Aplicaciones en un smartphone
Tiempo de lectura: 4 minutos

Bloomberg Opinión — ¿Han llegado a su pico las redes sociales?

Muchas de las principales empresas de redes sociales de Estados Unidos, como Snap, Twitter y Pinterest, valen ahora menos de lo que valían el día en que salieron a bolsa. Las acciones de Meta (antes Facebook) cotizan ahora a menos de la mitad de su máximo histórico. La compañía ha anunciado que está cambiando su feed de noticias para enfatizar el contenido de su “motor de descubrimiento” en lugar de aquel que prioriza amigos y familiares. Instagram, una filial de Meta, ha anunciado un cambio similar, recibiendo a cambio muchas críticas.

PUBLICIDAD

El descenso del valor del mercado de las empresas puede ser temporal, y es muy probable que el sector vuelva a resurgir a través de nuevas empresas y nuevos productos. Sin embargo, la idea de que las redes sociales han pasado su mejor momento ya no es impensable. ¿Cómo sería un futuro con menos redes sociales?

Para mí, una de las cuestiones más fundamentales sobre la naturaleza humana en este momento es hasta qué punto la gente disfruta exhibiendo sus vidas a un público más amplio, ya sea a través de palabras, fotos o vídeos. Me recuerda el declive de los blogs desde su época dorada (aproximadamente de 2001 a 2012) hasta ahora. Todavía hay muchos blogs buenos, pero no tienen la amplia relevancia cultural que tenían Andrew Sullivan, Daily Kos o Instapundit en su apogeo.

PUBLICIDAD

¿Por qué ha desaparecido este tipo de blogs? Se me ocurren al menos tres razones. En primer lugar, muchas de las personas que producen contenidos prefirieron escribir para audiencias más reducidas o más privadas, e hicieron eso una vez que Facebook se hizo más popular. En segundo lugar, YouTube se hizo más popular, y muchas de las personas que consumen contenidos prefieren los videos a los blogs. Por último, el auge de Twitter demostró que los fragmentos cortos suelen ser más divertidos de leer que las turgentes entradas de los blogs.

Dejemos a un lado esta última razón, porque el futuro de Twitter en estos momentos no es obviamente brillante, considerando que la empresa está atrapada entre un comprador que parece no quererla ya y un equipo directivo actual que no la dirige muy bien. Espero que Twitter continúe (y yo mismo disfruto mucho la plataforma), pero no es el futuro de las redes sociales.

PUBLICIDAD

Si considero mi propio uso de redes sociales, es WhatsApp (también propiedad de Meta) el que está en constante aumento, lo que es coherente con la tendencia hacia la mensajería privada y en pequeños grupos.

Entonces, ¿escribir para un público privado y selecto está a punto de eclipsar la escritura para un público más amplio en las redes sociales? ¿Qué significan para el discurso público más mensajes privados, más mensajes de texto y más cuentas de redes sociales con candado?

PUBLICIDAD

Es posible que los intelectuales públicos sigan escribiendo en las redes sociales abiertas, pero el sector en su conjunto se inclinaría por formas de comunicación más personales e íntimas. De nuevo, esto no es una predicción. Pero, ¿es una visión del futuro tan inverosímil?

Uno de los formatos más sólidos de redes sociales es la de las citas online, aunque estas empresas no tienen las mayores valoraciones. El porcentaje de parejas que se han conocido por Internet sigue aumentando, y es poco probable que esa tendencia se invierta pronto. Pero las citas online no son tan “sociales” como otras formas de redes sociales: La gente ve algunos perfiles y luego pasa rápidamente a las comunicaciones privadas.

PUBLICIDAD

Las comunicaciones privadas parecerían resolver muchos de los problemas citados por los críticos de los medios sociales. Los medios sociales no corromperían tanto el discurso público porque habría menos discurso público que corromper. Y criticar las nuevas manifestaciones de estas (¿antiguas?) plataformas de redes sociales sería como criticar la comunicación.

También los videos podrían continuar su ascenso. Incluso cuando muchas empresas de redes sociales de EE.UU. pierden valor, TikTok y sus vídeos cortos han sido los grandes ganadores de los últimos años. Independientemente de que la empresa mantenga su actual liderazgo en el mercado, es fácil imaginar que, cada vez más, el video desplazará al texto. Incluso en los aviones con pantallas en los respaldos de los asientos he observado que la gente parece preferir ver algo a leer un libro.

PUBLICIDAD

En este hipotético futuro, las redes sociales pueden parecerse mucho más a los cotilleos de antaño. En lugar de susurrar al oído de alguien, o de tomar el teléfono, la gente simplemente haría clic en su servicio de mensajería favorito. Podrían dar la “primicia” en privado y luego referirse a ella oblicuamente en público. O, más directamente, la gente utilizaría las redes sociales para hablar de los demás en lugar de debatir los temas del día. Muchos vídeos son una mezcla de charla y una especie de “mostrar y contar”.

El nuevo villano bien podría ser el cotilleo, magnificado por el poder de las comunicaciones instantáneas. En muchos sentidos, los problemas del mundo post-esociales pueden reflejar los del mundo pre-medios sociales. Así es el progreso.te de la democracia y arruinarán la vida de las adolescentes. Ahora eso parece poco probable: Válidas o no, esas preocupaciones pueden resultar obsoletas.

PUBLICIDAD

El nuevo villano bien podría ser el cotilleo, magnificado por el poder de las comunicaciones instantáneas. En muchos sentidos, los problemas del mundo post-redes sociales pueden reflejar los del mundo pre-redes sociales. Así es el progreso.

Esta nota no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Bloomberg LP y sus propietarios.