Jane Fraser, CEO de Citi
Tiempo de lectura: 6 minutos

Wall Street siempre ha estado involucrado en la política, aunque los jefes de los bancos a veces quieran fingir desinterés. En el pasado podían ceñirse principalmente a las batallas sobre impuestos y regulación. Ahora, es cada vez más difícil evitar las guerras culturales de Estados Unidos.

La CEO de Citigroup Inc. (C) Jane Fraser, ha sacado la cabeza por encima del parapeto con mandatos de vacunas para combatir el Covid-19 y promesas de apoyo al personal femenino en los estados que están prohibiendo o criminalizando el aborto.

PUBLICIDAD

Jamie Dimon, de JPMorgan Chase & Co. (JPM), no quiso responder directamente a la pregunta en Bloomberg TV esta semana, pero sí dijo que el banco siempre velaría por la salud de su personal. Su institución y Goldman Sachs Group Inc. (GS) están discutiendo políticas como la de Citigroup ahora que el Tribunal Supremo parece dispuesto a anular Roe V. Wade, informó Bloomberg.

Fraser dijo a los accionistas en su reunión anual del mes pasado que la financiación de los viajes para los abortos no era política, sino que pretendía garantizar la igualdad de la atención sanitaria para todo el personal, independientemente de su lugar de residencia.

PUBLICIDAD

Este no es el único ámbito en el que los bancos se ven atrapados en el fuego cruzado cultural y son denunciados como “woke”. Las políticas en torno a la financiación y el pago de las armas ya han contribuido a convertir la venta de bonos municipales en un improbable campo de batalla.

Texas aprobó el año pasado leyes que impiden a los bancos suscribir bonos municipales si consideran que sus políticas de venta de armas son restrictivas. Otros estados se están subiendo al carro con leyes de imitación, como Arizona, Kentucky, Ohio y Virginia Occidental, que está considerando un proyecto de ley adicional para castigar a los bancos que discriminen a las empresas energéticas.

PUBLICIDAD

El mercado municipal no es el mayor del mundo, pero es importante. Texas es el tercer estado con más ventas de bonos a corto y largo plazo, papeles comerciales y deuda corporativa respaldada por los municipios, después de California y Nueva York, con más de US$50.000 millones en ventas en cada uno de los últimos tres años, más del 10% de todas las ventas, según datos de Bloomberg.

La ley ha alterado la emisiones de deuda desde que entró en vigor el pasado mes de septiembre: JPMorgan, por ejemplo, ha pasado de liderar las tablas de clasificación en 2020 a ver su negocio reducido a la mitad el año pasado y a secarse casi por completo en lo que va de año. En su lugar, Royal Bank of Canada encabeza la tabla de Texas.

PUBLICIDAD

La participación de Citigroup también se ha reducido drásticamente, pero un legislador de Texas ha amenazado con una mayor exclusión por su política relacionada al aborto. Los republicanos en el Congreso han pedido que se cancelen todos los contratos del gobierno con Citi, mientras que el senador Marco Rubio de Florida quiere recortar todas las exenciones fiscales de las “corporaciones woke”.

Con la amenaza del daño comercial, ¿por qué los CEOs como Fraser se arriesgarían a una reacción violenta con pronunciamientos públicos sobre temas polémicos? Podría asegurar su protección del personal sin decirlo en voz alta.

PUBLICIDAD

En primer lugar, los republicanos y el sector bancario ya se han distanciado, especialmente desde que el partido se ha vuelto más nativista, socialmente conservador y proteccionista en materia de comercio, como los grupos de derecha en el Reino Unido y Europa.

Los bancos y los banqueros también han cambiado. Son grandes y fiables donantes políticos que tradicionalmente han favorecido a un partido Republicano fiscalmente conservador y económicamente laissez-faire. Sin embargo, se ha producido un giro constante hacia la financiación de políticos liberales, según Adam Bonica, profesor asociado de ciencias políticas de la Universidad de Stanford.

PUBLICIDAD

Bonica traza un mapa de las inclinaciones ideológicas de las industrias analizando los datos de las contribuciones y ha encontrado la misma tendencia de lento movimiento entre muchas de ellas desde 1980. Pero esta se ha acelerado en los últimos años: En las finanzas, la ideología cruzó la línea del centro y luego se volvió rápidamente más progresista en los objetivos de su financiación después de 2012.

Industrias como la agricultura y la energía están entre las pocas que siguen siendo más conservadoras.

PUBLICIDAD
Índice de donaciones políticas muestra una tendencia desde receptores conservadores a otros progresistasdfd

Pero esto sigue sin decirnos por qué o cuál es el valor de la publicidad de actitudes más progresistas a nivel público. Una respuesta es el peso económico de las generaciones más jóvenes.

Los millenials (también conocidos como la Generación Y) y la Generación Z, que reúne a todas las personas nacidas entre 1981 y 2012, son una enorme fuerza demográfica, especialmente en EE.UU. Los aproximadamente 73 millones de estadounidenses millenials ya han superado a los Baby Boomers como mayor proporción de la población. Pisándoles los talones, la generación Z se convertirá en el grupo más numeroso, con casi 80 millones en 2034, según un estudio realizado en 2019 por economistas y analistas de Morgan Stanley (MS) sobre el próximo boom juvenil. La Gen-Z es grande en Estados Unidos, ya que representa el 20% de la población estadounidense, más que en cualquier otro país avanzado. En Francia y el Reino Unido representan el 17%-18% de la población, mientras que en muchos otros lugares no llegan al 15%.

El efecto de estos grupos en el crecimiento de la población activa y de la economía estadounidense en las próximas décadas va a ser mucho mayor de lo que suponían las proyecciones oficiales, según Morgan Stanley. Esto va en contra de las expectativas de una economía más lenta provocada por el declive de los boomers como trabajadores y consumidores activos.

Esto, por supuesto, es muy importante para los bancos. Los millennials han impulsado la mayor parte de la nueva demanda de préstamos en Estados Unidos desde antes de 2019, según Morgan Stanley. Además, los bancos se enfrentan a una mayor competencia de las fintechs para ganar el negocio y la lealtad a largo plazo de las Generaciones Y y Z: los jóvenes están predispuestos a utilizar los smartphones para todo tipo de finanzas. Más del 60% de los miembros de la Generación Z tenían un teléfono inteligente antes de cumplir los 14 años.

Los bancos también tienen que competir más duro para reclutar a los jóvenes frente a sus mayores aspiraciones de trabajar en tecnología o sanidad. Por eso, bancos como Goldman Sachs también están incorporando una serie de beneficios progresivos y muchos se están viendo obligados a permitir un trabajo más flexible.

Los jóvenes y los universitarios son más progresistas en sus puntos de vista de la sociedad y, en la fase actual de esta era de los redes sociales, a menudo esperan que sus empleadores y las marcas que utilizan reflejen sus actitudes.

El imperativo comercial de los bancos debe ser construir marcas y reputaciones entre estas dos generaciones. No es cínico reconocer el caso económico, independientemente de lo que se piense sobre el papel que debe o no debe desempeñar públicamente un director general como Fraser.

Los líderes de Wall Street encontrarán su papel a veces incómodo, pero es el camino correcto a seguir.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.