Negocios

Monómeros, filial de PDVSA, recibe aval de EE.UU. para hacer operaciones internacionales

Guillermo Rodríguez, gerente de Monómeros, manifestó que están dispuestos a sentarse con el nuevo Gobierno del presidente electo, Gustavo Petro

La empresa espera obtener un crecimiento del 9 % en 2022 y precisa que “luego de un año de estancamiento” en las inversiones en infraestructura y mantenimiento este año se han destinado unos $29.000 millones en ese rubro.
28 de junio, 2022 | 08:09 AM
Tiempo de lectura: 3 minutos

Bogotá — El productor de fertilizantes Monómeros Colombo Venezolanos, filial de Petróleos de Venezuela (PDVSA) y con sede en la ciudad colombiana de Barranquilla, obtuvo la renovación de su licencia de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, en inglés) para hacer transacciones internacionales.

La renovación de la licencia se da después de una solicitud de la compañía petroquímica realizada el pasado 30 de julio de 2021, según consta en un documento del Departamento de Estado estadounidense.

De acuerdo a ese documento, la licencia expira el 20 de junio de 2023 y aunque le permite hacer transacciones internacionales, “no autoriza la transferencia de ningún bien bloqueado, el débito de ninguna cuenta bloqueada, la entrada de ninguna sentencia u orden que efectúe una transferencia de bienes bloqueados o la ejecución de cualquier sentencia contra bienes bloqueados en virtud de cualquier orden de exención o del Capítulo V”.

PUBLICIDAD

Frente a esta determinación, Monómeros expresó en sus redes sociales que este es “un voto de confianza” en la empresa, que participa con un 37% del mercado de fertilizantes en Colombia y está bajo el mandato de la Administración del autoproclamado mandatario interino de Venezuela, Juan Guaidó.

Entre tanto, la gobernadora del departamento colombiano del Atlántico, Elsa Noguera, señaló que esta es una “gran noticia para la agroindustria” y que la renovación de su licencia OFAC “fortalece aún más” a Monómeros.

De acuerdo a cifras de la Superintendencia de Sociedades de Colombia, Monómeros se ubica en el puesto 179 en su listado de las empresas más grandes del país en términos de ingresos operacionales con $1,017 billones en 2021, cuando obtuvo $58.236 millones en ganancias.

PUBLICIDAD

En días pasados, Guillermo Rodríguez, gerente de Monómeros, manifestó que están dispuestos a sentarse con el nuevo Gobierno del presidente electo, Gustavo Petro, y dijo que quieren “colaborar en todo lo que sea necesario”.

“Sabemos que tenemos mucho que aportar y lo vamos a hacer. Frente al nuevo Gobierno con muchísimo respeto le manifestamos nuestra disposición a colocar toda nuestra fuerza, nuestro conocimiento y experticia para trabajar juntos con el Gobierno, con el sector privado, con los gremios, por eso es fundamental, por la sostenibilidad del agro colombiano, que es una de las banderas que han presentado, y nosotros estamos allí presentes”, comentó.

En septiembre del año pasado la Superintendencia de Sociedades colombiana sometió a control a Monómeros Colombo Venezolanos S.A., “el máximo grado de supervisión que ejerce sobre una sociedad comercial, para ordenar los correctivos necesarios para subsanar una situación crítica de orden jurídico, contable, económico o administrativo”.

Y ya a finales de octubre, la Comisión especial venezolana que investiga la situación de la compañía Monómeros Colombo Venezolanos denunció un supuesto “intento de toma hostil” por parte de Nitron Group, uno de sus principales proveedores, que -según la misma Comisión- presuntamente buscaba hacerse con el control del productor de fertilizantes.

Tras la visita, en la que sostuvieron más de 12 reuniones en Barranquilla y Bogotá, denunciaron una supuesta estrategia de toma de control conocida como loan to own, que según explica la Comisión, “se basa en hacerse de la mayoría del pasivo externo de una compañía en aprietos financieros, para luego convertir tales deudas en acciones durante un proceso de insolvencia”.

Existía un plan de intereses externos, para yo no decirlo con nombre propio, sí existía un plan, sí existía claramente. Esto sí es lamentable. Nosotros no escapamos a ello, tal vez el peor dolor que se ha podido generar en nuestra gente es que había gente adentro interesada en el tema y estaba trabajando para eso. Y trabajaron para eso, nos dimos cuenta y pudo evidenciarse. Y la mejor prueba fue abrir los medios de comunicación para que vieran qué pasó inmediatamente después de que ese grupo de personas se fueron, dónde iban y cómo eran”, indicó Guillermo Rodríguez en una reciente entrevista con Bloomberg Línea sobre ese supuesto plan.

PUBLICIDAD