Los precios al consumo en Brasil suben menos de lo previsto

Las presiones mundiales sobre los precios y un mercado laboral nacional resistente hacen que la mayoría de los analistas apuesten por otro recorte de tasas de un cuarto de punto en junio

La gente cena en un restaurante al aire libre en la Avenida Paulista en Sao Paulo, Brasil.
Por Andrew Rosati
28 de mayo, 2024 | 01:20 PM

Bloomberg — La inflación anual de Brasil se redujo más de lo esperado a principios de mayo, lo que se suma a las expectativas de los economistas de que los responsables políticos tienen suficiente margen de maniobra para recortar los costes de endeudamiento de nuevo en junio antes de hacer una pausa en su ciclo de flexibilización.

Los datos oficiales publicados el martes mostraron que los precios aumentaron un 3,7% en las dos primeras semanas del mes respecto al año anterior, justo por debajo de la estimación media del 3,74% de los analistas en una encuesta de Bloomberg. La inflación mensual fue del 0,44%.

  dfd

Los tipos swap del contrato con vencimiento en enero de 2026, que son un indicador del sentimiento del mercado respecto a la política monetaria a finales del próximo año, cayeron 12 puntos básicos en las operaciones matinales tras el dato de inflación más lento de lo esperado.

Los economistas y los inversores se han vuelto pesimistas sobre la trayectoria de la inflación en Brasil. Los analistas elevaron sus previsiones para finales de 2024, 2025 y 2026 por encima del objetivo del 3%, según una encuesta semanal del banco central publicada el lunes.

PUBLICIDAD

Aún así, el informe de hoy “mostró que las perturbaciones estacionales de los precios de los alimentos están remitiendo y la inflación subyacente pareció ser algo mejor de lo que muchos temían”, dijo Dan Pan, economista del Standard Chartered Bank. “El mercado ha empezado a revisar el reciente pesimismo sobre la dinámica inflacionista de Brasil y las perspectivas de que el banco central brasileño continúe con los recortes de tipos”.

Los precios a principios de mayo se vieron impulsados sobre todo por la subida del 1,07% de los productos sanitarios y de cuidado personal, así como por el aumento del 0,77% de los costes de transporte, que se debió en gran medida a la subida del precio de la gasolina. Por su parte, los artículos para el hogar cayeron un 0,44%, según la agencia estadística.

Las crecientes presiones mundiales sobre los precios y un mercado laboral nacional sorprendentemente resistente hacen que la mayoría de los analistas apuesten actualmente por otro recorte de los tipos de interés de un cuarto de punto en junio, antes de que los responsables políticos hagan una pausa en su actual ciclo de relajación, con el Selic de referencia terminando el año en el 10%.

PUBLICIDAD

Ver más: Banco Central de Brasil prevé tasas más restrictivas tras votación dividida sobre política monetaria

Los responsables políticos están prestando mucha atención a los indicadores de inflación que excluyen los elementos más volátiles, como los alimentos y el combustible. Los economistas señalaron que las lecturas subyacentes de los precios de los servicios, que se han mantenido a fuego lento en los últimos meses, parecían ir a la baja y podrían proporcionar al banco central un mayor margen de maniobra cuando se reúna para fijar los tipos de interés el mes que viene.

El jefe del banco central, Roberto Campos Neto, dijo el lunes que las previsiones de los precios al consumo mejorarán a medida que se disipe el “ruido reciente”. Pero mientras los miembros del consejo han enfatizado su compromiso de alcanzar el objetivo del banco del 3%, una decisión dividida sobre el tamaño de su último recorte de tipos llevó a la preocupación de que la institución pudiera volverse más tolerante con la inflación bajo la presidencia de Luiz Inácio Lula da Silva.

El líder izquierdista se ha enfrentado a Campos Neto, quejándose de que está causando demasiado dolor económico en sus esfuerzos por enfriar los precios. Hasta ahora, el banco central ha bajado la Selic en 3,25 puntos porcentuales desde que inició su campaña de flexibilización en agosto.

--Con la colaboración de Giovanna Serafim y Josué Leonel.

Lea más en Bloomberg.com