Mundo

Choque de Bolsonaro con juez de Corte Suprema pone a prueba la democracia brasileña

El juez Alexandre de Moraes está liderando una amplia investigación sobre la desinformación que sigue tocando al presidente, quien busca reelegirse este año para un nuevo periodo

Jair Bolsonaro saluda a Alexandre de Moraes durante una ceremonia de toma de posesión de nuevos jueces del Tribunal Superior del Trabajo en Brasilia, el 19 de mayo de 2022. Fotógrafo: Sergio Lima/AFP/Getty Images
Por Andrew Rosati y Simone Iglesias
29 de junio, 2022 | 12:47 pm
Tiempo de lectura: 7 minutos

Bloomberg — En las elecciones más importantes de América Latina de este año, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se enfrenta a la dura competencia del exmandatario de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva. Sin embargo, un desafío aún mayor puede venir de un juez del Tribunal Supremo.

El juez Alexandre de Moraes está liderando una amplia investigación sobre la desinformación que sigue tocando al presidente. Moraes ha abierto múltiples indagatorias criminales sobre Bolsonaro, ha ordenado el arresto de algunos de sus principales partidarios y ha prohibido brevemente Telegram, un servicio de redes sociales a menudo utilizado por los seguidores de Bolsonaro.

PUBLICIDAD

Todo esto se ha hecho en nombre de la preservación de la joven democracia brasileña. Por esos esfuerzos, Moraes, autor de una obra muy citada sobre la constitución, ha sido aclamado por algunos como el guardián del estado de derecho.

“Es un guerrero, el único con el coraje de enfrentarse a los ataques a nuestra democracia”, dijo Joice Hasselmann, la líder del partido gubernamental en la cámara baja antes de romper con el presidente, que se convirtió en una ruidosa crítica y luego encontró las redes sociales inundadas con imágenes de ella misma sobre el cuerpo de un cerdo.

PUBLICIDAD

Bolsonaro ha contraatacado a Moraes, desafiando al tribunal, pidiendo la destitución del juez y presentando una denuncia penal contra él por abuso de poder. Incluso algunos que no simpatizan con el presidente dicen que tiene razón, y algunos colegas de Moraes dicen en privado que es hora de poner fin a la investigación.

El resultado es una batalla sin precedentes entre el populismo de derecha y las instituciones de gobierno de Brasil, la mayor crisis en los 37 años de democracia. Los tribunales, las universidades y los medios de comunicación acusan a Bolsonaro de demagogia y de objetivos antidemocráticos, mientras que él y sus partidarios los tachan de elitistas corruptos.

Esto se asemeja a las luchas políticas de Estados Unidos, Reino Unido, Israel y otros países, pero las salvaguardias institucionales de Brasil son más jóvenes y más débiles, lo que aumenta el riesgo.

“Estamos viviendo una situación que va más allá del absurdo”, dijo Debora Santos, analista del poder judicial para XP Inc (XP), la mayor correduría de Brasil, que solía trabajar en la Corte Suprema. “Los excesos no se han limitado a un lado, y después de cada uno que se comete, atrae una respuesta aún más drástica”.

PUBLICIDAD

La Corte Suprema declinó poner a Moraes a disposición para que hiciera comentarios. El palacio presidencial no respondió a numerosas solicitudes de comentarios. En más de una docena de entrevistas, antiguos y actuales jueces, miembros del Congreso y expertos legales expresaron su temor por la amenaza que dicen que representa Bolsonaro. Muchos también están incómodos con Moraes, diciendo que se está extralimitando.

Pareciera que la disputa se va a agravar. Ubicándose detrás de Lula en las encuestas, Bolsonaro está siguiendo el ejemplo de Donald Trump y sembrando dudas sobre la integridad del proceso de votación. El hecho de que el propio Moraes vaya a hacerse cargo de la autoridad electoral seis semanas antes de la votación de octubre añade leña al fuego.

PUBLICIDAD

Investigación sobre noticias falsas

Desde 2019, Moraes, de 53 años, ha supervisado lo que se conoce como la Investigación de las Noticias Falsas. El anterior presidente del tribunal le encargó que investigara mentiras y amenazas contra los jueces y sus familias. Entre los tuits y las charlas en línea había amenazas de matar y violar a las hijas de los jueces y llamamientos a volver a la dictadura militar. Turbas enfurecidas se reunieron frente al tribunal.

Michael Mohallem, profesor del Instituto de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro, afirma que el tribunal se ha erigido en víctima y en juez, algo que le perseguirá. “Una vez que se cruza esa línea, se tiene un trabajo extra para decir por qué ese mismo precedente no se aplica de nuevo”, dijo.

PUBLICIDAD

Los defensores de la investigación dicen que los jueces están en peligro y deben defenderse a sí mismos y a su institución, que tiempos extraordinarios justifican medidas extraordinarias.

“Cuando el mal tiene toda la audacia, el bien debe tener todo el coraje”, dijo Christian Lynch, politólogo de la Universidad Estatal de Río de Janeiro, en defensa de la investigación, citando a un político francés del siglo XIX.

