Anuncio de COP26
Tiempo de lectura: 10 minutos

Bloomberg — El Reino Unido se está preparando para albergar la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en Glasgow, que comenzará el domingo 31 de octubre y se extenderá hasta el viernes 12 de noviembre. La editora de Bloomberg Opinion, Nicole Torres, conversó con la columnista Therese Raphael sobre qué es la COP26, por qué es tan importante y qué buscar en las próximas semanas.

Nicole Torres : Quizás para empezar, Therese, ¿podría explicar qué es la COP26 y por qué es importante?

Therese Raphael : En primer lugar, COP significa Conferencias de las Partes. En realidad, es la vigésimo sexta vez que los países se reúnen en virtud de esta convención de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el cambio climático que se remonta a 1992.

El objetivo es muy simple: mantener viva la esperanza, como dicen la ONU y Gran Bretaña, de contener el aumento de las temperaturas globales a 1,5 grados centígrados. Eso significa reducir las emisiones de carbono mucho más rápido de lo que los países ya lo están haciendo. El peligro de no alcanzar el objetivo son los eventos climáticos más extremos , desde olas de calor hasta sequías, inundaciones e incendios forestales, así que lo que está en juego no podría ser mayor. El propósito de la cumbre es realmente lograr un compromiso concreto para la acción, pero eso es costoso y la ONU quiere que las naciones dividan el financiamiento entre las medidas de adaptación, que ayudan a los países a ajustarse a los cambios climáticos, por ejemplo con los sistemas de defensa costera, y las medidas de descarbonización que hemos estado escuchando mucho.

Nicole : ¿Quién va a estar en esta conferencia?

Therese : No podría decirte todas las 25.000 personas; es una convención muy, muy grande. Comienza con alrededor de 100 jefes de Estado (o gobierno). Eso incluye al anfitrión, el primer ministro británico, Boris Johnson y la reina Isabel II, pero también habrá miles de diplomáticos en las salas de negociación. Además, habrá líderes empresariales, activistas como Greta Thunberg y expertos académicos.

Otra voz prominente, el Papa Francisco, no estará en Glasgow, pero creo que la presencia del Vaticano se sentirá allí; puede que se dirija a la reunión de forma remota. El Papa publicó una encíclica en 2015 llamada Laudato Si, que fue un argumento muy elocuente en favor de la acción sobre el cambio climático.

Nicole : Hablando de quién no estará, ¿hay otras ausencias a las que deberíamos prestar atención?

Therese : Vladimir Putin de Rusia no irá, el presidente brasileño Jair Bolsonaro no irá y Xi Jinping de China, hasta esta entrevista, no había respondido a su invitación, por lo que sus intenciones no están claras.

La participación de China es realmente crucial. Es el mayor contaminador del mundo, con el 27% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Xi, en la cumbre de líderes en abril, se comprometió a controlar la generación de carbón hasta 2025 y luego eliminarla gradualmente. El problema es que los objetivos actuales de China no son suficientes para cumplir el objetivo de París de 1,5ºC. Son más consistentes con un calentamiento de unos 3ºC , por lo que hay un gran signo de interrogación sobre lo que China está preparada para hacer.

Nicole : Este es el COP26. ¿Qué han logrado las reuniones pasadas?

Therese : La primera cumbre de la COP se celebró en Berlín en 1995 y sentó las bases para el Protocolo de Kioto de 1997, que fue el primer intento real de restringir las emisiones de carbono. En gran medida fracasó porque no hubo suficiente participación del mundo en desarrollo y no hubo un acuerdo real sobre el reparto de la carga. El presidente de Estados Unidos en ese momento, George W. Bush, lo rechazó porque dijo que China, India y otros importantes emisores emergentes no estaban haciendo lo suficiente. Esas disputas continuaron y luego la COP21 en París fue realmente la cumbre revolucionaria. Casi 200 países, ricos y pobres, acordaron limitar las temperaturas a 1,5ºC y eso es lo que se conoció como el Acuerdo de París. Fue la primera vez que vimos un esfuerzo conjunto real sobre el cambio climático.

