PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Economía

BanRepública recortó su optimismo frente al PIB de Colombia en 2022

Además, los técnicos ven la inflación al cierre de este año por fuera del rango meta. Hay riesgos, internos y externos, que podrían afectar más el crecimiento

Sede del Banco de la República en Bogotá
Por Daniel Guerrero
01 de febrero, 2022 | 11:34 am
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bogotá — Desde el Gobierno de Iván Duque se ha hecho mucho énfasis en el buen desempeño económico de Colombia durante el 2021 y de las proyecciones que hay sobre el PIB para 2022.

Sin embargo, aunque el equipo técnico del Banco de la República concuerda con la buena dinámica económica del 2021, pues prevé un alza del PIB de 9,9%; sus estimaciones sobre cómo será el desempeño de este indicador en el 2022 vienen desmejorando.

PUBLICIDAD

VER MÁS: Prueba de fuego a la economía colombiana con sorpresa de tasas más altas

En el más reciente informe de política monetaria, los técnicos del Emisor recortaron su proyección de crecimiento económico desde el 4,7% hasta el 4,3%, pero, además, advirtieron que hay varios riesgos provenientes del exterior, así como internos, que podrían afectar más la proyección para este año.

PUBLICIDAD

“La proyección de crecimiento para 2022 se revisó a la baja del 4,7 % al 4,3 %. Esto considerando que un componente mayor del buen comportamiento del consumo privado sería transitorio y que la inversión sería menos dinámica por cuenta de unas condiciones financieras menos holgadas y un entorno de alta incertidumbre”, dice el documento.

Hacia 2022 ciertos factores seguirían contribuyendo a la recuperación del producto, aunque algunos de ellos con menos fuerza que lo estimado anteriormente por el equipo técnico de banco central.

“En el contexto externo, las condiciones financieras internacionales serían menos holgadas, la demanda externa seguiría recuperándose y los términos de intercambio continuarían al alza en un entorno de mayores precios proyectados del petróleo. A los efectos positivos de estos últimos factores se sumarían los de los avances en el programa de vacunación y las menores tasas de desempleo y su impacto positivo sobre el ingreso de los hogares, pese a que este se vería afectado por el aumento de la inflación”, explica el documento.

VER MÁS: Banco de la República subió las tasas 100 puntos básicos y las dejó en 4%

PUBLICIDAD

Además, agrega que “se supone que los factores que han favorecido recientemente los altos niveles de consumo serían, en buena medida, transitorios y se registraría un menor crecimiento del gasto en este componente en 2022. Se espera que la formación bruta de capital se siga recuperando y se acerque a sus niveles prepandemia, pero a un ritmo más lento que el proyectado antes, debido a los menores niveles observados en este componente y los efectos de la incertidumbre política y fiscal”.

Adicionalmente, señala que la tasa de interés de política sería menos expansiva, conforme se normalice la política monetaria.

PUBLICIDAD

Se estima que el crecimiento continúe convergiendo a tasas más cercanas a su crecimiento potencial, y que los excesos de capacidad productiva se cierren a una velocidad similar a la prevista inicialmente.

No obstante, sobre este pronóstico de actividad económica persisten riesgos importantes a la baja. “En primer lugar, no se suponen efectos significativos sobre la actividad económica de posibles nuevas olas de contagio del Covid-19. En segundo lugar, los altos niveles del consumo privado, que ya superan por amplio margen los registrados antes de la pandemia, podrían tener un comportamiento menos dinámico que el estimado”, dice el documento.

PUBLICIDAD

VER MÁS: Mercado no cree que el Banco de la República cumpla su meta de inflación en 2022

A esto se suma una normalización de la política monetaria en los Estados Unidos que podría ser más rápida que la prevista en este informe, con efectos negativos sobre el costo de financiamiento externo.

Adicionalmente, la elevada incertidumbre sobre la duración de los choques de oferta y sobre el contexto macroeconómico y político podría afectar negativamente la recuperación de la inversión.

PUBLICIDAD