Una caja fría que contiene los tratamientos de  anticuerpos monoclonales en una clínica de Regeneron en Pembroke Pines, Florida, EE. UU., el miércoles 18 de agosto, 2021.
Tiempo de lectura: 6 minutos

Bloomberg — Las vacunas nunca nos prometieron protección perfecta. Sin embargo, los estudios muestran que nuestras defensas están disminuyendo más rápido de lo esperado.

Uno de la Universidad de Oxford publicado la semana pasada mostró que la eficacia de la vacuna BioNTech / Pfizer Inc. se redujo a la mitad después de cuatro meses. Otro, publicado el martes por los Centros para el Control de Enfermedades de EE.UU (CDC), informó que desde que la variante delta se volvió predominante, la eficacia de las vacunas de ARNm contra la infección disminuyó del 91% al 66% entre los trabajadores de primera línea.

PUBLICIDAD

Si las vacunas Covid son un techo con goteras, ¿cómo cubrimos los huecos? La mayor parte de la discusión hasta ahora se ha centrado en las inyecciones de refuerzo como la mejor manera de aumentar los niveles de inmunidad. Eso es comprensible. Las vacunas a menudo requieren refuerzos y es difícil argumentar en contra de algo que está funcionando. Sin embargo, hay soluciones que no son vacunas que también merecen atención.

El anuncio del miércoles de Pfizer y Johnson & Johnson de que una dosis de refuerzo de sus vacunas produjo más de tres veces la cantidad de anticuerpos neutralizantes que la segunda dosis, seguramente aumentará el clamor por una tercera inyección. El programa de refuerzo de Israel está en marcha y, según se informa, la administración Biden ahora planea recomendar a los estadounidenses que reciban inyecciones de refuerzo seis meses después de su segunda dosis, en lugar de ocho meses después. Parece que Reino Unido seguirá con un programa de refuerzo más limitado para los más vulnerables. Y se espera que la Agencia Europea de Medicamentos dé su recomendación en cualquier momento. (Francia y Alemania parecen estar listos para lanzar terceras dosis para algunos grupos a partir de septiembre).

PUBLICIDAD

Pero los refuerzos no son nuestra única opción y, en algunos casos, es posible que ni siquiera sean la mejor opción .

“Los refuerzos son una reacción instintiva al delta”, dice Oksana Pyzik, profesora de la Facultad de Farmacia de la University College London. Ella señala que dadas las vacunas con niveles distintos de eficacia, junto con las nuevas variantes, es difícil juzgar sin más investigación su impacto en las métricas que más importan: hospitalizaciones y muertes. Los refuerzos también son controvertidos dada la necesidad de enviar un suministro limitado de vacunas para los países de bajos ingresos.

PUBLICIDAD

Afortunadamente, existe otra opción prometedora: tratamientos preventivos de Covid-19 que utilizan anticuerpos monoclonales. Estas son proteínas elaboradas en laboratorio que estimulan la respuesta inmunitaria a la infección al unirse a sitios particulares en la proteína pico del SARS-CoV-2. La técnica se desarrolló hace más de 35 años y se utilizó recientemente contra el virus del Ébola.

Varios cócteles, incluido el de Regeneron Pharmaceuticals Inc. que se le administró a Donald Trump después de que diera positivo por el virus, recibieron la autorización de uso de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA). El tratamiento de Regeneron (realizado en colaboración con Roche Holding AG) también acaba de recibir la aprobación del regulador de Reino Unido. Su cóctel se ofrece de forma gratuita en EE.UU. y su uso se ha disparado en las últimas semanas. El tratamiento se dirige hacia los US$3.000 millones en ventas este año, según una nota del analista de UBS Group AG.

PUBLICIDAD

Actualmente hay centros de tratamientos de anticuerpos monoclonales tanto en Texas como en Florida, donde han sido promovidos por gobernadores republicanos que han buscado prohibir los pasaportes de vacunas y limitar los mandatos de mascarillas en las escuelas.

