Green

Industria de la carne intenta borrar sus emisiones de metano con cálculos confusos

Cuando se le pregunta a los ganaderos por el cambio climático, las conversaciones suelen ser tensas.

Vacas
Por Ben Elgin
24 de octubre, 2021 | 08:20 AM

Bloomberg — Los científicos de la principal organización climática del mundo convirtieron la reducción del consumo de carne en una recomendación política oficial en 2019, haciéndose eco de lo que los ecologistas habían instado durante años: Comer menos carne, en particular de res, reduce el gran volumen de emisiones que se atribuyen al ganado. Este consejo sólo ha acelerado los esfuerzos de la industria de la carne de res para desacreditar la noción de que los filetes de tira y las hamburguesas con queso son culpables del clima.

Durante dos años, funcionarios de la industria y un puñado de académicos simpatizantes, algunos de los cuales están financiados por grupos empresariales ganaderos, han argumentado en testimonios en el Congreso, artículos de opinión en periódicos y documentos de investigación que la ciencia del clima está equivocada. Incluso hay matemáticas alternativas para demostrar que la industria ganadera ha sido falsamente calumniada.

La industria no discute que el ganado genera enormes cantidades de metano, un potente gas de efecto invernadero con un impacto de calentamiento a corto plazo más de 80 veces superior al del dióxido de carbono. Aun así, la National Cattlemen’s Beef Association (Asociación Nacional de Ganaderos Vacuno o NCBA por sus siglas en inglés), un grupo comercial que representa a más de 175.000 productores de ganado, sostiene que el ganado estadounidense “puede no estar contribuyendo mucho al calentamiento global”.

PUBLICIDAD

“La carne de res está siendo pintada como un villano”, escribió Jerry Bohn, jefe de la NCBA, en un artículo de opinión de 2021 para una revista del sector. Las afirmaciones contra la carne de res son una “mentira escandalosa”, añadió, impulsada por quienes buscan vender alternativas de carne falsa.

Jason Sawyer, profesor asociado e investigador científico del King Ranch Institute for Ranch Management de la Universidad de Texas A&M, está siendo pagado por la NCBA para estudiar la contabilidad climática de la industria. Dice que es posible que la industria de la carne de res de Estados Unidos no haya tenido ningún impacto en el cambio climático desde 1986. Incluso existe la posibilidad, dice, de que la carne de res estadounidense haya reducido el calentamiento del planeta.

Cuando se trata de la preocupante acumulación de metano en la atmósfera, dice Sawyer, “una fuente como el ganado vacuno estadounidense es una pieza muy, muy, muy pequeña”.

PUBLICIDAD

La corriente principal de la ciencia del clima ha presentado durante mucho tiempo una aritmética mucho más sombría. Las vacas eructan grandes cantidades de metano que atrapa el calor. Como resultado, la carne de res produce muchas más emisiones que la mayoría de los otros alimentos: más de cinco veces más que una cantidad equivalente de pollo o cerdo y al menos 15 veces más que las lentejas y otras proteínas de origen vegetal, según datos de la Universidad de Michigan.

Estimación de cabezas de ganado en el mundodfd

En Estados Unidos, donde más de 800.000 ranchos, granjas y corrales de engorde crían unos 80 millones de cabezas de ganado cada año, la industria de la carne de res genera unos 243 millones de toneladas de gases que atrapan el calor anualmente, lo que equivale a toda la contaminación climática de los Países Bajos y Finlandia juntos.

Para evitar los peores efectos del calentamiento, McKinsey & Co. estima que cada persona en la Tierra, por término medio, tendrá que reducir a más de la mitad el porcentaje de proteínas que se prevé que obtenga de los rumiantes (principalmente de la carne de res) para 2050. Esto es especialmente preocupante para el estadounidense típico, que come 58 libras de carne de vacuno al año, aproximadamente cuatro veces la media mundial.

