Presidente Ucrania
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — Se suponía que Volodymyr Zelenskiy, presidente de Ucrania, iba a ser una presa fácil para el implacable líder ruso, Vladimir Putin. Los rusos creían que podían doblegar al neófito político a su voluntad, exigiendo concesiones sobre la libertad de Ucrania para ingresar en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), su relación con la Unión Europea y las prioridades comerciales de la nación.

Pero resulta que el antiguo cómico detelevisión es el que realmente defiende a su nación, y lidera una intensa resistencia a una abrumadora fuerza de invasión rusa. A menudo, los conflictos ven a nuevos líderes tomar el mando. Tal fue el caso del ejército de la Unión en la Guerra de Secesión de Estados Unidos, en la que el Presidente Abraham Lincoln tuvo que pasar por una serie de generales hasta que encontró a Ulysses S. Grant. Durante la Segunda Guerra Mundial, los oficiales de tiempos de paz dieron paso a líderes de guerra como el general Dwight D. Eisenhower y el almirante Chester Nimitz.

PUBLICIDAD

Mientras Zelenskiy lidera una lucha desesperada contra un enemigo implacable, estamos viendo entrar en escena a un nuevo y notable líder de guerra. ¿Qué puede hacer Occidente para ayudarle?

Zelenskiy ha estado utilizando todas las habilidades de comunicación que aprendió como intérprete con gran efecto. Su habilidad para convertir una sola frase en una cita inspiradora es digna de mención. Cuando las naciones de la OTAN le instaron a abandonar su capital, Kiev, en los días previos a la invasión, ofreciéndole transporte a la relativa seguridad de Lviv, en el lejano oeste de Ucrania, dijo: “Necesito munición, no un viaje”.

PUBLICIDAD

Cuando la maquinaria propagandística de Moscú dijo que las tropas ucranianas tirarían las armas, Zelenskiy advirtió a los invasores rusos: “Veréis nuestras caras, no nuestras espaldas”. Los amigos de Ucrania deberían aprovechar sus apariciones inspiradoras, magnificándolas en las redes sociales y contrastando sus audaces y veraces comentarios con las mentiras procedentes de Rusia.

Además de sus palabras, su presencia física ha sido clave: aparecer en los medios de comunicación desde lugares en Kiev para demostrar que no está huyendo. Inmediatamente después de la invasión, se despojó de sus trajes de negocios en favor de un equipo de caza, un poderoso cambio simbólico. Es un enfoque eficaz, aunque debe tener cuidado de equilibrar la recompensa en términos de moral con el riesgo de ser capturado o asesinado. Occidente debería proporcionarle los mejores servicios de inteligencia, vigilancia cibernética, equipo de comunicaciones de alta tecnología y transporte terrestre fiable para poder mantenerse en las redes sociales y adelantarse a los rusos.

PUBLICIDAD

Zelenskiy también ha demostrado aprender rápidamente la logística de la guerra. La OTAN y la UE pueden ayudar mejor proporcionando un tsunami de material de combate. Deberíamos haber enviado mucho más en los últimos años, pero todavía hay tiempo para poner en manos de los ucranianos más misiles antiblindaje Javelin y antiaéreos Stinger. También necesitarán grandes cantidades de munición de pequeño y mediano calibre, equipos de comunicaciones, equipo táctico para el frío, suministros médicos, combustible y raciones militares.

Afortunadamente, Lviv está situada en la frontera con Polonia, un miembro incondicional de la OTAN con su propia mala historia con los militares rusos. Si Zelenskiy necesita hacer una retirada táctica con un gobierno en el exilio, puede establecerse en Lviv con la opción de huir a través de la frontera, donde miles de tropas estadounidenses y polacas se asegurarán de que ningún escuadrón de asesinos ruso encuentre el “objetivo número uno”, como se ha descrito a sí mismo Zelenskiy.

PUBLICIDAD

Zelenskiy también ve correctamente el doble talón de Aquiles de los rusos: la logística y las pérdidas en combate.

Rusia tendrá mucho trabajo para consolidar la victoria en esta invasión, incluso con una abrumadora superioridad aérea. Tratar de atacar en cuatro ejes separados, como han hecho los rusos, ha dividido sus fuerzas y comprometido su apoyo logístico. Un viejo refrán militar dice que a veces atacar en todas partes significa atacar en ninguna.

PUBLICIDAD

Otro viejo dicho es que los aficionados estudian la estrategia, pero los profesionales la logística. En ese sentido, el plan de campaña ruso parece un poco amateur; la escasez de combustible ya es un problema. Todo lo que Occidente pueda hacer para complicar la logística rusa -incluyendo sanciones paralizantes que frenen las opciones económicas rusas- mejorará la mano de Zelenskiy.

La resistencia ucraniana se está endureciendo, incluso en los enclaves prorrusos del este, y los ucranianos saben que están luchando por sus hijos, padres y cónyuges; de hecho, por la libertad misma. Según los informes ucranianos, más de 4.000 rusos han muerto en acción en tan sólo unos días, una cifra asombrosa si se aproxima a la realidad. En los 20 años que duró la guerra de Afganistán, Estados Unidos tuvo algo menos de 2.000 muertos en combate.

PUBLICIDAD

Si los ucranianos pueden seguir infligiendo bajas a un alto nivel, las protestas crecerán en Rusia, y la determinación de las tropas de Moscú en Ucrania -muchos de ellos supuestamente reclutas y mercenarios- se desvanecerá. Zelenskiy sabe que ésta es la clave para convencer a Putin de que detenga los ataques y se siente a la mesa de negociaciones. (Rusia no pareció tomarse en serio las conversaciones iniciales del lunes, enviando sólo a funcionarios de bajo nivel, incluido el antiguo ministro de Cultura de Putin).

Volodymyr Zelenskiy está resultando ser un valiente, tenaz e innovador líder de guerra de su maltrecha nación. Con gusto iría al combate a su lado. Pero Occidente tiene que hacer más para crear las condiciones para que su improbable esfuerzo de resistencia tenga éxito.