Nicole : ¿Ha habido algo significativo que haya cambiado desde esa COP clave de París que pueda afectar lo que veremos en las próximas semanas?

Therese : La Conferencia de París estableció el estándar para la acción climática, pero la esperanza en Glasgow es que haya compromisos mucho más específicos para reducir las emisiones. Creo que lo más importante que ha cambiado desde París es la percepción pública y la presión sobre los políticos para que respondan al cambio climático. Creo que ya no es un tema marginal, es fundamental para la mayoría de los partidos políticos tradicionales. Es algo de lo que la mayoría de los públicos, al menos en las democracias occidentales, son muy conscientes y activistas como Greta Thunberg han hecho mucho para crear conciencia sobre el tema. En términos de visibilidad en el escenario mundial, esta conferencia está en otra liga a las 25 anteriores COP.

Nicole : Trasladarse al Reino Unido por un tiempo, ser anfitrión de esta conferencia debe ser algo muy importante para Boris Johnson. ¿Puedes contarnos un poco sobre cuáles son sus prioridades para esto?

Therese : Sin duda es su momento más importante en el escenario mundial. El Reino Unido fue el primer país en comprometerse por ley a alcanzar cero emisiones netas para 2050, por lo que la credibilidad del anfitrión está en juego. Ahora, Johnson caracteriza sus prioridades como carbón, automóviles, dinero en efectivo y árboles. Quiere el fin del uso del carbón, más vehículos eléctricos, más apoyo financiero para la transición y más forestación, pero el gran objetivo será lograr que el mundo en desarrollo contribuya a reducir las emisiones a cambio de que los países ricos ayuden a financiarlo. Están tratando de obtener al menos US$100.000 millones de financiamiento para tecnologías verdes y limpias cada año hasta 2025 y ese es un objetivo bastante ambicioso.

Mural en Glasgow

Nicole : ¿Quizás podamos hablar sobre cómo le está yendo al Reino Unido? ¿Qué tan cerca está de alcanzar esa meta neta cero?

Therese : En el lado positivo, el Reino Unido ha tenido bastante éxito en reducir las emisiones en un 40% entre 1990 y 2019. Gran Bretaña es ahora un líder mundial en energía eólica marina. Pero mucho de lo que se ha logrado hasta ahora ha sido trabajo fácil: cerrar las centrales eléctricas de carbón y aumentar el suministro de energía renovable. El trabajo duro realmente comienza ahora: si van a reducir el 78% de las emisiones para 2035, hay una brecha enorme que cerrar.

La vivienda representa aproximadamente el 14% de las emisiones de efecto invernadero del Reino Unido, porque hay muchas calentadores de gas en el país y el aislamiento es deficiente en muchas de las viviendas antiguas. Estas son cosas muy difíciles de cambiar y el gobierno está emitiendo muchas políticas nuevas. Hubo una reciente sobre cómo ayudar a las personas a cambiar sus calentadores de gas y usar bombas de calor. Conseguir que la gente haga ese cambio, o que cambien de coches diésel y gasolina a coches eléctricos, supondrá grandes transformaciones y será costoso.

Nicole : ¿Sabes lo costosos que serán?

Therese : Es realmente difícil estimar el costo de llegar a cero emisiones netas. Hace algún tiempo, la Comisión de Cambio Climático, que es un organismo independiente, estimó los costos en alrededor de US$70.000 millones al año durante las próximas tres décadas. El propio Boris Johnson tiende a desviar las preguntas sobre el costo, e incluso el Tesoro no quiere ser demasiado específico. Recientemente se reunió con un grupo de inversores de alto poder en Londres y su argumento es que se puede ganar mucho dinero con nuevas tecnologías verdes y financiamiento, lo cual es indudablemente cierto. El problema para él es que la política no es muy sencilla. Dentro de su propio partido, hay legisladores conservadores a quienes les preocupa que presionar demasiado fuerte, demasiado rápido, sacrifique el crecimiento económico, aumente el déficit presupuestario y dañe la reputación de responsabilidad fiscal del partido.

