Los países ricos no escaparán a las consecuencias si los pobres no pueden reducir sus emisiones.
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg — Cuando sorprendió a la conferencia sobre el clima de Glasgow al comprometer a India a lograr cero emisiones netas para 2070, el primer ministro indio Narendra Modi hizo una advertencia crucial. Sin la “transferencia de financiamiento climático y tecnologías climáticas de bajo costo”, dijo, las naciones en desarrollo como India nunca podrían lograr sus ambiciosos objetivos.

No es una preocupación vaga. Si algo hemos aprendido durante la pandemia de Covid-19 es que el mundo en desarrollo no puede contar con el acceso a tecnologías que salvan vidas de forma rápida y asequible. Con el cambio climático, las consecuencias podrían ser aún más graves: El mundo nunca podrá alcanzar sus objetivos climáticos si las grandes economías emergentes, como Brasil e India, no pueden descarbonizarse tan rápido como lo hacen Estados Unidos y Europa. Los líderes mundiales tienen que abordar estas preocupaciones ahora, antes de que echen a perder otra crisis global.

PUBLICIDAD

La realidad es que es probable que muchas de las innovaciones clave en tecnologías relacionadas con el clima, como el almacenamiento de baterías y la captura de carbono, provengan de empresas occidentales. En teoría, los titulares de patentes podrían aumentar la producción en países de menor costo u ofrecer licencias a los fabricantes locales allí, para garantizar que sus productos sean asequibles a escala. Alternativamente, los países ricos podrían proporcionar suficiente financiamiento climático para cubrir el costo de adopción.

Pero las naciones ricas ni siquiera están cumpliendo sus promesas de financiamiento existentes, y mucho menos el billón de dólares que India ha exigido para 2030. Y algunas empresas, sin duda, protegerán celosamente sus innovaciones en lugar de otorgarles licencias, por temor a perder propiedad intelectual valiosa.

PUBLICIDAD

La suspensión de los derechos de propiedad intelectual, como la India y Sudáfrica han luchado por hacer con las vacunas contra el Covid-19, no ayudará. La descarbonización no puede ocurrir sin la cooperación voluntaria del sector privado. Si bien el apoyo de los contribuyentes será fundamental en el desarrollo de nuevas tecnologías climáticas, al igual que lo fue para las vacunas de ARNm, la adopción, comercialización e integración de esas innovaciones en las economías emergentes (baterías que funcionen en la red eléctrica, por ejemplo) dependerá de la empresa privada. Sin protecciones sólidas de la propiedad intelectual, la inversión privada no se dirigirá al problema a la escala que el mundo necesita desesperadamente.

Los líderes deberían aprender de los errores que han cometido durante la pandemia, especialmente el fracaso de instituciones como Covax, el fondo común de vacunas. Covax debía canalizar las vacunas fabricadas en el mundo rico hacia las naciones en desarrollo. Calificar su actuación de decepcionante sería un eufemismo: Sólo el 5% de las vacunas administradas hasta ahora en todo el mundo han pasado por esta instalación.

PUBLICIDAD

Otras buenas ideas han tenido aún menos éxito. El año pasado, la Organización Mundial de la Salud creó lo que denominó un fondo común de acceso a la tecnología Covid-19, destinado a que “los desarrolladores de productos terapéuticos, diagnósticos, vacunas y otros productos de salud contra el Covid-19 compartan su propiedad intelectual, sus conocimientos y sus datos con fabricantes de calidad garantizada, a través de licencias voluntarias, no exclusivas y transparentes impulsadas por la salud pública”. Las empresas han ignorado rotundamente el consorcio, aunque, en una rara noticia, Merck & Co. acordó recientemente conceder la licencia de su nuevo medicamento antiviral oral, el molnupiravir, a un organismo alineado con el C-TAP.

La pandemia no le dio al mundo exactamente mucho tiempo para diseñar instituciones que fomentaran la transferencia de tecnología. No tenemos esa excusa para la crisis climática. Necesitamos desarrollar e implementar versiones más sólidas de Covax o C-TAP mucho antes de los avances tecnológicos petinentes.

PUBLICIDAD

Un “Covax climático” se centraría en garantizar que las innovaciones en los sectores sensibles al clima, especialmente las desarrolladas con la ayuda del dinero de los contribuyentes, pudieran obtener una licencia para su uso en el mundo emergente a gran escala. Covax fracasó en parte porque se convirtió solo en un mecanismo de asignación, sin ningún derecho a impugnar acuerdos bilaterales entre fabricantes y gobiernos de países ricos.

Su sucesor, por lo tanto, debería asociarse con esos gobiernos en las primeras etapas del proceso y asegurarse de que participe en las etapas iniciales de la investigación. El hecho de ser cofundador y desarrollador le permitiría presionar a las empresas para que concedan licencias de la tecnología que desarrollen, de forma similar a como los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU. presionan a Moderna Inc. sobre la patente de su vacuna.

PUBLICIDAD

Un Covax climático también tendría que invertir directamente en la fabricación, en lugar de depender por completo de los proveedores existentes. La dependencia excesiva de Covax del Serum Institute of India Pvt. Ltd. significó que la prohibición de exportación de vacunas de Nueva Delhi tras la devastadora segunda ola de India paralizó el programa.

Y, por último, los gobiernos de los países ricos que apoyan la investigación fundamental en tecnología climática deben redactar mejores contratos. La administración Biden podría querer ayudar a que las vacunas de ARNm lleguen al mundo. Pero los funcionarios se han quejado de que sus manos están atadas por contratos absurdamente restrictivos redactados durante la Operación Warp Speed.

PUBLICIDAD

Si se aprueba, el marco de la administración Build Back Better inyectará cientos de miles de millones de dólares en la innovación del sector privado relacionada con el clima. Ahora es el momento de garantizar que el mundo se beneficie de esa inversión tanto como las empresas individuales.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.