Colin Powell
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — Los opositores a las vacunas están aprovechando la muerte del ex Secretario de Estado de Estados Unidos Colin Powell, que estaba totalmente vacunado y sin embargo murió por complicaciones de Covid-19, para poner en duda el esfuerzo de vacunación contra el coronavirus. Como siempre, esta gente está peligrosamente equivocada. La muerte de alguien como Powell, que tenía 84 años y luchaba contra un mieloma múltiple, un cáncer de sangre que dificulta considerablemente el sistema inmune, es un potente argumento para vacunar lo más ampliamente posible.

Los datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) dejan bien claro que, aunque las personas totalmente vacunadas pueden contraer el Covid-19, es mucho menos frecuente. De hecho, fue seis veces menos común que en los no vacunados en agosto en todos los grupos de edad. (1)

PUBLICIDAD
Brecha clara 
Los casos de Covid-19 siguen siendo mucho más frecuentes en personas no vacunadasdfd

El riesgo de morir fue 11,3 veces mayor entre los no vacunados durante el mismo periodo.

El riesgo real
Hay menos casos de Covid-19 entre las personas vacunadas y muchas menos muertes
Azul: Casos semanales ajustados por edad por cada 100.000, totalmente vacunados
Blanco: Casos, sin vacunardfd

Cuanto más se desglosan los datos, más claro queda que la mayoría tiene un riesgo mucho menor que el que tenía Powell incluso cuando estaba sano. La mayoría de las infecciones preocupantes se producen en personas mayores porque generan una respuesta inmune más débil a las vacunas y enfermedades incluso estando sanas y tienen con más frecuencia otras afecciones que pueden empeorar el impacto de Covid-19. El riesgo de morir por Covid-19 estando totalmente vacunado es más pronunciado en los mayores de 80 años (aunque la tasa de mortalidad sigue siendo inferior a la que enfrentan las personas no vacunadas del grupo de edad de 50 a 64 años) y desciende precipitadamente a partir de ahí.

PUBLICIDAD
Altamente eficaz pero no perfecta
Las personas mayores de 80 años tienen un riesgo sustancialmente mayor de morir de Covid-19. Las vacunas reducen considerablemente el riesgo, pero no lo eliminan. 
Azul: Incidencia de muertes por 100.000, vacunados mayores de 80 años 
Blanco: No vacunados 80+
Gris: Vacunados, 60-79
Rojo: No vacunados 60-79
Azul oscuro: Vacunados 50-64
Gris claro: Sin vacunar 50-64dfd

Las personas mayores también fueron vacunadas antes que otras y pueden ver cómo la eficacia de la vacuna se desvanece más con el tiempo. Por este motivo, se les ha dado prioridad a las vacunas de refuerzo que pueden aumentar la protección. Los mayores de 65 años que recibieron la vacuna de Pfizer Inc. y BioNTech SE pudieron recibir refuerzos a finales de septiembre y se espera que pronto se autorice a los vacunados con Moderna Inc. y Johnson & Johnson.

Dado que Powell había sido tratado por un mieloma múltiple, podría haber sido elegible para una tercera vacuna a partir de agosto. Aunque los datos de los CDC no desglosan a las personas con este tipo de vulnerabilidades adicionales, está claro que constituyen una gran parte de las personas que enferman gravemente. Un estudio realizado entre marzo y mayo de este año reveló que el 44,7% de los casos de brotes que requirieron hospitalización correspondieron a personas con sistemas inmunes debilitados.

PUBLICIDAD

Un portavoz dijo al New York Times que Powell tenía previsto recibir una vacuna de refuerzo la semana pasada antes de caer enfermo, pero incluso eso podría no haber eliminado su riesgo. Las personas con cáncer de sangre pueden tener una respuesta débil a las vacunas Covid-19 y algunas no generan ninguna protección medible. A veces ni siquiera responden a una tercera vacuna. Eso no es culpa de las vacunas; es una consecuencia de una enfermedad que interfiere específicamente en la capacidad del cuerpo para protegerse y de los tratamientos agresivos necesarios para contenerla.

La edad y la condición de Powell le otorgaron los riesgos excepcionalmente altos que hacen que generalizar sobre la eficacia de las vacunas sea lo menos acertado. En su caso y en el de muchos otros, la protección individual no es suficiente. Necesitaba que el mayor número posible de personas de su entorno tomaran precauciones adicionales y se vacunaran para disminuir sus posibilidades de contraer el virus.

Alrededor del 23% de los estadounidenses que cumplen los requisitos no han recibido ni siquiera una dosis de la vacuna contra el Covid-19. La muerte de Powell es un recordatorio especialmente importante de por qué esa cifra es demasiado elevada.

  1. Según los datos de los CDC agregados a partir de los departamentos de salud de 16 estados y ciudades que informan de datos detallados sobre casos de ruptura, que cubren alrededor del 30% de la población estadounidense y 15 jurisdicciones que informan de datos sobre muertes.