Para desafiar esta matemática prohibitiva, Sawyer y otros académicos a favor de la carne de vacuno están haciendo suposiciones muy discutidas, respaldadas por un nuevo método para contar las emisiones de metano que preocupa a muchos científicos del clima. Esta métrica de contabilidad, conocida como GWP*, fue desarrollada por investigadores de Oxford en 2018 para predecir con mayor precisión cómo los cambios en las emisiones de metano afectan a las temperaturas globales.

Los grupos ganaderos están aplicando ahora esta métrica a sus rebaños para reclamar un impacto climático enormemente reducido. El GWP* se centra en los cambios en las emisiones de metano, penalizando las fuentes nuevas o crecientes y echando menos culpa a los grandes emisores constantes, como los rebaños de ganado en los países acomodados. “Es la industria la que elige métricas que hacen que su impacto parezca pequeño”, dice Drew Shindell, profesor de Ciencias de la Tierra en la Universidad de Duke. “No es una forma creíble de abordar el problema”.

A algunos científicos les preocupa que los esfuerzos de la industria de la carne de res por recalcular su huella climática empañen una verdad muy sencilla: todo el metano provoca calentamiento. Y con una cantidad de metano en la atmósfera casi tres veces superior a la de la era preindustrial, hay que reducir urgentemente todas las fuentes importantes de metano.

PUBLICIDAD

“No importa cómo lo disfraces”, dice Pete Smith, profesor de suelos y cambio global de la Universidad de Aberdeen en Escocia. “Es un hecho incontrovertible que más metano en la atmósfera significa más calentamiento del clima, así que tenemos que reducirlo”.

Cuando se le pregunta a los ganaderos por el cambio climático, las conversaciones suelen ser tensas. Y no pocas veces acaban invocando el trabajo de un destacado científico de la Universidad de California en Davis.

“Querrás hablar con Frank Mitloehner sobre lo que acabas de decir”, dice Lyle Perman, que cría más de 500 vacas en el rancho Rock Hills de Dakota del Sur, cuando se le pregunta por los efectos del ganado en el clima. “No decimos que no contribuyamos al cambio climático, pero discrepamos de algunas de estas caracterizaciones”.

PUBLICIDAD

Mitloehner, profesor del departamento de ciencia animal, ha surgido como un favorito de la industria después de más de una década de desafíos abiertos a los que dicen que comer menos carne ayudará a proteger el clima. “Los ganaderos son criticados y demonizados por gran parte de la sociedad”, afirma.

Mitloehner habla con una cadencia paciente y parece disfrutar de los términos técnicos (“oxidación de hidroxilos”) que repite para su público. Aunque no es un científico del clima, Mitloehner se hace llamar @GHGGuru en Twitter y describe la ganadería en Estados Unidos como una gota en el cubo de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo.

PUBLICIDAD

“Sugerir que lo que comes, si te comes una hamburguesa esta semana o no... tendrá una gran diferencia en el clima es irresponsable”, dijo Mitloehner en una entrevista en YouTube en abril que ha conseguido 2,8 millones de visitas. “Es una cortina de humo que desvía la atención del gorila de 800 libras”.

Mitloehner cobró notoriedad por primera vez cuando puso en tela de juicio un influyente informe de las Naciones Unidas de 2006 en el que se afirmaba que el ganado era responsable de un asombroso 18% de las emisiones mundiales que atrapan el calor. Si bien esa cifra era exacta en aquel momento (inventarios más recientes la sitúan en el 14,5%), el informe también concluía que las emisiones de la ganadería eclipsaban las del transporte. Mitloehner señaló correctamente que esto era engañoso: El informe de la ONU había calculado todo el ciclo de vida de las emisiones de la ganadería, incluyendo el fertilizante utilizado para cultivar la comida para alimentar a los animales, sin hacer lo mismo con la cadena de suministro detrás de los vehículos.