Luego están los votantes en el norte del país en quienes Johnson confía para mantener su mayoría y sospechan que algunas de estas medidas van a caer más fuertemente en áreas pobres y más desfavorecidas. Él está muy consciente de eso. Escribió recientemente un artículo de opinión en el Sun , un tabloide británico de derecha que estaba realmente dirigido a esos votantes. Dijo: “Sabes que los camisas verdes, la policía de las calderas, no van a derribar tu puerta calzando para apoderarse a punta de una zanahoria de tus confiables y viejos calentadores”. Él está tratando de tranquilizarlos, tratando de calmar a su partido y sin embargo, promete cumplir estos compromisos tan ambiciosos.

Nicole : ¿Cómo se comparan los consumidores del Reino Unido en general con los de otros países en lo que respecta a iniciativas medioambientales y ecológicas?

Therese : En términos generales de control de las emisiones de gases de efecto invernadero, el Reino Unido se ubica bastante bien, pero aún le queda un largo camino por recorrer. En 2020, poco más del 10% de las compras de vehículos nuevos fueron eléctricos. Eso es un gran salto desde el 2.8% en 2018, pero aún deja muchos autos funcionando con gasolina y diésel.

En términos de consumo de carne, Gran Bretaña se encuentra entre los principales carnívoros del mundo. Esa es un área grande en la que se necesita mejorar y no está claro cuán rápido se pueden cambiar ese tipo de hábitos. Se necesitará mucha más conciencia, mejores mensajes gubernamentales y probablemente algunos empujones, en términos de impuestos y regulaciones.

Nicole : Otra cosa que pesa en la mente de las personas, los consumidores, es la actual crisis energética. ¿Cómo va a afectar eso los objetivos climáticos mundiales y la COP?

Teresa: Hemos visto el aumento más extraordinario en los precios mayoristas de la energía, ¿no es así? Defiende el caso de pasar a las energías renovables en los términos más sólidos, pero el problema es que las energías renovables aún no son del todo confiables. El viento no siempre sopla en Gran Bretaña, como vimos recientemente y eso también contribuyó al aumento de los precios. El gobierno terminará absorbiendo parte del costo para los consumidores de este aumento en los precios mayoristas y eso también afectará los presupuestos gubernamentales. Eso puede dejar menos capacidad para abordar algunos de los costos de transición. Tendremos que ver cuánto dura la crisis energética que enfrentamos, pero la gran pregunta es China. Ha señalado que existe presión para aumentar la producción y las importaciones de carbón. Si China retrocede en sus ya insuficientes compromisos, creo que veremos un impacto muy tangible en la lucha contra el cambio climático a partir de este periodo

Nicole : La COP26 estará en nuestro radar durante las próximas semanas. ¿Puede decirnos cómo sería el éxito y a qué deberíamos estar atentos?

Therese : En su entrevista con el editor en jefe de Bloomberg, John Micklethwait, Boris Johnson realmente estaba tratando de minimizar las expectativas y dijo: “Estas conversaciones van a ser extremadamente difíciles”. Este es un primer ministro que no está seguro de qué va a sacar de esto al final.

Deberíamos ver más países anunciando que van a deshacerse del carbón y reducir las emisiones de metano y con suerte obtendremos algunos compromisos concretos para detener la deforestación y eliminar gradualmente el motor de combustión interna, pero hay muchos detalles por resolver. Por ejemplo, cosas como los mecanismos para comprar créditos de carbono o indemnizar a los países más pobres para ayudarlos a cumplir con sus compromisos climáticos estarán sujetos a negociación y la mayoría de estos grandes cambios serán costosos. No deberíamos esperar un efecto inmediato justo después de la COP26. Algunos de estos van a tener tiempos de introducción en fases muy largos.

Hay señales muy positivas de que los países se están tomando el cambio climático más en serio que nunca. Soy optimista porque la inversión en innovación tecnológica ecológica avanza a un ritmo realmente alentador. Soy menos optimista de que lo que suceda en la COP26 vaya a cumplir con los estándares establecidos en París. Incluso después de la COP, todavía habrá una brecha bastante amplia qué abordar y aún queda mucho trabajo por hacer.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.