Tecnología

Elon Musk dice que Tesla crece, mientras SpaceX lucha por su estabilidad

En una conferencia, Musk destacó la capacidad de Tesla para valerse por sí misma, mientras señaló que SpaceX es ahora la que parece estar en un terreno más inestable.

La instalación de lanzamiento Starbase de Space Exploration Technologies Corp. (SpaceX) en construcción en Boca Chica, Texas, Estados Unidos, el domingo 17 de octubre de 2021.
Por Dana Hull
08 de diciembre, 2021 | 10:13 AM

Bloomberg — La principal noticia que generó Elon Musk a principios de esta semana fue que no es fan del proyecto de ley Build Back Better del presidente Joe Biden. Pero su oposición a una propuesta que subvencionaría la compra de vehículos eléctricos fue solo una de las formas en que señaló lo mucho que Tesla ha madurado como empresa.

Durante una aparición a distancia en la Conferencia de CEOs del Wall Street Journal, Musk habló sobre el nivel de atención que está prestando hoy en día a la segunda empresa más grande que dirige, SpaceX. Su descripción de lo ardua que ha sido la tarea de desarrollar Starship -el vehículo de próxima generación que la empresa planea utilizar para llevar a los seres humanos a la Luna y a Marte- sonó mucho a las primeras dificultades de Tesla con el Model 3.

La nave estelar “absorbe más de mi energía mental que probablemente cualquier otra cosa”, dijo Musk el lunes. “Es tan absurdamente difícil que hay veces que me pregunto si realmente podemos hacerlo”.

PUBLICIDAD

Durante años, la sabiduría convencional entre los observadores de Musk era que Tesla estaba al borde del desastre y el colapso, mientras que SpaceX -la empresa que fundó en 2002- era su hermano más pequeño y estable. Esto fue particularmente cierto en 2018, cuando Tesla luchó por aumentar la producción del Modelo 3 y sufrió una ola de salidas de ejecutivos. El desorden llegó a su punto álgido cuando Musk tuiteó que estaba considerando sacar la empresa a bolsa, lo que hizo que fuera demandado por la Comisión de Valores de Estados Unidos.

Pero entre bastidores, Tesla empezó a dar la vuelta a las cosas. Terminó ese año con un récord de entregas y mantuvo ese impulso durante todo 2019. El año pasado, lanzó el Modelo Y, abrió su planta en Shanghái y entró en el índice S&P 500. Musk no estuvo en la última convocatoria de resultados, algo que ocurre por primera vez desde que Tesla salió a bolsa en 2010. A finales de año, Tesla está valorada en más de un billón de dólares.

Los argumentos de Musk en contra de Build Back Better fueron que el gasto de Estados Unidos está fuera de control y el déficit federal es insostenible. También señaló que ninguna de las ventas de Tesla de este año o del año pasado podía acogerse a créditos fiscales. La empresa ya no necesita subvenciones, dijo Musk, y calificó de innecesarias las ayudas a las estaciones de recarga de vehículos eléctricos.

PUBLICIDAD

Antes de que hablara de la capacidad de Tesla para valerse por sí misma, Musk señaló que ahora es SpaceX la empresa que de repente parece estar en un terreno más inestable.

En torno al día de Acción de Gracias, Space Explored fue el primero en informar de un correo electrónico que Musk envió al personal en el que advertía de que la empresa se enfrentaba a un “auténtico riesgo de quiebra” si no era capaz de avanzar lo suficientemente rápido con el programa de la nave estelar. Dijo a las tropas de SpaceX que estaba haciendo todo lo posible para resolver los problemas de producción de los motores, diciendo que “estaría en la línea del Raptor toda la noche y durante el fin de semana”.

Musk compartió hace años que durmió en el suelo de la fábrica de Tesla cuando la empresa estuvo al borde del fracaso. Parece que los Raptors y los Starships son el nuevo Model 3.

PUBLICIDAD