Pero Mitloehner ha provocado la ira de muchos científicos al restar importancia a los beneficios climáticos de comer menos carne. Incluso si todos los estadounidenses se hicieran veganos, dice a menudo en sus discursos, sólo se reducirían las emisiones de Estados Unidos en un 2,6%. “Es asombroso cuántas personas siguen pensando que simplemente dejar la carne, incluso una vez a la semana, tendrá un impacto significativo en sus huellas de carbono individuales”, dijo en un testimonio ante el Senado de Estados Unidos en 2019.

PUBLICIDAD
Huellas de carbono 
Kg de Co2-equivalente por kg de alimento 
Carne de vacuno, Queso (de vaca), Cerdo, Pollo, Huevos, Almendras, Mantequilla de cacahuete, Quinoadfd

Ese 2,6% proviene de un estudio que fue criticado por asumir que habría aún más acres de maíz y soja, que requieren fertilizantes intensivos en carbono. Dado que el mayor mercado para esos cultivos es la alimentación del ganado, no está claro qué nivel de demanda existiría sin pollos, ganado y cerdos.

Un estudio más reciente de la Universidad de Michigan ha encontrado un impacto más fuerte: Si los estadounidenses redujeran su consumo de productos animales a la mitad, se produciría una reducción del 3,4% respecto a los niveles actuales de emisiones. “No hay forma de alcanzar nuestros objetivos climáticos sin reducir drásticamente nuestro consumo de carne de vacuno”, afirma Jillian Fry, profesora adjunta de ciencias de la salud en la Universidad de Towson, que ha criticado el trabajo de Mitloehner en el pasado por restar importancia a los impactos climáticos de la ganadería.

Mitloehner califica las críticas de “confusas”. Dice que está de acuerdo en que la ganadería tiene un impacto en el clima y que debe poner de su parte para reducir su huella. “He dedicado mi vida profesional a ayudarla a hacer eso”, dice Mitloehner, que obtiene alrededor del 40% de sus fondos de investigación externos de empresas y grupos relacionados con la industria agrícola. Pero advierte de que hay que culpar de forma desproporcionada a la ganadería e insiste en que reducir el consumo de proteínas animales no supondrá un “gran beneficio” para el clima.

PUBLICIDAD

Sin embargo, ese punto no resiste el escrutinio. Estados Unidos es un emisor de gases de efecto invernadero tan grande que reducir tan sólo el 2,6% de las emisiones del país equivaldría a eliminar toda la huella climática combinada de Portugal, Suecia y Suiza. Cuando se le pregunta sobre esto, Mitloehner dice: “No es el cambio de juego que necesitamos”.

Mientras que la industria de la carne de res ha cuestionado los cálculos que demuestran que es un gran contaminador del clima, Mitloehner, Sawyer, de Texas A&M, y otros investigadores han buscado un nuevo argumento: Los científicos del clima podrían estar defraudando a los ganaderos al no reconocerles las grandes cantidades de dióxido de carbono que absorben los suelos bajo sus praderas y pastos. “No entiendo por qué nadie informa de ello”, dijo Mitloehner en un discurso el año pasado.

Los responsables del sector han llevado el argumento aún más lejos. Riley Robbins, presidente de la Asociación de Ganaderos de Kansas, declaró en junio al Wichita Eagle que el ganado es “casi siempre negativo en carbono”, si se tiene en cuenta el carbono absorbido por sus tierras.

Aunque es cierto que algunas praderas pueden gestionarse mejor para absorber más carbono, los científicos del clima afirman que la mayoría de estas superficies se encuentran en un estado de equilibrio, en el que ya se han almacenado grandes cantidades de carbono y el volumen de dióxido de carbono que sale es aproximadamente equivalente al que se absorbe. En general, las ganancias potenciales del secuestro de los pastizales “no van a tener mucho impacto” en la huella climática de la industria de la carne de vacuno, dice Alan Rotz, un ingeniero agrícola del Departamento de Agricultura de Estados Unidos que trabajó con la industria ganadera en 2019 para cuantificar sus emisiones.

