Europa

Rusos sancionados entregan una fortuna de US$4.200 millones a socio

Andrey Kosogov tiene ahora la mayor participación en Alfa-Bank y LetterOne

Durante mucho tiempo, Kosogov ha sido un socio de confianza de los oligarcas más conocidos (y más ricos) Mikhail Fridman (foto) y Petr Aven en Alfa-Bank y LetterOne
Por Ben Stupples y Will Louch
08 de mayo, 2022 | 12:33 PM

Bloomberg — Andrey Kosogov nunca debió asumir tanto poder en el mundo de los multimillonarios de Rusia.

Durante mucho tiempo ha sido un socio de confianza de los oligarcas más conocidos (y más ricos) Mikhail Fridman y Petr Aven en Alfa-Bank y LetterOne. Pero ha mantenido un perfil bajo, sin extender su alcance a Occidente con fundaciones benéficas ni estar vinculado a los lujosos inmuebles de Londres como sus homólogos.

Sin embargo, Kosogov, de 61 años, posee ahora una participación mayor en ambas empresas financieras que el propio Fridman, después de que otros dos multimillonarios propietarios, German Khan y Alexei Kuzmichev, transfirieran la totalidad de sus posiciones. Sus participaciones tienen un valor de unos US$4.200 millones, según el Índice de Multimillonarios de Bloomberg.

PUBLICIDAD

Para los observadores externos, no es un secreto cómo Kosogov llegó a amasar la mayor parte de un imperio empresarial mundial con más de US$30.000 millones en activos netos en cuestión de semanas: No está sancionado por ningún gobierno occidental. Los otros cuatro multimillonarios sí lo están.

También queda abierta la cuestión de cuán permanente sería el acuerdo si la invasión rusa de Ucrania terminara y los gobiernos levantaran sus sanciones.

Un representante de Kosogov no respondió a las solicitudes de comentarios.

PUBLICIDAD

La propia LetterOne ha permanecido fuera de las listas de sanciones. La empresa de inversión sigue lidiando con problemas relacionados con su propio capital, pero son leves si se comparan con el dolor de cabeza que supone ser sancionado formalmente.

Se trata de un poderoso ejemplo del juego del gato y el ratón que enfrenta a los gobiernos occidentales con rusos súper ricos como Alexey Mordashov y Roman Abramovich, considerados cercanos a Vladimir Putin. Con las decenas de congelaciones de activos y prohibiciones de viaje ya en vigor, el siguiente reto es asegurarse de que se apliquen. Están en juego miles de millones de dólares en Reino Unido, Europa y Norteamérica.

Mientras tanto, la campaña de presión se intensifica a medida que la guerra en Ucrania entra en su tercer mes. La Unión Europea planea prohibir el crudo ruso durante los próximos seis meses como parte de una sexta ronda de sanciones que también detendría los acuerdos inmobiliarios con ciudadanos, residentes y entidades rusas.

“Todo esto es bastante raro y un poco desconocido”, dijo Henry Smith, socio de la consultora de riesgos Control Risks. “No ha habido un régimen de sanciones contra una economía del tamaño y la escala y la integración global de Rusia”.

Giro de la fortuna

En el caso de Kosogov, se trata de un giro notable para un empresario que hace unas semanas era uno de los accionistas más pequeños y menos conocidos de LetterOne y ABH, la empresa matriz de Alfa-Bank. Ha abandonado los consejos de administración de ambas empresas.

Sin embargo, los traspasos le otorgan casi una participación de control en LetterOne, sobre la que antes ejercía poca influencia, según personas familiarizadas con el asunto. Kosogov nunca ha desempeñado un papel activo en la dirección de la empresa o en sus decisiones, dijeron estas personas; de hecho, no recuerdan haberlo visto nunca en las oficinas de la empresa con sede en Luxemburgo, en Londres.

PUBLICIDAD

LetterOne ha tomado medidas “para distanciarse de sus accionistas, para excluirlos de cualquier papel en el negocio, y para evitar cualquier influencia, control o beneficio de ellos, ya sea sancionado o no”, dijo un portavoz de la compañía en un comunicado. “Estas acciones (no la venta de participaciones a Andrey Kosogov, en la que LetterOne no tuvo ninguna participación) son los criterios críticos para garantizar que una empresa no sea sancionada”.

