OnlyFans es un sitio donde celebridades y estrellas del cine adulto cobran a sus admiradores por acceder a videos y fotos.
Tiempo de lectura: 5 minutos

Visa Inc. y Mastercard Inc., el duopolio de pagos con un valor combinado de US$850.000 millones en valor de mercado, pasan la mayor parte de su tiempo funcionando silenciosamente en el contexto de una industria de pagos de US$2.000 millones que permite compras con pequeñas piezas de plástico.

Sin embargo, de vez en cuando, el elefante en la habitación se vuelve imposible de ignorar. El alboroto en torno a OnlyFans, una red social que dice que fue presionada por proveedores de servicios bancarios, incluido Bank of New York Mellon Corp., para prohibir el contenido explícito (una medida que desde entonces se ha revertido) es uno de esos momentos reveladores. Señala la centralidad de los pagos en línea en la vida de las personas y el papel cada vez más complicado de las empresas que los gestionan.

PUBLICIDAD

Al igual que el Capitán Renault de Casablanca, que se sintió “conmocionado, conmocionado” al descubrir juegos de apuestas en su casa, las empresas de pago están siendo presionadas para que confronten sus vínculos con la pornografía en línea. Un mensaje de texto en diciembre de Bill Ackman, el multimillonario gestor de fondos de cobertura, al jefe de Mastercard por informes de contenido ilegal en Pornhub que mostraban a menores de edad víctimas de asalto, catalizó una serie de acciones que llevaron a la tarjeta a suspender el sitio web.

Un giro de acontecimientos similar parece haber golpeado a OnlyFans: la compañía culpó a “socios bancarios y proveedores de pagos” por presionarla para que se alejara apresuradamente de la pornografía, luego de un informe de la BBC sobre una aparente “tolerancia” del contenido ilegal. Desde entonces ha dado marcha atrás.

PUBLICIDAD

En este caso, el desencadenante parece haber venido de los socios bancarios en segundo plano en lugar de las empresas de tarjetas (Mastercard ha dicho que no se comunicó con OnlyFans), pero la presión se ha ido acumulando en toda la cadena de pagos. Después de las acciones sobre Pornhub, Mastercard endureció sus reglas sobre contenido explícito en una decisión que fue vista como un costo adicional “enorme” para las compañías como OnlyFans. Los defensores de la industria de la pornografía dicen que las empresas de tarjetas, junto con los bancos, están censurando su industria.

El uso de los pagos como armas en estos tiempos de ESG no es de extrañar. Las firmas financieras tienen interes que complacer; no quieren parecer dormidos al volante cuando se trata de riesgos en línea. Después de todo, la firma de pagos Wirecard había mostrado señales de alerta a Visa y Mastercard antes de su colapso.

PUBLICIDAD

Un procesador como Stripe tiene términos de servicio explícitos que enumeran muchos sectores “restringidos” y países de “alto riesgo”. Las empresas de cannabis se sientan literalmente en montones de efectivo porque son demasiado riesgosas para los bancos. No es solo mojigatería: “The Pay Off”, un libro en coautoría del exjefe de la red de transferencia de dinero Swift, señaló la mayor incidencia de fraude y negó transacciones en estas industrias de “vicios” que resultan en mayores costos de pago.

Sin embargo, una reacción pública negativa por parte de los usuarios de OnlyFans muestra cómo estas decisiones se están propagando de manera impredecible después del Covid-19. Al tiempo que la pandemia arrastró más de la economía global al mundo en línea, más personas han tenido que depender de plataformas de tecnología para su sustento. No todos los días artistas como Erica Cherry llaman a los bancos a que escuchen “las voces de la comunidad del trabajo sexual”. No deberíamos descartar el lado oscuro de la pornografía en línea, pero las trabajadoras sexuales legítimas, no solo los bancos, también tienen redes que mantener.

PUBLICIDAD

La forma en que pagamos define cada vez más quiénes somos. Y en un mundo que cada vez se maneja con menos efectivo, las empresas privadas deben tomar decisiones sobre quién tiene acceso a un salvavidas económico. No se trata solo de pornografía: las empresas de tarjetas cerraron Wikileaks en 2010 y, durante la administración Trump, los funcionarios en Europa temían que las sanciones de pago más estrictas a las empresas que tratan con Irán perjudicaran el acceso de los europeos.

A medida que aumenta la presión sobre estos guardianes para que tengan sus casas en orden, ya sea por parte de partes interesadas del ámbito político o comercial, también lo hace el riesgo de una extralimitación torpe.

PUBLICIDAD

Algunos argumentan que sería mejor salir de la red de pagos existente y construir una nueva infraestructura, ya sea a través del extremo libertario del bitcoin o la propuesta estatista de una nueva Iniciativa de Pagos Europea para establecer la “soberanía financiera” agrupando los bancos de la región.

Pero estas son soluciones de nicho con altos costos (piense en la volatilidad y complejidad del bitcoin) y pocos beneficios, dado que una red específica de Europa tendría una escala más pequeña y bolsillos menos llenos que el duopolio actual. Es probable que la mayoría de los comerciantes y consumidores sigan prefiriendo soportar costos torpes, como la debacle de OnlyFans y las medidas antifraude que pueden bloquear pagos legítimos, en pos el alcance global que brindan las redes estadounidenses.

PUBLICIDAD

Una mejor respuesta a corto plazo, entonces, es una supervisión y regulación más estrecha de las empresas privadas que manejan un sistema que funciona como un bien público, según Garen Markarian, profesor de contabilidad financiera en HEC Lausanne. Las migas de pan digitales que dejan nuestros deslizamientos de tarjetas también son valiosas y deben regirse por reglas más estrictas.

Los reguladores no ignoran la necesidad de mayor vigilancia. Visa abandonó recientemente su propuesta de adquisición de la firma de tecnología financiera Plaid después de preocupaciones antimonopolio de Estados Unidos, una medida que apunta a un camino potencialmente más difícil para la construcción del imperio de las firmas de tarjetas en el extranjero, según Julie Chariell, analista de Bloomberg Intelligence. Y una demanda colectiva contra Mastercard en el Reino Unido está llamando la atención sobre las tarifas pagadas por los comerciantes, que se quintuplicarán en el Reino Unido después del Brexit.

A largo plazo, los reguladores tienen una carta que jugar a la hora de fomentar nuevas formas de pago. Los pagos de cuenta a cuenta sin tarjetas y las monedas digitales de los bancos centrales podrían traer grandes cambios en la transparencia, la regulación y la inclusión financiera. Existe una buena posibilidad de que algún día se puedan mejorar los pagos sin intentar convertir a personas como OnlyFans en LonelyFans (juego de palabras que convierte Only (solo) en Lonely (solitario).