Tal vez el movimiento más audaz de la industria ha sido replantear los entresijos de la contabilidad del metano. Se basa en un fallo básico en la forma en que se ha contabilizado el metano durante décadas. El metano es un gas de efecto invernadero mucho más potente que el CO2, pero desaparece de la atmósfera rápidamente, en una década aproximadamente, frente a los cientos o miles de años del CO2. Estas diferencias han dificultado la medición del impacto del metano junto con el del gas de efecto invernadero predominante. Las Naciones Unidas y los organismos de contabilidad climática se han decantado por una comparación de 100 años, una escala de tiempo que hace que el metano sea unas 28 veces más potente que el CO2.

Pero esta medida de 100 años, conocida entre los científicos como GWP100, no capta un aspecto importante. Debido a la larga vida del dióxido de carbono, cada tonelada emitida aumenta la cantidad de gas que se acumula en la atmósfera. Durante el año 2020, cuando gran parte del globo estaba bloqueado, las emisiones disminuyeron, pero las concentraciones de CO2 aumentaron. Como el metano se descompone más rápidamente, no se acumula de la misma manera. Basta con una modesta reducción de las emisiones de metano para que su concentración atmosférica se reduzca y el calentamiento disminuya. Esta diferencia clave no se tiene en cuenta en la contabilidad climática actual.

Para ayudar a los responsables políticos a comprender mejor este hecho a la hora de pensar en la legislación climática, los investigadores de Oxford desarrollaron el GWP* para cuantificar cómo un cambio en el metano podría afectar a las temperaturas.

El sector de la carne de res no tardó en adoptarlo, ya que la aplicación del GWP* a una industria concreta de un solo país puede generar cifras climáticas halagüeñas si esa fuente de metano es relativamente estable. Para el sector de la carne vacuno de EE.UU., con una población bovina de aproximadamente el mismo tamaño que en la década de 1960, esta nueva métrica reduce su huella climática a la mitad, según Sawyer, que dice que está planeando publicar su análisis en una revista revisada por pares. “Me acusan de intentar maquillar de verde o minimizar el problema”, dice. “Pero no queremos resolver el problema equivocado. No quiero quitarle la comida de la boca a alguien cuando no tenía que hacerlo”.

Muchos científicos critican este enfoque. En primer lugar, el planeta ya se ha calentado hasta un nivel peligroso, gracias en parte a la casi triplicación del metano en la atmósfera durante los últimos 250 años. A ello ha contribuido la cabaña ganadera estadounidense, que se ha multiplicado por más de veinte durante ese tiempo, según estimaciones de Kees Klein Goldewijk, investigador de la Universidad de Utrecht (Países Bajos). Que la cabaña ganadera estadounidense no haya crecido en las últimas décadas no significa que no haya contribuido al aumento del metano en la atmósfera.

En segundo lugar, está la cuestión de la equidad. Según el GWP*, el rebaño de 80 millones de cabezas de ganado de Estados Unidos cuenta poco para el aumento del calentamiento debido a su tamaño estable. Sin embargo, un rebaño mucho más pequeño en un país como Etiopía es culpado de aumentar el metano atmosférico y el calentamiento que lo acompaña, simplemente porque su población ganadera está creciendo.

“Se establece una lógica poco ética”, dice Joeri Rogelj, investigador del clima en el Imperial College de Londres. “Como has contaminado más en el pasado, se te permiten esas emisiones en el futuro. Eso es fundamentalmente injusto”.

Todo esto oculta lo que Andy Reisinger, investigador del clima en la Universidad Nacional de Australia y funcionario del Ministerio de Medio Ambiente de Nueva Zelanda, dice que es un punto bastante simple: Las emisiones mundiales de metano se están disparando y deben reducirse inmediatamente.

“Si se hace la pregunta: “¿Mis emisiones de hoy están causando daños? La respuesta es siempre y sin lugar a dudas que sí”, dice Reisinger. “Porque cada cantidad de gas de efecto invernadero, independientemente del gas que emitamos, hace que la Tierra se caliente”.

PUBLICIDAD