Kosogov financió la compra de las participaciones de Khan y Kuzmichev en LetterOne con un pagaré reembolsable en una década con un interés del 2%, según una persona familiarizada con el asunto. El préstamo fue financiado por otros ejecutivos de LetterOne sancionados, dijeron personas familiarizadas con el asunto.

Alfa-Bank dijo el 15 de marzo que Khan y Kuzmichev cedieron sus acciones en el mayor banco privado de Rusia, el mismo día en que la UE y Reino Unido los sancionaron. También transfirieron sus participaciones en LetterOne antes de que se produjeran las sanciones, según una persona familiarizada con las transacciones, que pidió no ser nombrada porque la información no es pública.

PUBLICIDAD

Fridman y Aven también están sancionados, lo que significa que Kosogov es el único accionista individual que queda en ABH y LetterOne sin congelación de activos y prohibición de viajar.

Control de “recortes”

David Lingelbach, que trató con Fridman cuando dirigía las operaciones rusas de Bank of America Corp. (BAC) en la década de 1990, dijo que le resultaba difícil imaginar a Fridman renunciando al control de Alfa-Bank, la principal fuente de su fortuna. Sugirió que Kosogov podría ser un “recorte” para que el oligarca mantenga su influencia.

PUBLICIDAD

“Alfa-Bank es la clave del imperio de Fridman”, dijo Lingelbach, que ahora es profesor de espíritu empresarial en la Universidad de Baltimore.

Un representante de ABH, con sede en Luxemburgo, no respondió a las solicitudes de comentarios.

Nacido en la Estonia soviética, Kosogov empezó a buscar formas de ganar dinero cuando aún estaba en la universidad, pasando sus vacaciones de verano como trabajador en obras de construcción por toda la Unión Soviética.

PUBLICIDAD

“En aquella época no había prácticamente ninguna otra posibilidad de ganar dinero”, dijo en una entrevista de 2016 con el Instituto de Energía de Moscú, su alma mater.

Fusión con Ucrania

Kosogov fue uno de los primeros socios de Alfa Group, la empresa que Fridman, Khan y Kuzmichev fundaron en 1990 para supervisar sus inversiones.

Se convirtió en vicepresidente de Alfa-Bank en 1998 y dirigió su unidad de banca de inversión. También ayudó en el año 2000 a fusionar sus filiales ucranianas de banca y corretaje para crear uno de los mayores grupos bancarios del país, y posteriormente ayudó a supervisarlo como presidente del consejo de supervisión de la empresa en Ucrania.

PUBLICIDAD

A finales de 2007, Kosogov tenía una participación del 4% en Alfa-Bank. Esa posición era más o menos la misma que tenía el antiguo CEO del prestamista, Alex Knaster, que se marchó para formar Pamplona Capital Management, una empresa de capital privado con sede en Londres que ahora está liquidando fondos vinculados a LetterOne.

La posición de Kosogov en la empresa matriz de Alfa-Bank, que apenas había cambiado desde hace 15 años hasta principios de marzo, es ahora del 41%, según los registros. Controla el 47,2% de LetterOne tras las transferencias de Khan y Kuzmichev, superando la participación del 37,9% de Fridman, que está congelada.

Aunque no está sancionado, Kosogov ha desaparecido de la web de LetterOne desde principios de marzo junto a sus compañeros multimillonarios. Fundaron la firma en 2013 con sus ganancias de la venta de US$55.000 millones del productor de petróleo ruso TNK-BP a la empresa estatal Rosneft Oil Co. (ROSN).

Los fundadores de LetterOne han dimitido de sus cargos en la empresa y planean desviar los futuros dividendos para apoyar los esfuerzos de ayuda a la guerra de Ucrania. También han dimitido recientemente del consejo de administración de ABH.

“Mis socios y yo defendemos el fin de la guerra lo antes posible”, dijo Khan en un comunicado de marzo. “Haremos todo lo que podamos para ayudar a los afectados”.

Este artículo fue traducido por Estefanía Salinas Concha.

Te puede interesar:

PUBLICIDAD