PUBLICIDAD

Bolsonaro, de 67 años, es un ex capitán del ejército que se inició en la política sin afiliarse a algún partido, y que se hizo famoso por sus críticas a las instituciones brasileñas. El presidente ha elogiado a la antigua dictadura militar y a menudo ha dicho que “sólo Dios puede sacarme” del poder.

El tribunal es su saco de boxeo favorito. En sus encendidos discursos y fuera de su recinto, atiza a las multitudes y arremete contra el poder judicial por obstaculizar su agenda y perseguir a su familia.

PUBLICIDAD

“Tenemos todo para ser una gran nación”, dijo Bolsonaro en abril en el palacio presidencial. “¿Qué falta? Que unos pocos se aparten de nuestro camino. Si no tienen ideas, cállense. Ponte la bata y quédate quieto”.

Al cazar el origen de las amenazas de muerte y las conspiraciones en línea, Moraes ha ordenado a la policía federal que investigue la acusación que ha perseguido a Bolsonaro desde su elección: Que una red de asesores, empresarios y bots pro-Bolsonaro están difundiendo mentiras e información falsa.

‘Oficina del Odio’

El grupo ha sido llamado “milicia digital” y “oficina del odio” de Bolsonaro. Bolsonaro niega que exista. Pero Moraes dice que hay “fuertes indicios de la existencia de una organización criminal” y ha arrestado a algunos de los aliados más abiertos del presidente.

El propio Moraes no es apolítico. Profesor de la Universidad de Sao Paulo, comenzó como fiscal allí y forjó vínculos con el establishment del Estado. Más tarde ocupó cargos en el gabinete del gobernador Geraldo Alckmin, compañero de fórmula de Lula en octubre. Con su cabeza afeitada y sus trajes bien confeccionados, se le ha comparado con el protagonista de la serie policíaca de los años 70 “Kojak”.

Brasil ha visto la reciente destitución de un presidente (Dilma Rousseff en 2016) y el encarcelamiento de Lula, de 76 años, que dejó el cargo como el líder más popular de la historia de Brasil. Moraes formó parte de la mayoría de la Corte Suprema que rechazó la apelación de Lula, y de la que posteriormente anuló las condenas, permitiéndole presentarse a su tercer mandato presidencial. Pero en ninguno de los dos casos la reacción contra el tribunal fue tan grande como hoy.

La investigación de Moraes está sellada, lo que significa que sus movimientos requieren fe en su integridad. Pero también está supervisando otras investigaciones sobre Bolsonaro: su difusión de falsedades sobre las vacunas contra Covid-19 y las afirmaciones no probadas de que el sistema de votación electrónica puede ser hackeado.

Las investigaciones suponen la mayor amenaza para la forma en que el presidente da energía a su base, y él ha respondido con fuerza.

El pasado 7 de septiembre, día de la Independencia de Brasil, Bolsonaro convocó a decenas de miles de personas a las calles de las principales ciudades y llamó a Moraes “sinvergüenza”, diciendo que ya no cumpliría sus órdenes: “Para nosotros, él no es más”.

El predecesor de Bolsonaro, Michel Temer (quien nombró a Moraes ministro de Justicia y lo nombró miembro de la Corte Suprema de 11 miembros en 2017) ayudó a negociar una llamada telefónica entre el presidente y el juez. Bolsonaro emitió una disculpa por escrito, pero las tensiones se han mantenido a fuego lento.

La semana pasada, en una cena a puerta cerrada con líderes del Congreso, Moraes y el presidente hablaron en privado. Bolsonaro dijo más tarde que los dos buscaron un entendimiento, pero advirtió sobre los peligros de la continua “interferencia” de la corte. “En algún momento ocurrirá una tragedia que no queremos”, dijo.

Algunos de los que conocen a Moraes describen a un hombre cada vez más angustiado. Él y su familia reciben amenazas de muerte y están constantemente acompañados por elementos de seguridad. Otros dicen que se deleita en el conflicto y que está haciendo un trabajo vital.

“Los que están en contra dicen: ‘esto nunca ha sucedido antes’, pero nunca nadie ha amenazado a la Corte Suprema de esta manera”, dijo Rafael Favetti, un abogado y consultor en Brasilia que anteriormente trabajó como asistente en la Corte Suprema.

Moraes ha sido muy público en su afirmación de que el sistema necesita ser defendido contra las amenazas. “La libertad de expresión no es la libertad de agresión”, dijo a los estudiantes universitarios en abril.

Moraes condenó a un aliado de Bolsonaro en el Congreso, Daniel Silveira, a casi nueve años de prisión por publicar un vídeo amenazando a los jueces. Algunos lo consideraron excesivo. Al día siguiente, Bolsonaro concedió el indulto a Silveira.

“Es un juego del gato y el ratón”, dijo Henrique Neves, un ex ministro de la corte electoral de Brasil. “Por cada medida que se toma, se crea una contramedida casi al instante”.

Con la asistencia de Martha Beck y Daniel Carvalho.

Este artículo fue traducido por Andrea González

PUBLICIDAD