Actualidad

Panel asesor de EE.UU. recomienda vacuna de Pfizer BioNTech

El Comité Asesor votó de manera unánime a favor de la aplicación de dos dosis de la vacuna Pfizer BioNtec a mayores de 16 años.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg — La vacuna contra el Covid-19 de Pfizer Inc. y BioNTech SE obtuvo el respaldo de asesores de salud clave de Estados Unidos colocándola en la cúspide de una aprobación final que ayudaría al gobierno y a las empresas de ese país a impulsar una adopción más amplia.

El Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. votó unánimemente el lunes a favor de la norma de suministrar dos dosis a personas mayores de 16 años. La recomendación aún necesita luz verde final de la directora de los CDC, Rochelle Walensky.

La aprobación de la inyección de Pfizer-BioNTech la semana pasada por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) es la primera para una vacuna contra el Covid en los EE. UU., mientras el gobierno de Biden intenta controlar la propagación de la variante delta altamente transmisible. La administración espera que la aprobación ayude a disipar las dudas y aumente la confianza entre las personas que desconfían del rápido desarrollo de la vacuna.

Los reguladores aprobaron la vacuna para personas mayores de 16 años el 23 de agosto, y hasta el 29 de agosto, se habían administrado más de 207 millones de dosis. La inyección también está autorizada para uso de emergencia en personas de 12 a 15 años, y se permite una tercera dosis para personas cuyo sistema inmunológico está debilitado por enfermedades o tratamientos.

Ver más: Haber tenido Covid-19 previene infecciones de variante delta mejor que la vacuna

Muchos grandes empleadores, escuelas y gobiernos estatales y locales ya han establecido la vacuna como requisito tras la aprobación. Aún así, el 38% de los estadounidenses de 16 años o más sigue sin vacunarse, según los datos presentados en la reunión, y de los que no están vacunados, el 20% dijo que sólo recibiría vacunas si fuera necesario.

Desde que obtuvo la autorización de uso de emergencia de EE. UU. en diciembre, la vacuna Pfizer se ha convertido en la más utilizada de las tres disponibles, según datos de los CDC.

Tanto la inyección de Pfizer como la de Moderna se han asociado con una tasa elevada de infecciones cardíacas en personas de 12 a 39 años. Sin embargo, los beneficios de la vacuna para prevenir la muerte y la hospitalización por Covid-19 en la población objetivo superan con creces esos riesgos, observó el panel. Una advertencia sobre los riesgos de esos efectos secundarios se agregó por primera vez a las hojas de datos de Pfizer y Moderna en junio.

La reunión del lunes para considerar la vacuna de Pfizer y BioNTech estaba originalmente pensada en ocuparse con la discusión de refuerzos. Ahora parece que la mayor parte de la discusión de refuerzo tendrá lugar a mediados de septiembre, mientras la administración se apresura hacia el inicio del 20 de septiembre para lanzar las inyecciones adicionales.

El panel continuará siguiendo los procesos habituales en su consideración de refuerzos, con una votación sobre la recomendación en “un futuro muy cercano”, dijo Grace Lee, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas de la Universidad de Stanford y presidenta del panel.

Ver más: Haber tenido Covid-19 previene infecciones de variante delta mejor que la vacuna de Pfizer: estudio

La agenda de la reunión incluye una discusión sobre cómo abordar las recomendaciones de dosis de refuerzo, así como datos que respalden el argumento para usarlas.

Si bien las vacunas continúan manteniendo una alta protección contra enfermedades graves, hospitalización y muerte, pueden ser menos efectivas para prevenir infecciones o enfermedades sintomáticas más leves debido al paso del tiempo y la altamente contagiosa variante delta, según las diapositivas del ACIP publicadas antes de la reunión del lunes.

Hay datos limitados disponibles para evaluar el impacto potencial de los refuerzos en una variedad de poblaciones y entornos, según las diapositivas. Además, existe la necesidad de garantizar la disponibilidad global de la vacuna porque la propagación no controlada del Covid-19 podría conducir a nuevas variantes que “amenazan el control de la pandemia en todas partes”.