El más interesante de estos “mAb” (monoclonal antibodies, o anticuerpos monoclonales) de Covid, como se les llama, bien podría ser el AZD7442 de AstraZeneca Plc, o lo que llaman un tratamiento de Anticuerpos de Acción Larga (LAAB), que acaba de informar algunos resultados de prueba impresionantes en la última etapa. Después de que un ensayo anterior fracasara, AstraZeneca lanzó su estudio PROVENT para probar una terapia que combina dos anticuerpos monoclonales humanos descubiertos por el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt y con licencia para la compañía en junio de 2020.

PUBLICIDAD

El ensayo encontró una reducción del 77% en el riesgo de desarrollar Covid-19 sintomático con el tratamiento en comparación con el placebo en un estudio de más de 5.000 participantes, más de las tres cuartas partes de los cuales tenían comorbilidades, incluidas afecciones que reducen la respuesta inmune a la vacuna.

Lo que hace que este cóctel de anticuerpos monoclonales sea especialmente interesante es su longevidad. Un inconveniente de la clase en general es que no duran mucho: una inyección o infusión para prevenir una infección o resolver los síntomas puede durar algunos meses. La salsa especial de AstraZeneca es su método patentado, una técnica de extensión de la vida media llamada YTE, que aumenta la cantidad de tiempo que los anticuerpos tienen un efecto terapéutico, lo que hace que el tratamiento sea potencialmente tres veces más duradero que los anticuerpos convencionales.

PUBLICIDAD

Un tratamiento administrado en una sola inyección intramuscular que dure 12 meses o más podría cambiar las reglas del juego para aquellos que no pueden recibir la vacuna por alguna razón, están inmunodeprimidos o son trabajadores de atención médica de primera línea.

Aunque la investigación sugiere que ciertos mAbs pueden reducir el riesgo de hospitalización o muerte, el tratamiento de AstraZeneca aún debe pasar por una revisión por pares de los datos y la aprobación regulatoria. También necesitamos más evidencia sobre la efectividad contra la variante delta. Y los científicos querrán verificar que el enfoque no debilite la eficacia de la vacuna, como a veces puede suceder con los anticuerpos específicos del virus, y que realmente proporcione la longevidad que es fundamental para su atractivo (el estudio PROVENT monitoreará a los pacientes durante 15 meses).

PUBLICIDAD

Mientras tanto, AstraZeneca ya está produciendo dosis de AZD7442, que se está desarrollando con fondos del gobierno de EE.UU. (según se informa, hasta US$726 millones), que incluye un acuerdo para suministrar a EE.UU. 700.000 dosis. La compañía también está en conversaciones con otros países. Si el tratamiento supera los obstáculos regulatorios, la esperanza es que pueda ser aprobado para fines de este año, convirtiéndolo en el primer tratamiento de Covid-19 de acción prolongada que no es una vacuna.

Obviamente, esta sería una buena noticia para AstraZeneca, que encontró muchos obstáculos en el camino hacia el lanzamiento de su vacuna y ha sido criticada por ser demasiado exigente con sus proyectos. La compañía no especulará sobre el tamaño exacto de la demanda, pero dada la orden de EE.UU. y las estimaciones de que alrededor del 2% o más de la población serían los principales objetivos para recibir el tratamiento, no es difícil llegar a millones de dosis con bastante rapidez. Si la empresa podría satisfacer la alta demanda dada la complejidad de la fabricación y la demanda de materias primas, es otra cuestión.

Las vacunas aún nos brindan altos niveles de protección contra enfermedades graves. Pero persisten las preguntas sobre el momento oportuno, la eficacia y la equidad de la vacuna en lo que respecta a las inyecciones de refuerzo. Necesitaremos más que eso en el arsenal contra delta y otras variantes. Los “anticuerpos monoclonales” no salen de la lengua como un refuerzo, pero es posible que tengamos que acostumbrarnos.