Vladimir Putin, presidente de Rusia. Foto: Kremlin
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bloomberg Opinión — La crisis de Ucrania me hace extrañar a Ronald Reagan. Más concretamente, me hace apreciar mejor su combinación de claridad moral y realismo: entendió que algunos gobiernos son simplemente malvados. Sus líderes codician el poder y buscan limitar la libertad de sus ciudadanos. Estos gobiernos son una amenaza para la seguridad global.

Para Reagan, el delincuente número 1 era la Unión Soviética, pero él tenía esta opinión sobre los gobiernos comunistas en general. Vio el comunismo como una ideología que elevaba el poder del estado, un estado no democrático, por encima de los derechos del individuo.

PUBLICIDAD

Es imposible saber exactamente qué habría pensado Reagan de la Rusia de Putin, que no es un país comunista. Pero todo lo que Reagan dijo y escribió implica que habría sospechado mucho del país. La Rusia de Putin ya se ha movido militarmente en Georgia, Ucrania y Siria. Encarcela a los opositores políticos y reprime la libertad de expresión. Está lejos de ser una democracia legítima.

Así que no creo que a Reagan le hubiera sorprendido el hecho de que Rusia haya acumulado al menos 150.000 soldados en la frontera con Ucrania, con una buena posibilidad de que el conflicto pronto se intensifique aún más. Entendió bien la lógica de lo que llamó imperios del mal .

PUBLICIDAD

Desafortunadamente, Reagan ha pasado de moda, incluso entre la base conservadora. Durante 20 años, los republicanos disidentes de EE.UU. han dicho que quieren alejarse del legado del reaganismo. Parte de esta migración intelectual ha estado más en contra de la economía orientada al mercado de Reagan. Pero el aislacionismo e incluso las simpatías prorrusas se han vuelto comunes en el Partido Republicano.

Al interpretar la carrera de Reagan, veo que él entendió muy bien otro punto: se trata de la escasez de capital moral. Reagan sabía que había verdaderos “chicos malos” y que dependía de los líderes y las élites identificarlos y hacerles frente, tanto retórica como diplomáticamente. Sobre todo, era importante alentar al público estadounidense a internalizar estos mismos juicios morales. Todo esto puede sonar cursi y anticuado, pero el conflicto pendiente en Ucrania demuestra que es una verdad perdurable.

PUBLICIDAD

La visión complementaria de Reagan fue positiva, optimista y centrada en lo que los estadounidenses pueden lograr cuando trabajan juntos. Los estadounidenses van a estar en desacuerdo en muchos temas, reconoció, pero deberían mantener un frente relativamente unido y guardar su verdadero oprobio para las fuerzas verdaderamente destructivas en la escena global.

Avance rápido 40 años, y parece que EE.UU. ha ignorado casi por completo estas restricciones. Muchos en la derecha parecen más molestos por los peores aspectos de la izquierda y viceversa. Incluso cuando surgen malas fuerzas en la arena internacional, los estadounidenses parecen mucho más preocupados por sus peleas entre ellos.

PUBLICIDAD

En Rusia específicamente, hace tan solo unos meses, la actual escalada militar apenas era un tema de discusión entre las élites estadounidenses. Cuando Mitt Romney trató de plantear el peligro de Rusia en su campaña presidencial de 2012, el punto fracasó en gran medida. El expresidente Barack Obama en realidad se burló de él.

Ahora hay prisa para ponerse al día. Gran parte del pánico sobre Rusia en los últimos años ha tenido que ver con sus efectos a nivel doméstico, relacionado con su conexión con la campaña del expresidente Donald Trump. Por último, se comprende que la paz europea no puede darse por sentada y que hay mucho en juego .

PUBLICIDAD

Hasta ahora, el presidente Joe Biden ha hecho un trabajo encomiable al construir una coalición europea y una la OTAN relativamente unida para oponerse a los movimientos rusos contra Ucrania. Al igual que Reagan con la Unión Soviética, Biden entiende que es necesario mantener abiertas las líneas de comunicación y negociación con Rusia.

Si una Rusia agresiva siguiera siendo central en el escenario global, algunas personas podrían encontrarse reevaluando algo más que la presidencia de Reagan. La guerra requeriría una reevaluación de casi todo lo demás, incluidas las perspectivas de crecimiento económico y cooperación internacional. También estaría la cuestión de si este ciclo de combate y conquista tiene un punto de parada significativo.

PUBLICIDAD

Reagan entendió todo eso. Cometió su cuota de errores, incluso en política exterior , pero el tema principal en el que acertó cobra cada vez más importancia. Incluso aquellos que rechazan otros aspectos de su legado deberían poder apreciar este.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.

Este artículo fue traducido por Miriam Salazar