho mayor”, dijo Melissa Smith, codirectora del negocio de JPMorgan que atiende a inversores de capital riesgo y empresas emergentes. “Queremos ser el socio líder”.

Inundación de depósitos

En una serie de entrevistas en el campus de Palo Alto que el banco inauguró en 2021, los ejecutivos describieron sus ambiciones sobrealimentadas. Las oficinas, enclavadas entre Tesla Inc. (TSLA) y la Universidad de Stanford, cuentan con una planta diáfana, comedor y juegos de arcade como Ms. Pac-Man y Ridge Racer.

Está muy lejos de la sede de la empresa en un rascacielos de Manhattan. Pero es el ambiente que han adoptado los ejecutivos locales desde que iniciaron su expansión en 2016. Aunque habían hecho progresos, esperan que la agitación de este año sea transformadora.

PUBLICIDAD

Comenzó cuando más de la mitad de los depósitos que huyeron del SVB durante su colapso aterrizaron en JPMorgan sin ser solicitados, atraídos por la estabilidad percibida del gigante financiero, estiman personas con conocimiento de los flujos. JPMorgan declinó hacer comentarios sobre las cifras confidenciales. Smith, que dirige lo que el banco denomina su negocio de economía de la innovación, vio cómo su lista de clientes se triplicaba en un mes.

La cuestión era si tales empresarios (personas que sueñan con trastornar los negocios tradicionales) querrían seguir asociándose con un banco de 224 años de antigüedad que figura como el mayor y más rentable del país, prácticamente la definición de un incumbente.

Dimondfd

Hasta ese momento, muchas startups tecnológicas no podían imaginar recurrir a JPMorgan, preocupadas porque una empresa tan grande “no podía ser lo suficientemente ágil como para trabajar con ella”, dijo Konrad Alt, que asesora a bancos y fintechs como cofundador de Klaros Group. Sin embargo, “JPMorgan era tan fácilmente identificable en aquella época: como si preguntaras a alguien que no supiera nada de universidades dónde quiere que vaya su hijo, te diría que a Harvard”.

VER +
Tasas de interés y acuerdo con First Republic impulsan ingresos récord de JPMorgan

Semanas después, JPMorgan compró el First Republic Bank, el rival más pequeño del SVB que también se tambaleaba, en un acuerdo negociado con la Federal Deposit Insurance Corp. Y una oleada de contrataciones duplicó la lista de Smith de banqueros comerciales dedicados al sector, hasta más de 400. JPMorgan emplea ahora a algunos de los principales creadores de lluvia de SVB, como John China, que ahora codirige el grupo con Smith, y Ashraf Hebela, nombrado jefe de banca de startups.

En un reconocimiento de que Silicon Valley es hoy más un concepto que un lugar, el equipo se ha desplegado para organizar actos de bienvenida para clientes en San Francisco, Los Ángeles, Boston, Austin, Nueva York y Miami, con mesas redondas, charlas y copas.

Dura competencia

JPMorgan se enfrentará a una dura competencia en la campaña. First Citizens BancShares Inc. compró lo que quedaba de SVB y pretende reconstruir su primacía entre las empresas de capital riesgo. Otros prestamistas, como East West Bancorp y HSBC Holdings Plc, han dicho que pretenden abrirse camino entre los inversores de capital riesgo y sus empresas en fase inicial. Las empresas de capital riesgo también se están abriendo paso con sus propias ofertas.

En JPMorgan, los ejecutivos han tomado nota de las prácticas de atención al cliente que ayudaron a SVB y First Republic a ganarse el cariño de Silicon Valley. Pero no piensan copiar los arriesgados préstamos a las empresas emergentes y las hipotecas ultradulces a los ricos que acabaron por vaciar los balances de los prestamistas más pequeños. El argumento de JPMorgan es que ya dispone de un extenso ecosistema de servicios, incluida una plataforma simplificada de gestión de tesorería adaptada a las startups, así como asesoramiento en materia de negociación y gestión de patrimonios a medida que las empresas ganan impulso.

PUBLICIDAD

“No puedes superar nuestra plataforma”, dijo Doug Petno, director de banca comercial de JPMorgan. “Está todo unido”.

VER +
El año en que Jeffrey Epstein acechó a JPMorgan

Tras las abruptas quiebras de SVB y First Republic, los clientes de Silicon Valley están menos interesados en encontrar otro banco pequeño con la mentalidad de una startup, dijo China, que pasó tres décadas en SVB.

“Quizá sea bonito decir ‘quiero probar lo nuevo’”, dijo. “Pero creo que esta experiencia de marzo, especialmente en la banca, ha obligado a la gente a tener en cuenta la gobernanza sólida, la estabilidad sólida, los controles, todas esas cosas en las que la gente no pensaba antes del colapso de SVB y First Republic”.

First Republicdfd

El acuerdo de Pierpont

JPMorgan llevaba mucho tiempo insatisfecha con su posición en la industria tecnológica del norte de California.

PUBLICIDAD

La empresa realizó su primera operación en la zona de la bahía durante la época de su magnate homónimo, John Pierpont Morgan, cuando participó en la financiación de un bono del ferrocarril urbano en 1902. Décadas más tarde, otro antepasado de JPMorgan, Chase Manhattan, empezó a crear una presencia de banca de inversión en Silicon Valley. En 1999, se hizo con Hambrecht & Quist, una de las cuatro grandes boutiques de negociación que dominaban la banca tecnológica en aquel momento. Pero después de que la moderna JPMorgan tomara forma mediante una fusión masiva a principios de la década de 2000, fue la adquisición de emergencia de Washington Mutual en plena crisis financiera mundial lo que impulsó su presencia de banca comercial en California.

Hoy en día, los principales bancos de Wall Street tratan de intimar con las empresas de capital riesgo, observan atentamente qué empresas emergentes ganan tracción y luego proponen formas de ayudarlas a expandirse.

PUBLICIDAD

Cada banco parece tener su propio enfoque. Michael Grimes, banquero tecnológico de Morgan Stanley, es famoso por haber llegado a extremos inusuales para conseguir mandatos, incluido el pluriempleo como conductor de Uber. Su empresa también ha encontrado una ventaja al recurrir a su amplia lista de clientes de gestión de patrimonios para recaudar dinero en privado para jóvenes empresas. Goldman Sachs Group Inc. ha adquirido a veces participaciones en empresas nacientes que consideraba prometedoras.

En JPMorgan, el arma no tan secreta es su balance de US$3,87 billones y su poder para conceder préstamos a empresas y a sus fundadores. También está el estatus de celebridad de Dimon. Antes de la quiebra de SVB, el banco regional observaba a veces cómo JPMorgan se desprendía de empresas en fase de maduración. En algunos casos, Dimon se implicó personalmente para atraerlas. Aun así, SVB mantuvo su dominio.

“Siempre quise hacerlo mejor”, dijo Dimon a Bloomberg TV este mes. “Tenemos productos y servicios increíbles que ofrecerles: digital, consumo, líneas de suscripción, financiación, globalidad, investigación... lo que sea. Pero tenemos que ofrecérselos de un modo que realmente les guste y lo quieran, que es lo que hizo Silicon Valley Bank”.

Lee más en Bloomberg.com