Crece la popularidad de los superyates, pero también su enorme impacto climático

Un sociólogo francés califica las embarcaciones de placer de los ultrarricos de “ecocidio” por el alto precio que está pagando nuestro planeta

Megayate Lurssen
Por Jessica Nix
09 de junio, 2024 | 11:21 AM

Bloomberg — Los superyates constituyen el último símbolo del estatus de familias reales, oligarcas y multimillonarios, entre ellos Jeff Bezos y Bernard Arnault. Se trata de mansiones flotantes que despiertan la fascinación y el misterio, pero también generan emisiones de gases de efecto invernadero.

En su nuevo libro Superyachts. Luxury, Tranquility and Ecocide (Superyates. Lujo, tranquilidad y ecocidio) el sociólogo Gregory Salle califica de “ecocidio” y “aislamiento ostentoso” esta contaminación provocada por embarcaciones lujosas que solo benefician a unos cuantos.

Los superyates solo navegan entre el 10% y el 20% del año y despendiendo de sus motores solo llegan a su velocidad máxima el 0,1% durante el años según la fundación Water Revolution.dfd

Existen unos 6.000 superyates, es decir, navíos de más de 30 metros (100 pies) de eslora, en alta mar, de acuerdo con un informe realizado a comienzos del 2023 por la compañía de medios e inteligencia de mercado SuperYacht Times. En los últimos treinta años, el total se ha cuadruplicado.

Lea más: Aviones privados propulsados por hidrógeno reducirían las emisiones, si logran despegar

PUBLICIDAD

“Es casi imposible concebir un símbolo de riqueza más contundente que poseer un superyate”, declaró Salle, catedrático de la Universidad francesa de Lille.

Gráfico de superyates en las últimas dos décadasdfd

La concentración de la riqueza no sólo ha provocado la explosión de los superyates. También ha llevado a una división de las emisiones per cápita, siendo los más adinerados los que llevan los estilos de vida más cargados de carbono.

El 10% más rico del mundo ya es responsable de la mitad de las emisiones mundiales de dióxido de carbono, según una investigación de Oxfam. La organización sin ánimo de lucro descubrió que una persona del 99% más pobre tardaría 1.500 años en emitir tanto carbono como uno de los multimillonarios más ricos del mundo.

PUBLICIDAD

Las emisiones de los ultrarricos proceden de diversas fuentes, como las grandes viviendas y los frecuentes viajes en jet. Pero los superyates son su mayor fuente de emisiones de gases de efecto invernadero, según un estudio de 2021.

Las emisiones anuales de CO2 de los 300 superyates más importantes es de casi 285.000 toneladas, según el libro de Salle, una cantidad superior a la de toda la nación de Tonga.

Los superyates son también algo más que contaminantes climáticos. Las aguas residuales, la contaminación acústica y lumínica, las partículas en los gases de escape e incluso el lugar donde atracan los barcos pueden tener un efecto adverso en el medio ambiente local.

Esos enormes impactos se suman a la razón por la que Salle ha bautizado a los barcos como una forma de ecocidio.

El término, que se acuñó en la década de 1970, se refiere a la destrucción intencionada de la naturaleza y se ha utilizado a menudo para describir las acciones de los ricos, dada su enorme huella de carbono.

En 2021, los juristas propusieron codificar el ecocidio en el derecho penal internacional, equiparándolo al genocidio. Los legisladores de la Unión Europea votaron a favor de tipificar como delito los daños medioambientales “comparables al ecocidio” a principios de este año. Queda por ver si la nueva ley se utilizará para perseguir el uso de superyates.

Algunos propietarios son conscientes de los peligros que sus embarcaciones suponen para el medio ambiente. El superyate de US$500 millones de Jeff Bezos zarpó en abril de 2023 con velas para ayudar a impulsar su travesía. Sin embargo, sigue teniendo motores diésel.

PUBLICIDAD

Lea más: Las emisiones mundiales de carbono podrían haber alcanzado el máximo en 2023 y disminuir en 2024

Oxfam calcula que la embarcación de 127 metros (416 pies) ha emitido 7.000 toneladas de dióxido de carbono en el último año, una cantidad equivalente a las emisiones anuales de 445 estadounidenses medios.

Es casi seguro que esa estimación se sitúa en el extremo inferior, ya que los cálculos tienen en cuenta que el yate está en espera y no en tránsito. La cifra tampoco incluye el yate compañero de Bezos, , un yate a motor de apoyo de 75 metros que funciona como un garaje con un helipuerto y motos acuáticas.

