Las tarifas aéreas se moderarán al menos en clase turista, dicen los CEOs

Los precios en las tarifas de viajes trasatlánticos han venido bajando a medida que más aerolíneas entran en este rentable mercado

La actual tendencia de los precios de billetes en clase turista en europa se mantienn estables este verano.
Por Charlotte Ryan
08 de junio, 2024 | 11:45 AM

Bloomberg — Transcurrido más de un año de precios desorbitados de los billetes de avión como consecuencia de la crisis de Covid-19, hay buenas noticias para los viajeros de este verano, sobre todo para quienes viajan en clase turista: no se prevé que aumenten las tarifas y, en todo caso, es posible que se relajen.

Así lo han manifestado muchos de los CEOs de aerolíneas congregados esta semana en Dubai para la reunión anual de la IATA (por sus siglas en inglés, Asociación Internacional de Transporte Aéreo). Algunos de ellos mencionaron el caso de Gran Bretaña, donde la demanda se muestra particularmente débil.

Clase turistadfd

Las elecciones que se celebrarán próximamente en Europa también podrían mermar el deseo de las personas de gastar en viajes, según ellos, pues la incertidumbre sobre la economía afecta la confianza de los consumidores.

Lea más: Estas seis tendencias cambiarán su manera de viajar durante este verano

PUBLICIDAD

“En Gran Bretaña, concretamente en clase turista, estamos registrando una demanda un poco menos sólida, pero un verano sólido en general”, declaró el CEO de Virgin Atlantic Airways Ltd., Shai Weiss. “Esto nos indica que existe una diferenciación de perspectivas para los individuos”.

Michael O’Leary, de Ryanair Holdings Plc, fue uno de los primeros en hacer sonar la alarma sobre la suavización de las tarifas el mes pasado, prediciendo que se mantendrían estables en verano incluso con la escasez de aviones, desafiando la sabiduría aceptada de que la falta de oferta siempre significa precios más altos.

El CEO de United Airlines Holdings Inc (UAL)., Scott Kirby, describió el lunes el panorama actual como “estable”, con una demanda que se mantiene pero no aumenta, mientras que el presidente de Emirates, Tim Clark, dijo que a pesar de la fuerte demanda de cara al verano, los precios están “muy equilibrados”.

PUBLICIDAD

El director general de la IATA, Willie Walsh, dijo que la posibilidad de un cambio político en Europa era una de las razones por las que la gente podría estar menos inclinada a viajar. El Reino Unido acude a las urnas el 4 de julio y el Parlamento Europeo celebra sus elecciones en los próximos días.

Lea más: Francia se prepara para una agitación aeroportuaria antes de los Juegos Olímpicos

“Con las tarifas de clase turista he oído a varios CEOs decir que los precios son un poco más suaves, sobre todo en el mercado del ocio”, dijo Walsh. “Es interesante, cuando pienso en mi época de CEO, esto a menudo estaba influido por las elecciones”. Walsh supervisó la fusión de British Airways e Iberia que dio lugar a IAG en 2011.

Los datos de la consultora de aviación Cirium respaldan la tendencia, con unas tarifas domésticas europeas estables desde el verano pasado. Las tarifas transatlánticas han caído a medida que más aerolíneas han entrado en el lucrativo mercado.

Cirium afirma que a medida que vuelva a haber más capacidad, es probable que las tarifas bajen.

“Las aerolíneas trabajan tan estrechamente en la comprensión de cómo están cobrando los demás en la ruta, casi cada hora”, dijo el CEO de Cirium, Jeremy Bowen. “Con el aumento de la capacidad, si una aerolínea se abre en una ruta probablemente desinfle los precios”.

Una cabina que no se espera que disfrute de tarifas más razonables es la clase business (ejecutiva). Según Amex GBT, los precios seguirán subiendo, siendo uno de los factores las limitaciones en la producción de aviones.

PUBLICIDAD

Amex GBT prevé que las tarifas de la clase business de Nueva York a Los Ángeles podrían aumentar un 8,5% durante el periodo estival, o de mayo a agosto inclusive, con respecto a 2023, mientras que las tarifas de Londres a Nueva York podrían subir un 11,5% teniendo en cuenta el repunte de los viajes en verano y el posible “efecto halo” de los Juegos Olímpicos de París.

Lea más en Bloomberg.com