Las velas del barco de Bezos son una excepción: La inmensa mayoría de los superyates están propulsados únicamente por motores. En 2023 sólo se completaron ocho nuevas construcciones a vela, en comparación con los 195 nuevos yates a motor.

PUBLICIDAD
Gráfico de superyates a motor y vela desde el 2014 hasta el año pasadodfd

Comprender las verdaderas emisiones de carbono de un superyate es increíblemente difícil debido a la falta de datos recopilados y a la naturaleza intrínsecamente secreta de la navegación a vela, según Malcolm Jacotine, fundador de la consultora de superyates Three Sixty Marine.

Utilizando los datos de la Organización Marítima Internacional, Jacotine calcula que las emisiones de la navegación de recreo alcanzarán los 10 millones de toneladas en 2030 si el sector adopta el enfoque de “seguir como hasta ahora”.

PUBLICIDAD

Para ayudar a los propietarios a comprender el impacto de sus embarcaciones, ha desarrollado dos calculadoras de emisiones de carbono. Sin embargo, tienen limitaciones porque se basan en datos comunicados voluntariamente y en toneladas estimadas de combustible diesel.

Los yates pasan entre un 10% y un 20% del año navegando y dependiendo de la potencia del motor. Los barcos alcanzan la velocidad máxima sólo el 0,1% del año, según Robert van Tol, director ejecutivo de la Fundación Water Revolution.

El resto del año, el barco es un hotel flotante, que depende de generadores que se necesitan durante más tiempo y emiten más CO2, según los cálculos de Jacotine.

PUBLICIDAD

Aún así, los datos de emisiones se hacen barco por barco, y un yate puede viajar más que otro en un año, lo que hace que las emisiones por viaje sean mayores, según los investigadores de Oxfam.

Los yates están exentos de las normas de emisiones de la Organización Marítima Internacional, por lo que las verdaderas emisiones de cualquier embarcación son difíciles de discernir. Eso refleja que los superyates son a la vez ostentosos y algo desconocidos.

Lea más: ¿Por qué es tan difícil controlar las emisiones de la industria de la moda?

"Los superyates están hechos para llamar la atención", dijo Salle. "Pero [también] son vehículos realmente reservados en el sentido de que no se puede acceder al interior si no se está invitado".

PUBLICIDAD

Las nuevas construcciones se centran menos en que los motores alcancen velocidades máximas y más en ahorrar energía en modo hotel. Pero puede que la sostenibilidad no esté en el primer plano de las decisiones de compra.

“Comprar un yate no es una decisión totalmente racional”, afirma Ralph Dazert, jefe de inteligencia de la empresa de medios de comunicación y estudios de mercado SuperYacht Times. “Es algo bastante emocional porque cuesta una auténtica fortuna”.

En 2023, el valor total de los yates vendidos ascenderá a €4.600 millones US$(4.900 millones), según Dazert.

Indica que el movimiento hacia la sostenibilidad estará impulsado en gran medida por los astilleros y los ingenieros que añadan características a las nuevas construcciones, como el uso de materiales reciclados. Los nuevos tipos de combustible también podrían reducir las emisiones.

Este año, el astillero italiano Sanlorenzo probará el primer yate de acero de 50 metros (164 pies) propulsado por pilas de combustible de hidrógeno, y otro yate de 114 metros (374 pies) del astillero alemán Lürssen con la misma tecnología está en producción para 2025 para el antiguo desarrollador de relojes de Apple Inc. Marc Newson.

Pero cuanto mayor sea la construcción, mayor será el tiempo de espera. Eso significa que algunas de estas características tardarán años en aparecer en alta mar, según Jacotine.

En un intento por limpiar la imagen de los superyates, algunos propietarios están poniendo los suyos a disposición de la investigación y la exploración.

Eso incluye un nuevo yate de 195 metros (639 pies) propiedad del multimillonario noruego Kjell Inge Rokke, que se lanzará en 2026 con más de 50 científicos para estudiar el océano. (También está disponible para cruceros personalizados).

Aunque el escrutinio público va en aumento, el superyate es una industria impulsada por el cliente. Y para la mayoría de los compradores, el lujo sigue triunfando sobre las preocupaciones climáticas.

Salle señaló que, al igual que muchos artículos de lujo, los superyates no son sólo productos. Son representativos de un “estilo de vida”, uno que ahora mismo está íntimamente ligado a actividades intensivas en carbono.

"El ecocidio es algo que causa un daño profundo, un daño duradero en el tiempo", dijo Salle. "Se podría aplicar esto a lo que hacen [los superyates], no sólo a nivel individual... sino global".

Lea más en Bloomberg.com